thumbnail Hola,

Los de Bernd Schuster caminan décimocuarto con 20 puntos, y espera traer a un jugador de renombre para intentar volver a colocarse en puestos europeos

El Málaga tiene motivos para sondear el mercado invernal. Tras deleitarnos a todos con una Champions League excepcional y con la sanción del TAS impidiendo a los malacitanos volver a Europa, la fuga de 'jugones' de La Rosaleda ha dejado muy mermada la plantilla que ahora dirige Bernd Schuster.

Los Isco, Joaquín, Demichelis, han dejado paso a jugadores de menor nivel, a futbolistas válidos, pero no lo suficiente para aspirar a puestos europeos. Es por ello que la directiva malacitana, con el fin de intentar de nuevo aspirar a los seis primeros puestos de la tabla, está buscando un jugador top, con los mimbres necesarios para motivar a una plantilla que necesita a un líder futbolístico para volver a creer.

El primero de los nombres que sonó con fuerza fue el del jovencísimo delantero Guidetti. Cuando todo parecía visto para cerrarse, el Stoke City apareció en escena y se llevó de un plumazo las aspiraciones blanquiazules. Lo mismo ocurrió con Sosa, el argentino que milita ahora en el Atlético de Madrid, que lo tuvo casi hecho con el Málaga e incluso Schuster criticó su cambio de decisión alegando que le prometió que viajaría a la Costa del Sol.

Con los dos primeros frustrados, el Málaga firmó a Pablo Pérez, volante argentino de 28 años procedente de Newell's que le costó al club poco menos de un millón de euros. Pero para que entren más jugadores, tienen que salir. Chen confirmó su fichaje por el Zulte Waregem belga y deja así una plaza de extracomunitario libre, así como Fabrice, que se marcha al Apollon Chipriota antes de irse con Chen a la liga belga, al Waregem.

Con ambos futbolistas fuera, el Málaga se centra en intentar firmar a dos jugadores 'superclase', Sergio Canales y Patrick Ebert. El cántabro no cuenta para Pizzi y desde Málaga habrían preguntado por el mediocentro valencianista para firmarle en este mes de enero. Lo mismo ocurre con el alemán. Termina contrato en el mes de junio y en Valladolid quieren desprenderse de él en enero. El tercer nombre que ha puesto encima de la mesa la secretaría técnica malacitana es Thievy. El jugador no quiere seguir en Barcelona y mantiene una guerra fría con el Espanyol, que podría acabar con el francés en la Costa del Sol.

Artículos relacionados