thumbnail Hola,

Ancelotti vuelve a pedir la renovación del tolosarra, que jugará en Valencia su último partido antes de ser libre para firmar por cualquier otro club. Las dudas se multiplican

Se veía venir desde hace bastante: 2014 será el año de Xabi Alonso. Y el tiempo nos va dando la razón. No obstante, el de este domingo ante el Valencia es el último partido del año, y el tolosarra llega sin haber renovado todavía con el Real Madrid, y con la sensación dentro del club de que el mediocentro blanco acabará por hacer las maletas el próximo 30 de junio. El culebrón, como ven, está lejos de zanjarse. Todo lo contrario, cuanto más tiempo pasa, las especulaciones van creciendo, como una bola de nieve rodando por la ladera de la montaña.

Que si Xabi Alonso quiere dos años de contrato y sólo le ofrecen uno. Que si el jugador quiere un sueldo a la altura de Iker Casillas y Sergio Ramos, pero le ofrecen una nómina algo menor. Que si quiere una prima por renovar como la que le ofrecen algunos clubes. Que si no tiene nada que ver con su nuevo contrato, sino que el mediocampista quiere vivir nuevas aventuras lejos del Real Madrid y le seduce volver a Inglaterra. Que si durante su lesión en el Real Madrid no le hicieron sentirse necesario… Toda una cascada de rumores, algunos de ellos complementarios, pero otros contradictorios entre sí.

Y al final, lo único realmente constatable a día de hoy es que no hay todavía rúbrica en un nuevo contrato de Xabi Alonso con el Real Madrid. Y también, que el madridismo se está desviviendo por hacerle llegar al jugador que quieren que se quede. Primero fue Ancelotti el que pidió su renovación, luego Florentino Pérez, sus propios compañeros, también el mismo Santiago Bernabéu… las loas y alabanzas se suceden hasta ser casi bochornoso en algunos momentos lo descarado e impostado del arrodillamiento público. No está de más tampoco, dicho sea de paso.

Como dice el refranero español, no te das cuenta de lo que tienes hasta que lo pierdes. Y quizás esa sensación de que Xabi Alonso pueda abandonar el club blanco viendo lo importante que todavía es ha sido la que ha precipitado estas muestras de cariño constantes. Que siempre existieron, pues pocos jugadores han sido tan respetados como el tolosarra en la Casa Blanca en su historia reciente, pero ahora son todavía más reveladoras y notorias. Aunque seguramente no habría mayor muestra de un interés en renovar que ofrecerle un cheque en blanco a Xabi Alonso. El golpe de gracia definitivo para unas negociaciones más que atascadas.

Que la permanencia o no en el club no esté condicionada por motivos económicos. Que si de verdad el jugador quiere cambiar de aires y finalmente hace las maletas, quede suficientemente acreditado como tal ante el madridismo, por las dos partes implicadas en la operación. ¿Sería rentable para el Real Madrid brindarle un cheque en blanco? Sin lugar a dudas. Porque con un contrato corto no sería un desembolso excesivamente elevado, primero. Pero sobre todo, porque de la participación de Xabi Alonso sobre el césped depende en buena medida que el resto de sus compañeros brillen más en el campo, que el equipo tenga más opciones de sumar títulos cada año, que todo el resto de sus compañeros sean a su vez más rentables.

Precisamente Xabi Alonso es de esos pocos jugadores en los que no se puede escatimar lo más mínimo. Como decía Carlo Ancelotti, “no hay jugadores como él en el mundo”. Al menos, no todavía. De ahí que 2014 vaya a ser, sí o sí, el año del tolosarra.




Relacionados