thumbnail Hola,

El equipo merengue se olvida del acuerdo de colaboración con el Tottenham con su ofensiva por el centrocampista galés

INFORME ESPECIAL

Momento clave en la 'Operación Bale' con la que Florentino Pérez quiere contentar a la afición del Real Madrid fichando al mejor jugador de la Premier League como contratación estrella de este mercado de verano.

Mientras tanto, el Tottenham se enfada al ver cómo las artimañas del equipo merengue podrían derivar en la salida de su mejor jugador para arrancar una aventura de fichajes que podría dilatarse hasta el propio final del mercado en septiembre.

Todo comenzó cuando Florentino Pérez dijo que Gareth Bale había nacido para jugar en el Real Madrid, así como también Zinedine Zidane se dirigió al crack galés en tono de elogio.

Por otro lado, el agente del jugador, Jonathan Barnett, apareció misteriosamente en una emisora de radio española, sorprendiendo a todos en el norte de Londrés, ya que aparentemente gozaba de una estrecha relación con el presidente Daniel Levy.

Ahora, las negociaciones se encuentran en su punto álgido, ya que el Real Madrid dispondría de 37 millones de euros frescos que recaudarán por la venta de Higuaín y seguro irán destinados al 'Fondo Bale'.

El diario Marca publicó el pasado martes que Gareth Bale habría alcanzado ya un principio de acuerdo con el Real Madrid para vestir de blanco las próximas séis temporadas tras una reunión frustuosa entre Florentino Pérez, Barnett y José Ángel Sánchez, director general del equipo merengue.

Al Tottenham no le ha sorprendido la publicación acerca de esta reunión, pero a los Spurs si les ha molestado que se haya llegado a decir que Gareth Bale solicitó el traspaso al Tottenham tras alcanzar un acuerdo con el Real Madrid y que se trate esta operación como un hecho ya consumado cuando la realidad es totalmente diferente.

Mientras el Real Madrid trata de convencer a sus aficionados de la llegada de Bale, el Tottenham permanece tranquilo, sabiendo más que nadie que su estrella no será vendida este mercado de verano.

Levy ha comunicado a Florentino Pérez y a otros presidentes como el del Manchester United que tiene el respaldo del presidente para ofrecer a Bale un contrato de 175.000 euros a la semana.

Así todo, el culebrón todavía no se ha terminado y, de hecho, los merengues confían en que esta trama termine como la de Modric la pasada temporada y, además, el Tottenham es considerado tanto en Inglaterra como en el resto de Europa, como un club que termina vendiendo a sus estrellas.

Dada la manera en la que ha sido establecida la relación entre Tottenham y Real Madrid, parece quedar claro el lugar de cada uno en la cadena alimenticia, con unos Spurs que se sentían aceptados entre los grandes pero, finalmente, pueden terminar comprobando quién manda aquí realmente.

A pesar de todo esto, si algo se ha podido comprobar con el caso Modric es que cuando Levy dice que no, es que no, tal como negó el traspaso del centrocampista croata al Chelsea en 2011 para luego abrirle la puerta de salida con destino Madrid.

Debido a esto, es conveniente creer las palabras que aseguran que "Bale no se vende", a menos, claro, que llegue una oferta astronómica superior a la de los 96 millones de euros que sacaron a Cristiano Ronaldo del Manchester United.

Además de esto, no podemos olvidar que Gareth Bale tiene todavía tres años de contrato con el Tottenham y que, además, es sabido que el galés es muy feliz en White Hart Lane, donde además tiene una gran relación con su entrenador, André Villas Boas.

Por otro lado, a diferencia de otros casos como los de Modric o Berbatov, Bale es un hombre de club que, además, ha aparecido recientemente en diversos anuncios publicitarios como jugador del Tottenham que es y, probablemente, seguirá siendo.

Si es más factible que la próxima temporada el Tottenham afloje la correa y deje salir a Bale al equipo merengue pero, mientras tanto, la exaltación de la Casa Blanca y la prensa española no está haciendo más que empeorar las negociaciones a través de unos Spurs que no están demasiado contentos con el trato recibido.

Artículos relacionados