thumbnail Hola,

El técnico tuvo que conformarse con el fichaje de su segunda opción, que se convirtió en una de las negociaciones mas controvertidas de la historia

INFORME ESPECIAL

En la mayoría de los traspasos, las tres partes involucradas son conscientes de las desavenencias en el trato. Sin embargo, no fue así con Mario Gotze y el Bayern de Múnich, al que Matthias Sammer apodó “el talento del siglo”, algo que dividió a los alemanes.

Las semillas de la controversia surgieron en Marzo de 2012, cuando firmó un contrato que le vinculaba a la escuadra de Jurgen Klopp hasta 2016, asegurando que “todo el mundo sabe lo a gusto que estoy aquí. Al club aún le quedan muchos años de estar entre los primeros y yo quiero formar parte de ello”. Sus palabras sonaron aún menos convincentes cuando salieron a la luz los detalles sobre los 37 millones de su claúsula de rescisón. La buena marcha del Dortmund hizo que se apaciguaran los ánimos y el asunto se escondiera bajo la alfrombra, pero el Bayern ya había tomado nota.

Diciembre llegó rápido y el Bayern seguía firme en el camino de dominar el campeonato doméstico. Pero el joven jugador no parecía tener intención de abandoner el equipo. “No estamos pensando en movernos a ningún sitio en 2013”, dijo su representante Volker Struth.

Mientras, el Bayern estaba trabajando en asegurar la llegada de su nuevo técnico, Pep Guardiola, cuya llegada al club se confirmó en junio. El catalán tenía solo el nombre de un jugador en su lista, Neymar, que en ese momento militaba en el Santos. Sin embargo, el director deportivo del equipo alemán se negó a ficharle por los problemas que en el pasado habían tenido con los jóvenes brasileños. En ese momento se centraron en la siguiente opción: Gotze.


"Agradecérmelo después" | Gotze se negó a celebrar un gol ante el BVB

Poco después de ganar 3-2 al Málaga, el entorno de Gotze comunicó al Borussia que el jugador había llegado a un acuerdo con el Bayern. La aprobación del Borussia no era necesaria y no tenían poder para evitar que su mejor activo abandonara el club.

La afición se enteró del fichaje algo más tarde, pero al mismo tiempo surgía en la Bundesliga otra intrigante historia. El 20 de abril, la revista Focus revelaba que el president del Bayern, Uli Hoeness, estaba siendo invertigado por evasion de impuestos. Todos los medios de comunicación se hicieron eco y siguieron de cerca a la que fuera estrella de Alemania Occidental, que nunca quiso hacer ninguna declaración al respecto.

UN FICHAJE LARGO
Cronología del fichaje de Gotze
11 Abr
Su agente informa al BVB
20 Abr
Aparece el 'caso Hoeness'
22 Abr
Bild anuncia el fichaje
23 Abr
El club confirma el fichaje
24 Abr
Gotze brilla ante el Madrid
Una vez que el fichaje de Gotze había salido a la luz, al Borussia no le quedó mas remedio que hacerlo público a la mañana siguiente, en la víspera del partido de semifinales de Champions, ante el Real Madrid.

“Podía haber pasado en un momento peor que cuatro horas antes del partido”, bromeó Klopp en la rueda de prensa previa al encuentro. “Pero en un escala de uno a diez, esto es un nueve”. Además pidió a los aficionados que estuvieran encima del equipo, animando incluso a Gotze durante el partido. Y funcionó. El Borussia ganó 4-1 al Real Madrid, con cuatro tantos de Lewandowski.

El partido de vuelta en el Bernabéu se convirtió en el último partido de Gotze y el enfado de los aficionados se intensificó. Su mejor jugador dejaba el equipo para irse a su eterno rival.

Pero, ¿qué le hizo cambiar de opinión? Hubo un factor deportivo que influyó en su decisión. "¿La razón por la que se marcha Gotze? Porque Guardiola lo ha convencido", dijo Klopp en la primera rueda de prensa que dió después de que se hiciera el anuncio del fichaje.

Pero además de ser entrenado por alguien que lo había ganado casi todo y fascinante como pocos, había también un factor económico. Gotze y su agente ganaron 7 millones de euros en honoriarios después de acordar el valor del jugador en 10 millones de euros, más del doble de lo que ganaba en el Borussia. Su coste total pudo exceder los 114 millones de euros, pero los bávaros aprovecharon que Sammer había llamado al jugador el "talento del siglo" para justificar el precio.

Después de que el equipo de Klopp perdiera en la final de la Champions ante el Bayern, el equipço retornó a Alemania y Gotze fue recibido entre abucheos. Su indignación se agrabó en noviembre, cuando Gotze marcó el primero de los tres goles que el equipo de Guardiola le endosó al Borussia en el Signal Iduna Park. Lo que hace un año parecía imposible para los aficionador del Borussia se ha convertido en una triste realidad.


Artículos relacionados