thumbnail Hola,

Las palabras del vicepresidente económico del Barcelona, Javier Faus, removieron lo más profundo de los anticulés para atacar nuevamente lo que más envidian

Javier Faus les hizo el día a aquellos que quieren ver a Lionel Messi enfadado y lejos del Barcelona, no porque el vicepresidente haya dicho algo que pudiera molestar al argentino, sino porque así lo quisieron interpretar aquellos que envidian que el mejor jugador del mundo sea azulgrana y que además siempre haga sombra al segundo mejor, Cristiano Ronaldo.

Hay quienes se atreven a asegurar que Neymar gana más que Messi, cuando es bien sabido que el brasileño percibe un sueldo de 7 millones de euros anuales, mientras que Leo se ubica en los 16 millones. Es verdad que el acuerdo de confidencialidad con Santos y las empresas involucradas en el fichaje del brasileño han creado dudas sobre los 40 millones restantes en la operación y que fueron divididos entre el padre del jugador y la empresa DIS, pero esto tampoco quiere decir que Ney gane 17.5 millones cada temporada, ni que Messi esté en desacuerdo o que Andrés Iniesta no haya concluido su renovación porque quiere ser el segundo mejor pagado.

Incluso ayer, Josep Pedrerol en Jugones afirmaba que algunos directivos del Barcelona están convencidos en querer vender a Lionel Messi el próximo mes de junio. Tal información sólo dejaba ganas de reir o llorar, porque la realidad es que el rosarino en incontables ocasiones ha afirmado que no piensa abandonar el Club que le ha dado todo, mientras que el Barça ha reiterado que la posibilidad de poner en venta a su mejor jugador es de cero.

Tanta insistencia por ver a Messi fuera del Barcelona sólo deja claro que los rivales le respetan y sólo dormirían en paz viéndolo fuera de España. 'La pulga' no necesita pedir al Barcelona que se revise su contrato cada 6, 10 ó 12 meses, porque el club catalán es el primero en acercársele para recompensar su rendimiento dentro del equipo. El prestigio del Barça por contar con Messi se traduce en ganancias económicas enormes, mucho más de lo que el rosarino cobra por temporada, así que pensar en dejarlo ir es sólo un disparate.

El Barcelona ya existía sin Messi, pero también es verdad que el Barça es mucho mejor con Leo y que difícilmente se volverá a ver a un jugador como él, al menos no en el corto tiempo. El buen trato al 10 blaugrana no pasa sólo por lo económico, sino también por su comodidad en los entrenamientos, en el sistema de juego y en su rehabilitación, cosas de las que Leo no tiene ninguna queja y difícilmente las tendrá.



Artículos relacionados