thumbnail Hola,

Nacido y educado en una cantera donde ser delantero es casi sinónimo de fracaso, Raúl Jiménez llega curtido a una experiencia con mucha ilusión

PERFIL
Previo a los Juegos Olímpicos de Londres 2012, dentro del Preolímpico que México ganó, Alan Pulido fue la gran figura de aquella selección nacional. No se veía por dónde, el hoy futbolista que lucha por jugar en Europa, fuera borrado de la lista por Luis Fernando Tena. En aquel entonces, sonaba Javier Hernández, Carlos Vela o algún refuerzo mayor de 23 años para ocupar la plaza de 'punta' en las Olimpiadas.

ASÍ ES RAÚL JIMÉNEZ
  1,91
Altura (m)
  77 Peso (kg)
  23  Edad
 DESCRIPCIÓN
  En alguna ocasión se hizo una comparación, guardando las debidas y educadas proporciones, entre Raúl Jiménez y Zlatan Ibrahimovic, espejo que se llegó a tomar en diversos medios portugueses cuando el interés del Oporto por el '9' mexicano nacía.

Sin embargo, sucedió todo lo contrario. Tras una baja de juego de Alan Pulido, Luis Fernando Tena apostó por un prácticamente desconocido Raúl Jiménez que empezaba a hacer su lucha en el América, peleando por arañar minutos en una escuadra acostumbrada a contratar a los mejores delanteros extranjeros que la Liga puede pagar. Ahí, con más dudas que certezas aparecía un futbolista que a primeras de cambio, dejaba sensaciones distintas.

América llevaba varios años en una inmensa decadencia en su cantera. Guillermo Ochoa era lo único que las Águilas podían presumir, pero en ataque, un jugador ofensivo, no pasaba nada desde Cuauhtémoc Blanco. De otro lado de la ventana, las Chivas Rayadas del Guadalajara se habían dado el lujo de vender a Europa a futbolistas como Carlos Salcido, Francisco 'Maza' Rodríguez y por supuesto, un nombre que todos conocen, orgullo chiva y dolor águila: Javier Hernández.

¿Por qué Chivas generaba tantos futbolistas y América no? ¿Por qué Chivas tenía a un 'Chicharito' y América no? Tras varios intentos fallidos, tal fue el caso de Enrique Esqueda, Tony López o Daniel Márquez, América parecía conducido al fracaso intentando competirle a Guadalajara en el aspecto generador de un delantero de garantías. Simplemente, no se veía por dónde.

Pero no hay mal que dure 100 años ni equipo americanista que lo soporte. Tras varias piedras defectuosas, llegó el diamante en bruto. Y vaya que lo es. En una cantera que inexplicablemente ganaba torneos en categorias menores pero que no conducía correctamente a los jóvenes al primer equipo, nació Raúl Jiménez.

Decíamos que un jugador diferente, y vaya que lo es. Cotidianamente, un futbolista alto suele ser torpe con la pelota. Al ser un jugador pesado, suele ser un futbolista lento. Raúl Jiménez es un artillero con una gran altura (1.91 mts.) pero con una técnica exquisita, y es un jugador con buen peso, pero que tiene mucha rapidez.

Jiménez es un rematador nato con dotes de malabarista. Puede tirar un tacón, una gambeta y conducir a toda velocidad, tirarse a una banda, tirar un caño o aventarse una chilena estéticamente perfecta. Sabe jugar de espalda y de frente, usa la cabeza para generar y para marcar goles. Es en general, un delantero muy completo, inteligente y hábil.

Engendrado en la difícil cantera americanista donde es tan complicado llegar al equipo, pero aún más difícil destacar, Jiménez tiene en la cabeza la palabra perseverancia. Y en Europa, esas 13 letras son mágicas si se quiere triunfar. En las Águilas no hay paciencia para delanteros mexicanos, hay que anotar y demostrar rápido o llega otro y te saca del césped. En Europa, y siendo delantero, también. Finalmente, si al Viejo Continente no llegas con facultades físicas, es complicado sobresalir y en ese aspecto, gracias a su naturaleza, Raúl no tiene de qué preocuparse,

Jiménez es el delantero a futuro de México. El tren europeo pasa muy pocas veces, y dar el salto a un equipo importante del Viejo Continente, contadas ocasiones. Pero si algo deja tranquilidad, es que Raúl es el delantero que no deja dudas al momento de fichar para Europa. Es muy completo y un extraordinario atacante.

Artículos relacionados