thumbnail Hola,

El Málaga es otro de los interesados en llevarse al centrocampista del Villarreal, junto con el Valencia

El Málaga continúa sin dar un impulso definitivo a ninguna de las negociaciones que tiene abiertas en el mercado. Aun así, las preferencias blanquiazules siguen estando bien definidas. Bruno Soriano es uno de los objetivos predilectos para la próxima temporada. Petición expresa de Manuel Pellegrini, el Málaga está dispuesto a agotar todas sus opciones para incorporar al centrocampista amarillo. El Valencia ya ha hecho saber al futbolista que también está dispuesto a entrar en la puja por su fichaje. Sin embargo, el Málaga cuenta con el aval del Ingeniero, que le tuvo cuatro temporadas a sus órdenes en el Villarreal y le quiere como pieza clave de su próximo proyecto de Champions League.

A Bruno no le disgusta para nada la opción de volver a trabajar con Pellegrini. Todo lo contrario. La presencia del técnico chileno en Málaga es un importante aval a favor del conjunto de Martiricos. Sin embargo, el nivel futbolístico del centrocampista y las reticencias amarillas a desprenderse de él harán de la operación un asunto complejo. En los últimos días, el Rubin Kazan ha hecho llegar a Fernando Roig una suculenta oferta para hacerse con el mediocentro. Según ha podido saber AS, la propuesta rusa ha alcanzado los diez millones de euros. El club ruso está dispuesto a poner toda la carne en el asador para incorporar a Bruno. Pero el jugador prefiere quedarse en el fútbol español. El interés malaguista colma sus expectativas, pero las diferencias surgidas entre el Málaga y el Villarreal tras el traspaso la temporada pasada de Santi Cazorla no facilitarán las conversaciones. La puja está abierta.

Pellegrini supervisa cada movimiento en el mercado

La planificación malaguista está en un periodo de calma. Las conversaciones abiertas están pendientes de concretarse y del visto bueno de Abdullah Ghubn. La opinión de Abdullah Ghubn es absolutamente determinante en cualquier movimiento del club. Sobre todo a nivel económico. En el club no se hace ningún dispendio sin el visto bueno del hombre de confianza del jeque Al-Thani. A nivel deportivo también es importante la opinión de Ghubn. Como la de Manuel Pellegrini. El técnico chileno debe dar el visto bueno a todas y cada una de las operaciones de mercado que realice la entidad de Martiricos antes de llevarse a cabo. No hay operación posible en La Rosaleda sin el consentimiento económico de Abdullah Ghubn y sin la autorización deportiva de Manuel Pellegrini. En ese sentido, se antoja fundamental el papel del Ingeniero en el intento de convencer a Bruno Soriano para que se enrole en el proyecto blanquiazul.

Relacionados