thumbnail Hola,

El campeonato francés arranca este viernes con una nueva era donde el gasto del PSG estigmatiza al resto. El mercado, más activo y poderoso que nunca, presenta varias estrellas

 José David López
 Análisis | Mercado
Síguele en

La equidad y extrema igualdad de la Ligue 1 han sido siempre una de sus principales virtudes a la hora de disfrutar de choques donde el pronóstico es completamente incierto. El dominio casi dictatorial del Olympique de Lyon a principios de siglo, no se correspondía con la realidad histórica que enumera decenas de campeones que tuvieron su momento de gloria y sus años exitosos. Con la incapacidad de cuadro lionés y su pesimismo tras ganar siete campeonatos consecutivos, se reabrió el panorama al resto de clubes de nivel y después de cuatro cursos con cuatro nuevos campeones (Burdeos, Marsella, Lille y Montpellier), el abanico se reabre mas que nunca debido a la aparición mediática del PSG.

El equipo parisino ha sido el gran animador del mercado galo en los dos últimos años pero a los 100 millones del pasado curso, ha sumado nuevamente esa cifra, alcanzando más de 200 millones de inversión únicamente en refuerzos. El mensaje va más allá de nóminas atractivas que logren atraer a los mejores jugadores del mundo pues ahora, con una de las plantillas más completas del continente, los de Carlo Ancelotti están obligados a imponer una nueva era en la Ligue 1. Sus fichajes rompen estadísticas, otorgan poder mediático al campeonato y facilitan la explotación de su marca (más allá de que la propia Ligue 1 ha tenido que reducir sus ingresos por venta televisiva). El resto de clubes, muy en la distancia, miran con recelo e intentan no perder la calma y seguir por la vía tradicional de un fútbol, el francés, siempre vinculado a sus canteras. Estos son los cinco mejores fichajes del nuevo curso 2012-2013.

Zlatan Ibrahimovic (PSG): El delantero sueco es, desde hace unas semanas cuando se confirmó su enésimo cambio de aires, el jugador más caro del planeta futbolístico con 139 millones de euros en traspasos. Cifras increíbles pero fácilmente entendibles pues ha jugado en un total de siete clubes profesionales, ha ganado ocho ligas y ha rendido a gran nivel allí donde allá estado. Su carácter polémico y extrovertido no han limitado la brillantez reflejada ante aquellos que confiaron en él, aunque su gran reto personal, ganar una Champions League que lo coloque como uno de los mejores jugadores de la historia. Ha pasado por los mejores clubes del planeta pero, por fin, entra en una dinámica donde todos reman en la misma dirección y donde será el gran jefe de filas. Un peligro añadido para su propio club por el riesgo que eso significa pero, de igual manera, un serio perjuicio para los rivales de una Ligue 1 que ya tiene a su propio gigante mediático.

IBRAHIMOVIC -  EL NUEVO GIGANTE DE LA LIGUE 1

Thiago Silva (PSG): El fichaje más caro en la historia del cuadro parisino (42 millones de euros similares a los que pagó el pasado año por Pastore), se convierte de inmediato en el central más enfocado del planeta. Eje defensivo, carácter, buena salida de pelota y experiencia acumulada como líder del Milan estos últimos años, llega a petición expresa de Carlo Ancelotti, quien ya lo eligió y disfrutó en San Siro unos años y conocía perfectamente lo que puede otorgar a su nueva aventura. Rápido, adaptable incluso a la medular en caso de necesidad y con un extraordinario sentido táctico que ayude a mejorar las deficiencias de la pasada campaña en esas labores. El PSG necesitaba un icono defensivo que impulse al resto de compañeros y así, lograr no sólo ser fiero en ataque, sino ser envidiado por su propuesta defensiva.

THIAGO SILVA - EL CENTRAL LÍDER QUE TODOS QUERÍAN

Ezequiel Lavezzi (PSG): Fue el primero de los grandes fichajes de verano en cerrarse y, quizás por ello, muchos lo habían dejado un poco en el olvido. Sin embargo, el ‘Pocho’ está ante su gran oportunidad europea tras años de crecimiento notable y exigencias competitivas en el Nápoles. Rápido, tremendamente ajustable a diferentes zonas de ataque y con una premisa intachable que le hace rendir siempre al máximo, su lucha constante e infatigable. Desequilibrante, talentoso, explosivo y técnicamente avanzado, será el acompañante habitual de Ibrahimovic en el ataque parisino, ampliando muchísimo el abanico de alternativas para amenazar al rival. Su objetivo no es otro que sumar los títulos que merece su intachable compromiso.

Salomon Kalou (Lille): Salió del Feyenoord convertido hace años en una de las mayores promesas del planeta, con velocidad, desequilibrio, recorte, driblings, perfecto para las contras y capacitado para romper partidos por sí solo. En el Chelsea tuvo su gran oportunidad y pese a que muchos podrían pensar que fracasó, aguantar con minutos y cierta regularidad durante seis años en la enorme competencia londinense, demuestra su potencial. Con toda la experiencia posible y sabeedor de que deja atrás un entorno casi irrepetible, se atrevió a una nueva aventura en una Ligue 1 donde ahora sí será la estrella y el jugador más mediático. Llega al norte de Francia para aportar esa velocidad y explosividad que coloque a su equipo en la lucha por los títulos y que le haga verificar en lo personal donde está realmente su techo y sus verdaderas cualidades como máximo referente.

Emmanuel Herrera (Montpellier): La marcha de Olivier Giroud ha mermado notablemente al actual campeón liguero. Sus goles, su presencia ofensiva, su corpulencia y su potencial, no volverán pero para ello, el equipo de Rene Girard ha buscado bien a sus sustituto nada menos que en Chile. El elegido es Herrera, un delantero móvil, luchador, de brega, espacios cortos y puramente rematador que llega desde Unión Española después de haber dejado grandes detalles en la pasada Copa Libertadores. Sus cinco goles en la máxima competición sudamericana, unidos a los 16 que marcó en total y a los 30 que había anotado un año antes en Deportes concepción, le situaron en la guía europea y su salto llegará nada menos que con un debut en Champions. Será difícil mejorar a su antecesor pero no será por empeño.

Artículos relacionados