thumbnail Hola,

Ambos imprescindibles no hace tanto tiempo, paradójicamente ahora encaran el mercado estival sin la fiabilidad total de permanecer en la nave blanca. El club quiere que siga Nacho

Dani Carvajal, Pepe, Sergio Ramos y Fabio Coentrao. A día de hoy, no hay madridista que dude lo más mínimo de cuál sería la defensa ideal que dibujaría para la final de la Champions League. Los tres primeros han formado parte del once de gala durante casi toda la temporada, mientras que el portugués se ha hecho acreedor de un puesto en el lateral izquierdo después de sus últimas exhibiciones ante Barcelona y Bayern Múnich en Copa del Rey y en Champions League. Quizás alguno no lo haya notado al leerlo, pero en esa lista de zagueros faltan dos defensas que hace no tanto hubieran estado en el imaginario de todos los aficionados al fútbol: Raphael Varane y Marcelo, y a ellos dos sí que no se les escapa que no están en esa lista de la zaga ideal.

Francés y brasileño no hace tanto eran el futuro del Real Madrid, y sin embargo ambos atraviesan por un presente más que dudoso. Irónico. Varane, que a sus 21 años se consagró en el Real Madrid como el cuarto mejor jugador joven de Europa (según el Golden Boy 2013), esta temporada apenas ha jugado 1400 minutos, repartidos en tan sólo 21 partidos oficiales. Prácticamente la mitad que el año pasado. Mientras que Marcelo, uno de los capitanes blancos, sí que ha jugado hasta 35 partidos con Carlo Ancelotti, casi el doble que la pasada campaña con Jose Mourinho. Pero en este caso, ha estado muy lejos de su mejor nivel. Lo que ha llevado al madridismo a dudar de su concurso en estos últimos y decisivos partidos, pero sobre todo, de los que están todavía por venir en estas próximas dos semanas.

Ambos comparten circunstancias comunes. Y es que el galo sufrió una lesión en mayo del año pasado, con sus recaídas en la recuperación, que le han impedido integrarse con normalidad a la dinámica del equipo hasta casi llegado el ecuador de la Liga. Mientras que el brasileño también se ha perdido al menos una decena de partidos por problemas físicos, en este caso esporádicos y nada comunes en la carrera del lateral izquierdo. Y en ambos casos han sido el temido acicate para que sus competidores por el puesto se hayan hecho fuertes en sus respectivas ausencias.

Es el caso de la dupla Pepe-Sergio Ramos. El luso está viviendo una segunda juventud de la mano de Ancelotti después de atravesar un calvario en su última campaña al lado de Mourinho. Y el de Camas empieza a mostrar su excepcional nivel habitual en el segundo tramo de la Liga tras un errático inicio, coincidiendo entonces con la recuperación de Varane, paradójicamente. Y también es el caso de Fabio Coentrao en el lateral izquierdo. Ni estaba ni se le esperaba, pero en estos últimos y decisivos partidos, el portugués ha exhibido su mejor nivel desde que llegara al Real Madrid, tanto por seguridad en defensa, como por profundidad en ataque. Ante esto, ni Varane en un caso, ni Marcelo en el otro, han sido capaces de imponer la calidad y galones que se les presuponía en un momento clave de la temporada ante sus compañeros y, a la vez, rivales por un puesto.

De esta manera, el verano se presenta de una forma un tanto utópica para ambos zagueros blancos. Y es que si bien el verano pasado nadie dudaba de su permanencia en el Real Madrid, en estas fechas existen varias corrientes entre los medios de comunicación que hablan de que ninguno de los dos tiene su habitación reservada en la residencia de la Ciudad Deportiva de Valdebebas para el curso 2014-15. En el caso de Varane, Marca apuntaba a cierta decepción del galo por no haber jugado este curso tanto como esperaba. Consciente de las dificultades físicas que atravesó durante todo el final de 2013, es la primera opción en defensa cuando faltan Pepe o Sergio Ramos, pero no es menos cierto que deseaba haber podido figurar en este tramo decisivo. Tiene tiempo para hacerlo en años venideros, y se siente querido y a gusto en el club, pero ofertas tampoco le faltan. La más importante parece ser la del Chelsea de Jose Mourinho, uno de sus valedores en el club blanco. Pero seguro que si el galo terminara forzando su salida de Concha Espina, extremo de momento no contemplado, novias no le van a faltar alrededor del globo. Costó diez millones de euros, y tiene una cláusula de rescisión de 200 'kilos'.

Por otro lado está Marcelo, capitán del Real Madrid y uno de los que no hace mucho aparecían en todas las quinielas como mejor lateral zurdo del mundo –ya no estuvo en el Once Ideal FIFA de este pasado 2013-. Nunca pareció tener competencia, al menos, en la banda siniestra del equipo merengue, pero ahora que Fabio Coentrao ha exhibido su mejor nivel, muchos han caído en que el papel del brasileño estaba lejos de lo que acostumbraba, y también de lo que merecía este equipo. Y algunos de esos que han abierto los ojos ahora están en la Junta Directiva madridista, según El Confidencial. Quienes ahora se están planteando renovar el contrato a Coentrao, y no descartan abrir la puerta a Marcelo si llegara una suculenta oferta este verano. Costó seis milones de euros hace siete años y medio. Muy difícil sería no conseguir una operación rentable en cuanto los dirigentes blancos peinaran un poco el mercado. Y en la recámara están además los Alberto Moreno y Guilherme Siqueira en caso de que así fuera, jugadores por los que se han filtrado las avanzadas negociaciones durante todo el año.

Así pues, a comienzos de este mes de mayo y con todo por decidirse todavía, la noticia está en que a día de hoy no está plenamente descartado que ambas piezas puedan moverse en el engranaje blanco. Estaban considerados como el futuro del Real Madrid, y sin embargo, la puerta de salida, en condiciones distintas para ambos, parece ahora no estar cerrada del todo a la posibilidad de que terminen siendo el presente de otro club lejos de la capital española. Igual que lo ha descolocado contra pronóstico, el tiempo terminará poniendo cada cosa en su sitio.

EL REAL MADRID QUIERE LA CONTINUIDAD DE NACHO FERNÁNDEZ

Otro jugador cuya continuidad está en el alambre es Nacho Fernández. Y no precisamente porque en el club no le tengan en alta estima. De hecho, este mismo martes en rueda de prensa, Carlo Ancelotti sorprendió a los presentes haciéndole un guiño al seguro defensa madridista: “Nacho Fernández es uno de los jugadores que no ha jugado mucho. Pero siempre lo hizo bien. Puede jugar en todas las posiciones de la defensa. Es importante hoy, y lo será para el futuro”. Toda una declaración de intenciones, como además ha podido contrastar Goal. Y es que el Real Madrid quiere la continuidad de Nacho Fernández, valorando su amor por el club de su paso por todas las secciones de las categorías inferiores, su polivalencia, profesionalidad, proyección y eficiencia. Sin embargo, su buen papel este año, incluida la convocatoria para la selección española absoluta, ha despertado el interés de muchos clubes en Europa. Algunos de los grandes, incluso. Con lo que para poder confirmar su concurso la próxima temporada, como sucede con el de Varane o Marcelo, parece que habrá que esperar todavía al desarrollo de los acontecimientos desde la planta noble del Bernabéu en las próximas fechas.



Artículos relacionados