thumbnail Hola,

Sin apenas tiempo para la reflexión tras el cambio de líder, la Serie A vuelve con un espectacular duelo entre el primero y el tercero, la Lazio. El Cesena puede decir adiós

Tan sólo habrán pasado dos días desde que el Milan se hizo el harakiri en casa contra la Fiorentina y la Juventus lo aprovechó a la perfección en Sicilia y ya está aquí una nueva jornada en el calcio italiano. El equipo rossonero abrirá fuego mañana contra el Chievo en Verona. La depresión en la que andan inmersos les puede costar una Lega, además de la Champions y la Coppa, competiciones de las que se quedaron fuera en apenas un mes. Deberá sumar los tres puntos para meter presión al líder, que juega el partido más complicado de la semana ante, nada menos, que el tercero de la clasificación, la Lazio. Reja  y los suyos consiguieron alejar al Nápoles de la lucha por la Champions y no querrán echar por tierra en Turín el trabajo realizado en Roma. Además de la continua pelea de muchos equipos por el lujo de clasificarse para Europa, esta jornada podría suponer el primer descenso matemático de la temporada. Sería de rebote, tienen que darse varios resultados, pero si todos se producen en contra del Cesena, los de la Emilia-Romaña podrían decir adiós a la máxima categoría a seis jornadas del final, terminando así su muy prolongada agonía.

Chievo Verona – Milan (Martes 10, 20:45)

Max Allegri se ha metido en un buen lío. Hace no más de cuatro semanas, el Milan era un equipo temible, candidato a repetir el éxito del Inter de Mourinho al tener serias opciones de poder hacerse con el ‘Triplete’. Los rossoneri eran líderes de la Serie A, con cierto margen sobre una Juventus que sólo sumaba de uno en uno, y habían conseguido un puesto en semifinales de Coppa Italia y retaban al Barça en los cuartos de la Champions League. Ahora la afición milanista ha visto cómo se esfuman dos títulos, hecho que ha sumergido a los jugadores en una profunda depresión que se vio reflejada contra la Fiorentina, dejándose remontar en el último minuto… y encima por un ex juventino como Amauri. El Chievo los reta ahora con la moral alta, habiendo frenado al Catania, equipo de moda, en la pasada jornada. La dosis de terapia psicológica que necesitan los futbolistas de Allegri es máxima. El convencimiento de que siguen vivos en la lucha por el Scudetto debe bañarles el cerebro. Empezar ganando en Verona sería el mejor Prozac contra la depresión.


Juventus – Lazio (Miércoles 11, 20:45)
Poco menos de 72 horas tendrán los de Conte para celebrar su vuelta a lo más alto de la Serie A antes de enfrentarse en la defensa de lo logrado con un rival tremendamente duro, de los más exigentes de seis que restarán para concluir el campeonato, la Lazio. La racha de cuatro partidos consecutivos ganando y sin encajar un solo gol ha demostrado que este equipo tiene hambre, tiene ganas y que, a priori, está en mejor forma que el Milan. El problema  que se puede encontrar la Juventus es el exceso de alegría que dio el partido de Palermo, además de que la Lazio es consciente de que, a pesar de jugar contra el líder, sigue teniendo que sumar de tres en tres para mantener a raya a sus perseguidores por el tercer puesto. Este es el partido que más trascendencia tendrá de la jornada. Servirá para ver si la Juventus es capaz de aguantar el mal de altura o si por el contrario la Lazio se cierra en banda y prohíbe el paso tanto a Udinese como a Nápoles.

Roma – Udinese (Miércoles 11, 20:45)
El equipo de Luis Enrique también sigue interesado por los resultados laziales, aun cuando su vestuario es un polvorín. No ha sentado bien la goleada en Lecce a los pesos pesados giallorossi, molestos con la actitud de los más jóvenes miembros de la plantilla de la Roma, como es el caso del “no lo deja todo en el campo” que espetó Maarten Stekelenburg a Erik Lamela. La derrota en las tierras sureñas unida a la victoria de su rival histórico contra el Nápoles ha dejado la Champions League a siete puntos, a pesar de lo cual Lucho sigue confiado en alcanzar el tercer puesto. El Udinese sí hizo los deberes y mantiene la distancia con la Lazio, además de ganar un puesto a costa de los napolitanos. Eso sí, no pueden permitirse el fallo, por la posibilidad de que los de Reja pinchen en Turín. Será la última oportunidad de los capitalinos para alcanzar la máxima competición europea, pero una derrota supondría también alejarse incluso de la Europa League.


El resto de la jornada

Las dos derrotas seguidas del Nápoles han alejado la Champions ha seis puntos y han puesto en peligro incluso el quinto puesto. Mazzarri debe recuperar a los jugadores que metieron a su equipo en la final de la Coppa y convencerlos de que es posible alcanzar a la Lazio. Una victoria ante el Atalanta sería algo más que balsámica. Stramaccioni se ve obligado a demostrar en casa que su efecto no acabó con la victoria del Inter por 5-4 sobre el Genoa y al recuperar a los sancionados no tendrá excusa para ganar al Siena, que está en un gran momento, muy lejos ya del descenso que marca el Lecce con 35 puntos. La victoria de los de Cosmi ante la Roma ha supuesto una hinchazón de moral para buscar la salvación. Visitan Catania a sólo cuatro puntos de un Genoa en caída libre. Los rossoblu tienen la opción de ayudar al Cesena a acabar con su agonía. Hay una remota posibilidad de que el Cesena descienda en esta jornada intersemanal. Para ello, tendrían que perder en Génova, que Fiorentina y Parma sumasen los tres puntos contra Palermo y Novara y que Atalanta y Bologna sumaran un punto ante Nápoles y Cagliari, respectivamente. Es complicado, pero consumar el descenso a la Serie B permitiría al Cesena centrarse en organizar una buena plantilla que pueda volver a la élite lo antes posible.

Relacionados