thumbnail Hola,

El lateral supera la treintena de edad, alcanzando una de las premisas de su presidente, ya que Abramovich no quiere ampliarle el contrato por más de un año.

Una temporada más y así hasta que ambas partes decidan poner punto y final. La renovación de Ashley Cole por el Chelsea va a ser más complicada de lo que nadie hubiera imaginado tratándose del carrilero zurdo más afamado de la Premier League y del actual titular de la selección inglesa. Y es que pese a su regularidad y firmeza, el lateral se encuentra en el último año de su contrato y en enero podría unirse a otro club de forma gratuita, ya que sigue sin renovar debido a una premisa del mismísimo presidente, Roman Abramovich.

El magnate ruso, tal y como quedó constancia en algunas informaciones de los últimos meses en prensa inglesa que ahora reedita The Sun, dejó caer a sus directivos que “cualquier jugador mayor de 30 años, solo puede renovar de año en año”. En esa dinámica entraría el propio lateral pese a que esta misma información recalca que desde el club creen que “todo el mundo sabe que es el mejor lateral izquierdo del mundo, que entrena duro, realmente cuida de sí mismo y puede jugar a este nivel durante muchos años más, ya que no hay club del mundo que no quisiera contratar a un jugador como Ashley”.

Cole llegó al Chelsea en 2006 tras una polémica salida desde el Arsenal y estas dudas sobre su renovación, crecen cuando su supuesto joven sustituto, Ryan Bertrand, acaba de firmar esta semana un nuevo contrato de cinco años. Un motivo más para la especulación sobre una renovación que tendrá varios capítulos en los próximos meses.

Artículos relacionados