thumbnail Hola,

Dos goles del ariete uruguayo en los últimos diez minutos dejan frío al equipo local

Por Xabi Esnaola

Lucha por el tercer puesto y, por consiguiente, última vía por la que un equipo italiano se direcciona hacia la mejor competición europea a nivel de clubes. Con la derrota del Lazio este mediodía, quien saliera ganador del encuentro de Friuli se afianzaría con la tercera plaza de la liga; el empate no cambiaría las cosas en la tabla. Ambos venían de ser eliminados de sus correspondientes competiciones europeas, aunque los de Guidolin han tenido menos tiempo para preparar el encuentro de esta noche (jugaron el jueves contra el AZ).

Mejor iniciativa la del Nápoles en la primera parte, aunque seguramente a Guidolin nunca se le pasó por la cabeza dominar el balón. Con el Udinese a la espera y el Nápoles intentando atravesar el sistema contraataquista de los friulitanos, las ocasiones no fueron ni mucho menos el fuerte del primer periodo.

Curiosamente el equipo que menos la buscó acabó encontrándose con la fortuna. Un mal despeje de Cannavaro cerca del área partenopei acabó en los pies de Di Natale, el capitán cedió seguidamente el balón al joven Fabbrini para que el italiano plantara solo a Pinzi y formalizar así el primer tanto de la noche.

Con un disparo de Gargano bien detenido por Handanovic fue el último detalle con el que los jugadores se dirigieron al descanso. La ocasión más clara de los napolitanos.

Les vino bien los aires del descanso a la ‘Zebrette’, ya que segundos seguidos a la reanudación Antonio Di Natale anotaría su decimonoveno gol de la temporada y el segundo para su equipo. El propio veterano capitán, ya un mito a sus 34 años, recibió el cariño de la grada tras ser sustituido por Floro Flores a falta de quince para el final.

Con Guidolin desquiciado en el banquillo tras su expulsión, al Nápoles le dio tiempo para igualar el marcador en tan solo 5 minutos. Edinson Cavani por dos veces (81’ y 85’) causó el silencio de la afición bianconera. Momentos previos al primer tanto el uruguayo se pudo permitir el lujo de derrochar un penalti por mano de Domizzi dentro del área.

Iguales a dos. Un empate que solamente favorece a un tercer equipo como el Lazio tras su derrota de hoy. La pelea por jugar fuera de la frontera transalpina cada semana se aprieta más.

Artículos relacionados