thumbnail Hola,

Los dos jugadores podrían abandonar el Real Madrid este verano por diferentes motivos. El ‘6’ ni siquiera entró en la convocatoria. James y Kroos ya ocupan sus puestos en el equipo

El Real Madrid ganó este martes en Cardiff su primer título de la temporada: la Supercopa de Europa, tras vencer con contundencia al Sevilla (2-0). Un partido que sirvió para ver por primera vez con la elástica merengue a dos de los nuevos fichajes: Toni Kroos y James Rodríguez. El alemán ha causado sensación entre el madridismo, mientras que el colombiano también dejó algunos detalles de calidad, sin llegar a mostrar todo su potencial. Sin embargo, este partido ante el Sevilla no sólo le sirvió al Real Madrid para enseñar al mundo a sus fichajes, sino también a sus jugadores en la bandeja de salida. Concretamente, dos: Ángel Di María y Sami Khedira.

El mediocentro germano ni siquiera entró en la convocatoria. Vestido de traje, vio desde la grada y con cara de circunspecto cómo su equipo se proclamaba supercampeón de Europa, sin tampoco mostrarse demasiado participativo en las posteriores celebraciones sobre el césped. A Khedira le resta apenas un año de contrato con el Real Madrid, y no ha respondido al ofrecimiento de renovación que le ha trasladado el club blanco durante esta temporada. De forma que, según informaciones de El Confidencial, en la planta noble del Santiago Bernabéu entienden que está dilatando la cuestión de su renovación para poder marcharse gratis el próximo verano, favoreciendo así un suculento contrato y hasta una prima de fichaje. Intenciones que no gustan lo más mínimo en el club blanco.

Quién sabe si Sami Khedira hubiera tenido un hueco en este equipo con la voraz competencia de los Xabi Alonso, Toni Kroos, Asier Illarramendi, Luka Modric, Isco Alarcón o James Rodríguez. Máxime cuando el año pasado el equipo blanco carburó a la perfección sin el germano sobre el césped, lesionado durante media temporada. Pero desde luego que, manteniendo esa postura con respecto a su futuro, sus posibilidades de jugar se reducen bastante más. Y el partido de ayer puede ser apenas una muestra de lo que puede suceder durante el resto de la temporada.

Por otro lado está Ángel Di María. El argentino mientras tanto sí entró en la convocatoria del Real Madrid, presenciando el partido desde el banquillo. Pero no es menos cierto que, por la composición de la plantilla, si no entraba el albiceleste en la convocatoria, Carlo Ancelotti podría haberse presentado con cuatro defensas en el banquillo y con sólo un jugador de ataque (Isco). Sea como fuere, terminó por no jugar ni un minuto en el partido. Sí lo hicieron el propio Isco, Marcelo e Illarramendi, pero no así el Fideo, al que no le hicieron quitarse el chándal en ningún momento.

Con apenas unos entrenamientos más, pero recién llegado al equipo, es más que simbólico que James Rodríguez fuera el jugador titular en la Supercopa de Europa y no Di María. Otra muestra más de lo que puede suceder el resto de la temporada. No es ningún secreto de todas formas que el Fideo está en la rampa de salida. PSG ha confirmado las negociaciones -aunque dice haberlas detenido por el “alto precio”-, mientras que el Manchester United, de boca de Louis Van Gaal, también le ha hecho un guiño al argentino del Real Madrid. Tras el desembolso realizado por James en Concha Espina y el magnífico cartel con el que cuenta Di María, parece cuestión de tiempo que acabe abandonando el club. Y el partido en Cardiff pudo ser el primer paso hacia la puerta de salida.



Artículos relacionados