thumbnail Hola,

El TAS ha decidido mantenerle la sanción impuesta por la FIFA tras morder a Giorgio Chiellini durante la Copa del Mundo en Brasil, pero le dejará entrenar con el Barcelona

ANÁLISIS

Luis Suárez no ha quedado absuelto como se preveía podría suceder. El delantero uruguayo tendrá que cumplir la sanción de 4 meses sin jugar al fútbol en partidos oficiales y no podrá vestir la camiseta de Uruguay durante 9 partidos, según ratificó el TAS este viernes, sin embargo el organismo ha decidido dejarle entrenar con el equipo y es posible, a falta de confirmación oficial del Barcelona, que pueda ser presentado el próximo lunes durante el trofeo Joan Gamper.

El delantero del Barça y su abogado declararon ante el TAS el pasado 8 de agosto durante cinco horas. Los argumentos en los que se basó la defensa fueron dos que hoy se sabe no surtieron efecto: La FIFA no tiene el poder de sancionarlo en la Liga doméstica y la sanción por 4 meses fue desproporcionada. Respecto al primer punto, el Código Disciplinario de la FIFA, FDC por sus siglas en inglés, reza en el Artículo 36 sobre el traslado de sanciones, lo siguiente:

1. Las amonestaciones recibidas en el transcurso de una competición no se trasladarán a otra.

2. Sin embargo, las amonestaciones recibidas en una competición se trasladarán a la siguiente ronda de la misma. Excepcionalmente, la Comisión Disciplinaria de la FIFA puede anular esta regla con anticipación para una competición en particular.

El artículo 38 del FDC lo deja aún más claro:

1. En general, todas las suspensiones (de jugadores o cualesquiera otras personas) se trasladan de una fase a otra de la misma competición.

2. Las suspensiones por partidos derivadas de la expulsión de un jugador fuera de una competición (partido o partidos aislados) o que no se hayan cumplido. dentro de la competición en cuyo transcurso se hubiesen acordado (por eliminación del equipo o por haberse tratado del último encuentro del torneo), se cumplirán del siguiente modo:

                a) Copa Mundial de la FIFA: en el siguiente partido oficial del equipo representativo afectado

Hablando de lo desproporcionado del castigo, Luis Suárez y su abogado Alejandro Balbi también pudieron haber presentado firmes argumentos a su favor, basándose en el FDC. La FIFA podría decir que sancionó al uruguayo por reincidente y en realidad el organismo tiene el poder de alargar la sanción de acuerdo al artículo 48 (1) (c) o (d) del FDC, pero la defensa del charrúa pudo haber argumentado que la sanción se debería alargar respecto a su participación con la Selección de Uruguay y no haberse extendido hacia otra competición o equipo como es la Liga y el Barcelona. Pero otro de los argumentos válidos de Balbi habría sido la consecuencia de tener a su cliente sin jugar al fútbol durante cuatro meses, lo que tampoco le permitirá estar en forma física para volver a jugar una vez cumplida la sanción y en esto el TAS sí ha escuchado.

La FIFA quizás quiso dar un ejemplo de Fair Play en la competición más importante del mundo, sin embargo al organismo también se le puede cuestionar la falta de rigor al proceder con otros jugadores, por ejemplo aquel cabezazo de Zidane en 2006 no dio lugar a una sanción mundial como se ha hecho con Luis Suárez y habría que estar loco para pensar que la de Zidane fue menos violenta que la de Suárez. El Barcelona aún no podrá celebrar la llegada de su fichaje estrella, pero si el primer clásico de la temporada se disputa el día 26 de octubre, el uruguayo estará listo para debutar ante el Real Madrid si así lo quiere Luis Enrique.

Relacionados