thumbnail Hola,

El campeonato holandés arranca este viernes con muchos movimientos aunque con la inteligencia económica ancestral que les coloca como exportadores habituales

 José David López
Analista Fútbol Internacional
Síguele en

Fueron grandes, gigantescos, dominaron Europa en los 70 y sus grandes éxitos globales (títulos continentales para Feyenoord y Ajax además de revolución futbolística histórica a cargo de su selección) les situaron como protagonistas envidiados. Pero su gloria fue, a su vez, su castigo. Incapaces de mantener en su campeonato a las grandes estrellas que habían logrado llevarles a la élite, fueron arrollados por los millones extranjeros y su lectura ante los problemas, jamás les llevó a pensar en excesos. No condicionarían jamás la estabilidad financiera de un club por ningún jugador, con lo que inteligentes en cuanto a no divisar números rojos en sus cuentas (clave que les hace paraíso deportivo de equidad y progresión), siempre se desprendieron de sus mejores jugadores.

Y hace tiempo que todos ellos colocaron a la Eredivisie en un punto estratégico perfecto para el resto de campeonatos continentales. Nunca gasta más de lo previamente ingresado por sus ventas y los clubes miman a máximo cada euro invertido para mejorar sus pretensiones de plantilla. De tal manera, su rol es absolutamente exportador. Como si de una fábrica se tratara, generan jóvenes promesas anualmente con más facilidad que nadie en Europa y todos, unos antes y otros después, acabarán teniendo su oportunidad en un ‘gigante’ nacional para, posteriormente, ser vendido al extranjero. Es la historia similar del 90% de jugadores importantes en Holanda. Ese país que tuvo y tiene auténticos referentes en el césped más allá de su condición mercantil y que este viernes empieza una nueva campaña con muchas caras nuevas, varios regresos y la claridad financiera de siempre.

Mark Van Bommel (PSV): El mediocentro regresa a su ‘casa’ (aunque realmente él se crió y creció en el modesto Fortuna Sittard) después de haber viajado por toda Europa en busca de títulos y reconocimiento extranjero (lo logró en Barcelona, Bayern y Milan). Convertido en capitán nada más llegar a Eindhoven, busca un retiro tranquilo, rodeado de aquellos que le situaron en la élite internacional y agradeciendo tantos años de gran carrera profesional. Nunca fue el más amistoso ni el más agradable en el césped pero su puesta en escena asegura carácter, competitividad, agresividad y un liderazgo poderoso en un equipo en el que faltó ese rol durante las últimas campañas. A sus 35 años, desea poner el colofón ideal con una nueva Eredivise que haga recuperar el mandato a un PSV que atraviesa una crisis de cuatro años.

VAN BOMMEL - EL LÍDER QUE BUSCABAN EN EINDHOVEN

Luciano Narsingh (PSV): El Phillips Stadium tiene una dinámica inalterable en su estilo de juego que, desde luego, asegura velocidad y protagonismo a los extremos. Por ello, durante los últimos años de allí han salido muchas de las mejores jugadas individuales del campeonato y ahora, a los Mertens, Lens o Depay, se une el jugador revelación de curso pasado. Narsingh asegura velocidad, técnica individual, desequilibrio, filtraciones entre líneas y explosividad en arranque. Sabe manejar bien ambas piernas, pero es diestro. Suele jugar en esa banda derecha aunque es fácil que por su movilidad y dinamismo ofensivo, aparezca con libertad por otras zonas del campo. Un jugador muy del gusto de espacios, vertical y que necesita ese tipo de partido abierto para dar su mejor desempeño. Perfecto para las contras, fue llamado por Holanda para la Eurocopa 2012 porque, entre otras cosas, había sido máximo asistente del campeonato con nada menos que 22 pases de gol (y ocho tantos), lo que evidencia una insólita capacidad en desborde y buenas decisiones en último tramo.

NARSINGH: EL EXTREMO DE MODA EN HOLANDA

Luc Castaignos (Twente): Condecorado casi oficialmente como una de las mejores promesas de los últimos años en Holanda cuando explotó hace tres años en el Europeo Sub 17 (donde fue máximo goleador) y aun manteniendo el registro como killer histórico en esas categorías a nivel nacional, Castaignos debe recuperar crédito. No puede decirse que tras brillar en el Feyenoord y dar un paso importante convirtiéndose en referente ofensivo en De Kuip, su salida al Inter de Milan fuera buena decisión. Como los analistas temimos, sus minutos fueron nulos en Meazza y dentro del caos allí reinante, dejó un par de apuntes y muchas dudas, lo que le hicieron ser traspasado al Twente. Ahora regresa a la Eredivisie para reflejar que su crecimiento no se ha visto torpedeado y que este año gris le hizo evolucionar en otros aspectos. Con 19 años, sigue siendo una ‘perla’ que explotar con mucho gol, corpulencia, fuerza y potencia, por lo que tiene todo el tiempo de mundo para demostrar su valía.

CASTAIGNOS: RECUPERAR SU POTENCIAL CON GOLES

Dusan Tadic (Twente): No es especialmente rápido, ni demasiado incisivo, incluso tampoco destroza rivales por explosividad. Pero la técnica individual y el talento que desarrolló este zurdo, le han llevado a ser una de las grandes perlas del campeonato desde que llegó hace ya tres años al Groningen. Zurdo magnífico en golpeo, en precisión cuando contacta con la pelota y en apariciones determinantes dentro de un contexto donde puede no haber aparecido antes. Extremo zurdo preferiblemente aunque capacitado para jugar por ambas bandas o con libertad en posiciones de enlace. A sus 23 años, ya como fijo en los planes internacionales de serbia y con el brillo de una zurda prodigiosa, se ha convertido en el fichaje más caro del curso en la Eredivisie, donde ha movido 7 millones de euros. Una cantidad altísima en el contexto oranje.

TADIC: TALENTO CON UNA ZURDA DESEQUILIBRANTE

Lex Immers (Feyenoord): Durante muchos años el campeonato holandés ha tenido personajes que eran imposibles de olvidar y, debido a su pelo rubio platino y a sus desbordante energía e impulsividad, uno de ellos es Immers. Ímpetu interminable, desbordante derroche físico, imponente versatilidad y una interminable lista de elogios que abanderen el desgaste e ilusión en todo momento. El ya ex del ADO, donde era icono absoluto, concretó su fichaje por los de Rotterdam para ofrecer esa interminable lucha a De Kuip, donde ya ha dejado muestras de su dinámica así como de su capacidad para llegar desde segunda línea y aporta goles importante por fuerza. Una de las caras imposibles de olvidar que tiene, por fin, su justo salto a un club de mayor nivel.

IMMERS: UNA ENERGÍA INTERMINABLE EN DE KUIP

Relacionados