thumbnail Hola,

El conjunto de José Mourinho está siendo uno de los grandes agitadores este verano. Su última venta, Romelu Lukaku al Everton por unos 35 millones de euros

OPINIÓN

El mercado de fichajes siempre tiene equipos vencedores y perdedores, y parece que, por el momento, uno de los del primer grupo es el Chelsea de José Mourinho. Los de Stamford Bridge se han convertido en los agitadores del verano, y a golpe de millonarias ventas, en lo que al aspecto económico se refiere, ya han salido ganando. Pero como esto es fútbol y el dinero no lo es todo, dejando a un lado ese campo, lo cierto es que parece que la plantilla del Chelsea, a pesar de haber perdido hombres importantes, no parece ni mucho menos un elenco menos competitivo que el de la anterior temporada.

Los Blues han dejado escapar a Frank Lampard -que acababa contrato- en la que quizás haya sido una de las salidas más notorias de los últimos años por todo lo que significaba ‘Frankie’. También han cambiado la camiseta David Luiz -dejando nada menos que unos 50 millones de euros en las arcas del club de Roman Abramovich- y hace apenas unas horas lo hacía Romelu Lukaku -un jugador que nunca ha entrado en los planes de los londinenses- 35 millones mediante.

Con esos ingresos, José Mourinho, gran conocedor de la Liga BBVA, decidió ‘pescar’ varios jugadores importantes en el país ibérico, y así es como se hizo con los servicios de Diego Costa y Filipe Luis -piezas vitales en la histórica temporada del Atlético-, y de Cesc Fàbregas -que nunca ha llegado a convencer en Barcelona-. A estas grandes incorporaciones hay que sumar la vuelta de Thibaut Courtois y Kurt Zouma -que acaban sus respectivas cesiones-, y el regreso de una leyenda: Didier Drogba.

Esperando a que el mercado de fichajes finalice y que la próxima temporada dé los frutos que espera José Mourinho, el Chelsea 2014/15 se perfila como uno de los equipos llamados a hacer grandes cosas, tanto en Inglaterra como en Europa. Con una plantilla más competitiva y saldando los movimientos en números muy positivos -cabe recordar también las ventas de Juan Mata y Kevin de Bruyne el pasado invierno por alrededor de 65 millones-, Stamford Bridge puede soñar despierto.

Relacionados