thumbnail Hola,

Nuestro columnista nos deja sus impresiones sobre el cierre de mercado y las distintas políticas de fichajes que han tomado los gestores blancos y blaugranas

Edu Polo
 Goal.com
Síguelo en
 
Periodista, FC Barcelona, Cadena SER


Llevamos varias semanas muy entretenidos criticando la política de fichajes del Barça, dándole vueltas al tema de los centrales y comparando el precio de Mathieu y Vermaelen con lo que han pagado otros grandes clubs por Benatia o Blind, por ejemplo. Hemos pasado días ridiculizando la llegada de Douglas y recordando los fichajes de Keirrison y Henrique. Incluso se le han dedicado columnas de opinión a la política de fichajes del Bayern de Guardiola, por dejar escapar a Kroos y fichar a Xabi Alonso. Pero del Real Madrid, hasta la debacle de Anoeta y la rajada de Cristiano, se ha hablado relativamente poco e incluso se ha intentado justificar la marcha de Dí María.

La labor de Andoni Zubizarreta es criticada día tras día,  pero el gran error del director deportivo azulgrana es no publicitar su trabajo y no ser muy amigo de la prensa. Porque el Barça tiene una plantilla más que compensada, ha fichado todo lo que ha pedido el entrenador y el refuerzo estrella es que el Real Madrid pretendía en junio como guinda a la plantilla campeona de Europa. Los métodos de Zubi pueden parecer anticuados, pero al final en su libreta están los jugadores que los técnicos quieren y que encajan en el estilo azulgrana, en el que no muchos jugadores tienen cabida.

Y mientras aquí nos divertimos descuartizando a Zubizarreta, en Madrid Florentino se ha dedicado a desmontar el proyecto de Ancelotti que les llevó a lograr la ansiada Décima. Tras el ridículo de Anoeta, ha tenido que salir Cristiano Ronaldo a rajar de la política de fichajes del presidente blanco para que el tema sea portada en la mayoría de medios y muchos le den una importancia que hasta ahora no querían o no podían ver.

La marcha de Di María es inexplicable se mire por dónde se mire, por mucho que ahora pongan el ventilador en marcha para criticar al futbolista argentino. Desde fuera da la sensación de que nunca fue un futbolista del agrado de Florentino y que el presidente decidió cambiarlo por James porque el colombiano luce más en su álbum de cromos. Si la política de fichajes no depende ni del técnico ni del presunto director deportivo, sino del antojo de su máximo mandatario, el Real Madrid tiene un grave problema. El único mérito de James y Keilor Navas para vestir de blanco ha sido realizar un gran Mundial, es decir, cuatro o cinco partidos. Eso no quiere decir que no sean grandes jugadores o que no sirvan para jugar en el Bernabéu, pero fichar para completar el álbum de cromos del presidente sin atender a una planificación deportiva, a la larga se acaba pagando.

El método de Zubi puede parecer arcaico, pero entre su libreta o el álbum de cromos de Florentino, yo no tengo ninguna duda, me quedo con el primero. No quiero ni pensar qué pasaría si Zubizarreta hubiera dejado escapar a un jugador tan determinante como Di María o si saliera Messi a criticar la política deportiva del club. Cerrado el mercado y pese a las críticas constantes al director deportivo azulgrana, el Barça tiene una plantilla más amplia y más sobretodo mucho más compensada que el Real Madrid.

Artículos relacionados