thumbnail Hola,

El brasileño no ha jugado ni cien partidos con la casaca blanca en tres años. Mesut Ozil ha jugado más en sólo dos años. Con su padre en Milán, parece que su ciclo ha finalizado

El mercado de fichajes poco a poco va dando pasos hacia adelante. Y en el caso del Real Madrid, las últimas informaciones parecen apuntar a que el año que viene podría ser Luka Modric y no Ricardo Kaká quien escolte a Mesut Ozil en la medular merengue. Por una parte, el croata quiere salir del Tottenham, que está dispuesto a vender y mejor que sea a un club de fuera de Inglaterra, con el Real Madrid supuestamente de acuerdo en que Modric podría ser una buena inversión.

Y por otra parte está el ‘caso Kaká’, que esta semana pasada dio un giro radical. Pues el jugador siempre había manifestado su deseo de permanecer en el Real Madrid hasta haber triunfado con la casaca blanca, y hasta el momento, parecía que incluso en el presente mercado el jugador insistiría en quedarse en Concha Espina. Sin embargo, la visita a Milán de su padre, Bosco Leite, para negociar con el club rossonero invita a pensar en todo lo contrario. Y más cuando desde algunos medios de Brasil se apunta también a que después de pasar por Italia, la siguiente parada estaría en París.

Según informaciones desde Italia, el padre del jugador estaría tanteando la oferta que podría presentar el Milan para fichar al ‘8’ merengue. Visto que el jugador no ha podido ganarse en el Real Madrid el protagonismo, y que en su cabeza está disputar el Mundial 2014 con la selección de Brasil, para lo que necesitaría jugar minutos de forma regular.

Una opción a la que seguro que el Real Madrid no pondría mala cara. No en vano, el jugador es uno de los que más cobra en el vestuario merengue, con 10 millones de euros anuales. Costó nada menos que 65 millones, y este podría ser el último verano en el que sacar una buena suma de dinero que compense la inversión hecha hace tres años. Y es que las prestaciones del brasileño sobre el terreno de juego van decreciendo progresivamente a sus 30 años, y cada día que pasa, su valor en el mercado es menor. De hecho, cuando llegó al Real Madrid, Kaká estaba valorado en 60 millones de euros, el doble de los 30 ‘kilos’ en que cifra el portal especializado Transfermarkt su valor en el mercado actualmente.

Por otra parte, algo acorde a lo que Ricardo Kaká ofrece sobre el verde. Pues ni siquiera esta temporada ha podido retomar el nivel que todos esperaban de él, ni con todos los mimos de José Mourinho, habiendo completado la pretemporada al mismo ritmo que sus compañeros, y sin arrastrar ninguna lesión grave durante la campaña. En total, cuarenta partidos, quince de ellos como suplente, y habiendo completado apenas seis encuentros. Pobres números que al final no hacen sino justificar un traspaso, dado el rol secundario que tiene en el equipo, para la ficha de crack que tiene en el club blanco.

Datos que son aún más significativos si se mira toda su trayectoria en el Real Madrid en estos tres años, desde que Florentino Pérez lo fichara en el verano de 2009. Pues apenas sobrepasa por poco los 90 partidos con la elástica merengue, a una pobre media de 31 partidos oficiales por temporada. Poco, muy poco. Y para que sirva como baremo, decir que jugadores que tienen un rol secundario y hasta terciario en el Real Madrid como Raúl Albiol o Esteban Granero han jugado una cantidad similar de partidos oficiales en estos mismos tres años que llevan en el Real Madrid. Especialmente significativo es el dato comparado con el Pirata, que ocupa la misma demarcación que Kaká. Asimismo, destaca que el mediapunta titular del Real Madrid, Mesut Ozil, ha sobrepasado ya los 100 partidos oficiales con el equipo blanco, pese a que lleva una temporada menos que Kaká en Concha Espina. Datos y más datos que dejan en muy mal lugar al ‘8’ merengue. Al menos, en lo concerniente al Real Madrid. Quizás no tanto si se refiere al Milan.

Artículos relacionados