thumbnail Hola,

La plantilla rojiblanca ha alcanzado el éxito gracias a la continuidad de los buques insignia de un equipo que aspira a todo

El Atlético de Madrid ha configurado una plantilla extensa, y de mucho futuro. La edad y el talento son atributos que brillan en gran parte de futbolistas del conjunto rojiblanco aunque el interés de otros clubes siempre es un peligro que hay que asumir para mantener el nivel. Simeone ha venido pidiendo en el último año comenzar una política de renovaciones en los futbolistas más importantes de la plantilla y por el momento están cumpliendo las expectativas, excluyendo el caso Falcao.

Cuya continuidad preocupa más en el Manzanares es la de Diego Costa, Arda Turan, Koke y Thibaut Courtois. Estos cuatro futbolistas llevan sonando desde hace meses para dejar el club colchonero aunque cada uno vive una situación diferente. El portero belga es quien más papeletas tiene de dejar la entidad a final de temporada para regresar al Chelsea aunque una oferta de aproximadamente 25 millones de euros podría cambiar la situación de forma drástica. En Stamford Bridge no planean dejar escapar a su perla si no es dejando una gran suma de dinero en las arcas del equipo. Esta cantidad es difícilmente asumible por los colchoneros aunque en materia de fichajes, cuando realmente interesan, se ha comprobado que son capaces de estirarse.

El caso de Diego Costa también corre peligro. El brasileño renovó hace meses hasta 2018 con una cláusula de 38 'kilos' pero los 'buitres' de la Premier League siempre han estado pendientes de su evolución. Ha sonado para varios grandes ingleses aunque la prioridad es quedarse en el Atlético al menos un año más. La directiva es consciente de lo que tienen entre manos y el éxito rojiblanco en gran medida se debe a este jugador. Si su proyección continúa aumentando será imposible mantenerle en plantilla por mucho tiempo aunque sí el necesario para que el equipo triunfe en Europa. Es el mejor pagado de la plantilla y aunque no se plantea una salida, todavía, quién sabe lo que le deparará el próximo mercado. Club y jugador desean permanecer ligados.

El canterano Koke vive una situación por el momento tranquila. Al parecer la cláusula del jugador sería de unos 60 millones de euros pero ni el futbolista ni la entidad barajan a día de hoy una salida. Aún debe explotar en el Manzanares como viene haciéndolo esta temporada y más le vale a la entidad asegurar su continuidad. Renovaron su contrato, igual que el de otras perlas como Óliver o Manquillo, hace poco para atarle hasta 2018 y parece que el mediocentro no pondrá oposición para quedarse. El Atlético se lo ha dado todo y con los años está llamado a ser la figura y referencia de este equipo.


El turco Arda Turan es de los que más complicado tiene continuar. El club ha reiterado en muchas ocasiones su deseo de retener al otomano pero desde su país vienen acechando en busca de sus servicios, e incluso desde la Premier. El mediocentro tiene mucho cartel en Europa pero su contrato le blinda hasta 2017 con una cláusula de algo más de 40 millones. Por el momento es feliz y aunque ya sonó el pasado año para marcharse, al menos en invierno permanecerá en el Atlético. Para mantener el bloque la entidad deberá convencer al turco en verano, y quién sabe si de nuevo lo conseguirán.

Otros futbolistas prioritarios son Joao Miranda y Raúl García. El central tan solo renovó hasta 2016 y su progresión es tal que grandes clubes han puesto su vista en él. Es el muro rojiblanco atrás, el gran baluarte defensivo y los colchoneros no deben dejarle escapar. El jugador es pieza clave en la plantilla, igual que lo está siendo Raúl. El centrocampista no tiene de momento ofertas suculentas y parece no peligrar su continuidad pero más vale renovar su contrato, que finaliza en 2015.

Estos futbolistas, y en general toda la plantilla, tienen un valor incalculable, tanto en lo económico como en lo futbolístico. Son puro talento, magia, creación... y el Atlético se ha convertido ya en un grande capaz de retener a sus futbolistas. Su actuación en Champions este año será vital para su futuro ya que, claro está, todos aspiran a la máxima competición continental. A veces el dinero no lo es todo, en algunos casos sí, e importan más el grupo y los títulos que el salario. Aquí hay fútbol para rato.

Artículos relacionados