thumbnail Hola,

Con Luis Suárez en el horizonte, Ancelotti abogó públicamente por un delantero joven “de similares características” al canterano blanco. Hay dudas sobre el perfil del futuro ariete

Celebrado el Corazón Classic Match este pasado domingo, el Real Madrid ha colgado ya definitivamente el cartel de ‘Cerrado por vacaciones’ en las puertas del Santiago Bernabéu. Literalmente, además. Pues esta vez ni el mercado de fichajes acapara la atención de los dirigentes madridistas. Así lo decía abiertamente Carlo Ancelotti en el acto de presentación de su nueva página web este lunes, justo el mismo día en que él también comenzaba sus vacaciones. “No vamos a fichar hasta después del Mundial de Brasil. No hay prisa y no hay que hacer muchos fichajes”, espetaba el de Reggiolo, que dijo también confiar en la plantilla que tiene a día de hoy.

De hecho, con el mes de junio recién empezado, parece que la inmensa mayoría de la plantilla continuará en nómina el próximo uno de septiembre. Incluyendo el sempiternamente discutido Fabio Coentrao, que también se quedará en Concha Espina. A día de hoy, tan sólo no lo harán seguro los Casemiro y Álvaro Morata. El delantero forjado en la cantera quiere más minutos y más regularidad, y sabe que no los tendrá en el Real Madrid. Pretendientes no le faltan alrededor del mundo, pero el club blanco no quiere desprenderse de él, porque confía en su proyección y sus posibilidades. De ahí que su salida no se haya podido materializar todavía, encallada la cuestión entre un club de caché que sea del gusto del jugador, u otro club de menos nombre pero que le garantice minutos y acepte una opción de recompra por parte del Real Madrid.

Un tira y afloja que no ha impedido que en el club blanco se hayan discutido, eso sí, las opciones de futuro de un próximo fichaje para la delantera. Y el mar de dudas no termina de despejarse por la planta noble del Santiago Bernabéu, donde se manejan varios perfiles de delanteros del gusto del club.

Por un lado, gustaría un delantero joven, con proyección y que acepte el rol de escudero de Karim Benzema. En el club son conscientes de que el ‘9’ galo se desenvuelve mejor cuando se siente importante en el equipo, tal y como ha revelado él mismo públicamente. Y en los mentideros próximos a la entidad merengue se habla de una corriente por la que se entiende ineficaz gastarse una millonada por un delantero de renombre que tenga que adaptarse al equipo blanco y el fútbol español si con ello además se consigue, colateralmente, que Benzema baje en sus prestaciones. El francés, por el que se está peleando la renovación, se ha ganado en el césped la condición de intocable para los técnicos y dirigentes del Real Madrid.

El propio Carlo Ancelotti, quien confirmara que Morata ha pedido su salida del Real Madrid, habló este mismo lunes de esta política de fichajes. "Si Morata sale hay que buscar un delantero, con el mismo perfil, joven…”, dejó caer el técnico merengue en rueda de prensa. De ahí que se hubiera pensado en Joselu Mato, tal y como se publicó la pasada semana. Pero el delantero de raíces alemanas ha fichado finalmente por el Hannover 96. Hay también confianza plena en Jesé Rodríguez después de su temporada debut en el primer equipo. Pero es posible que el canario no vuelva a jugar a pleno rendimiento hasta 2015 después de su recaída, lo que obliga a pensar también en alternativas al canterano merengue.

Más allá de que también habría en el club blanco otra corriente que aboga por el fichaje de un delantero galáctico, si es que alguno llega a ponerse al alcance del Real Madrid. Especialmente, Luis Suárez. Aunque el precio de 70 millones de euros -o más- en el que le habría tasado el Liverpool no gusta nada en el Santiago Bernabéu. Pero sin Jesé Rodríguez, los hay también que piensan en que, con un calendario tan exigente para la próxima temporada, jugarlo todo ‘únicamente’ con Benzema en ataque puede ser una temeridad. Funcionó bien al final de la pasada campaña porque se acabó ganando la Copa del Rey y la Champions League, con Morata jugando cuarenta minutos en Lisboa. Pero no es menos cierto que, durante muchas semanas, en el Real Madrid lamentaron mucho la ausencia de Jesé como el relevo ideal en ataque de los Cristiano Ronaldo, Gareth Bale, e incluso Karim Benzema. De ahí la creencia de que sería necesario un delantero más de contrastadas garantías en la plantilla merengue. Y si cerca la condición de galáctico, mucho mejor, por la proyección de la imagen del club además de por el empaque del equipo sobre el césped, evidentemente.

De ahí la disyuntiva que a día de hoy se vive, en un segundo plano, en el Real Madrid. “Hay tiempo”, como decía Carlo Ancelotti. Y seguramente sea el propio mercado de fichajes, y los diversos acontecimientos que están por venir, los que acaben decantando la balanza hacia un delantero joven y con proyección para suplir a Morata, o hacia un ariete galáctico. Las cartas no están todavía sobre la mesa siquiera.



Relacionados