thumbnail Hola,

El zaguero había hablado con Arsene Wenger, estaban todos de acuerdo pero se echó atrás cuando su club pudo entrar en la fase final de la Champions. Un sueño que deseaba cumplir.

Hay diferentes epicentros en la Champions League. Unos aspirarán a llegar lejos, otros incluso podrán soñar con levantarla y la mayoría, simplemente se alegra con haber alcanzado la fase final. En esa última lista está el Anderlecht, que tras años de ausencias y desastres, logró alcanzar la cita definitiva en la fase de grupos. De tal manera, cumple el sueño y logra el principal objetivo para una afición gigantesca que quería disfrutar de la máxima competición como antaño y para la que esa clasificación supone mantener a varios de sus jugadores más interesantes. Uno de ellos, el zaguero Cheikhou Kouyate.

Y es que el jovencísimo central senegalés, una de sus mayores promesas, ya tenía todo muy cerca de concretar con el Arsenal para este verano. Había hablado con Arsene Wenger, estaban en la misma línea y el club belga sabía que no podía frenar su salida pero gracias a la clasificación, el central reculó por sus propios medios, frenó el traspaso y decidió que no había nada más apetecible para él, que disfrutar de la mayor competición mundial con el club de su vida.

"Los fans de Anderlecht me pidieron que me quedara en el club y me mostraron su agradecimiento por el trabajo que he realizado todos esos años aquí. La clasificación para la Liga de Campeones también fue muy importante para mí, porque sin eso, creo que debería haberme marchado a Londres, donde tenía un buen contacto con Arsene Wenger y el Arsenal ya muy avanzado”, destacó a la prensa africana el zaguero.

Artículos relacionados