thumbnail Hola,

Javier Hernández, delantero mexicano del Manchester United, oscurecido por lesiones y falta de minutos en la competencia ofensiva, ha quedado aislado y alejado de rol ‘salvador’

José David López en Follow adrianboullosa on Twitter y

Reza la frase de José de San Martín: “Hace más ruido un solo hombre gritando que cien mil callados”.  Esas palabras son una de las bases para luchar contras las oposiciones y los obstáculos, pero también para reclamar un sitio protagonista y un rol acorde con lo que uno cree que merece. Unos lo buscan con trabajo silencioso, otros polemizando y otros, privilegiados ellos, con goles, aunque estos ya hayan quedado en el olvido. La memoria es fugaz en el fútbol, tenaz, agresiva y hasta enfermiza cuando se trata de criticar, pero existe y recupera sensaciones con esperanzadora avidez. Para volver a gritar ante esos 100.000 silenciosos (y alguno más), los mismos que quedaron perplejos en el futbol inglés hace solo unos meses con sus remates, desmarques y tardes salvadoras, ‘Chicharito’ debe empezar de cero, reactivarse por dentro y liberarse por fuera.

La atmósfera que rodea a la estrella mexicana actualmente ha cambiado notablemente. Lejos están los tiempos en que la famade goleador lo perseguía como un amuleto durante la temporada pasada. Desde que llegara muy justo de tiempo y energías a la pretemporada del Manchester United después de exigirse en la Copa de Oro con la selección azteca, su desidia se ha multiplicado con noticias y síntomas nada agradables. Lesionado y hasta hospitalizado nada más llegar a la concentración mancuniana en Nueva York, a finales de julio el doctor de su ex equipo, Chivas, aseguró al club inglés que el delantero sufría una enfermedad neurológica pre-existente y explicó que se debía a múltiples “migrañas agudas y dolores de cabeza cuando era adolescente”. Su puesta en escena en la campaña no pudo ser peor pues, obligado a perderse la primera jornada en esa tesitura, jugó en el segundo partido unos minutos pero no fue hasta mediados de septiembre cuando encontró su primera titularidad. Pocas semanas después, su tobillo izquierdo se dobló repentinamente y, con daños en su ligamento, caía lesionado nuevamente para un mes. Aunque el problema colateral, el de perder su posición de referente, ya era un hecho.

                        CHICHARITO VS WELBECK
JAVIER HERNÁNDEZ
DANY WELBECK

Manchester United

23 EDAD
21
2011-12 ESTADÍSTICAS PREMIER LEAGUE
27 PARTIDOS DISPUTADOS 30
1383 MINUTOS
2116
10 GOLES 9

Y es que tantísimas irregularidades físicas y molestias en sus tobillos, unidas al momento de máxima expresión que encontraba el joven Dany Welbeck, acabaron por complicar muchísimo más cualquier reacción del mexicano. E un equipo que este curso apenas juega con un solo punta y donde incluso Rooney ha retrasado muchísimo su posición circunstancialmente, la figura de delantero referencial reservada a ‘Chicharito’ quedó huérfana, aunque ese lugar nunca ha perdido credibilidad ni rendimiento con la aparición del canterano. Y es que Welbeck ofrece más dinamismo, zancada, asociación y capacidad para caer a bandas como recursos momentáneos en un partido, algo que unido a su perfil joven y salido de Old Trafford, pronto le otorgó réditos que aprovechó con goles. Su progresión fue en aumento, alcanzó la selección inglesa y dejó en el olvido no sólo a Javier Hernández, sino también a Berbatov y Owen, que han sido meros espectadores durante todo el curso.

Las sensaciones, pese a todo, son mucho más dolorosas y crueles que lo que aseguran las estadísticas. Y es que Chicharito marcó el pasado curso 21 goles (13 en Premier) jugando 45 partidos con 1445 minutos disputados solo en la Premier. Algo que no dista tanto de su aportación este año en ese sentido, pues con 1383 (mucho más dispersos e irregulares), alcanza ya los 10 goles en el campeonato (13 en total). Comparado con Welbeck, los registros son muy parecidos pues el inglés suma 9 en Premier y 12 en total, aunque para ello ha necesitado más minutos que su rival ofensivo. Una lucha entre dos jugadores muy diferentes en ataque y que sólo en momentos muy concretos, han compartido césped.

Pero la irregularidad de sus presencias, lo excesivamente tardío de su aportación y la necesidad que ha tenido el Manchester United este curso de haber optado al mejor nivel del azteca, han proyectado un momento tan tenso como amargo para el delantero de moda hace solo unos meses. Obligado a mejorar, a cambiar su dinámica y a gritar ante esos 100.000 silenciosos, Chicharito tendrá una nueva opción este domingo con la Premier en juego pues, ante la lesión de Welbeck, él será el punta titular para, quizás, marcar el gol determinante y trastocar su negatividad actual. Un grito, un gol, un reclamo, que nos devolvería al redentor azteca.

Relacionados