thumbnail Hola,

Fuertes presiones están siendo articuladas para que Pep Guardiola renueve con el FC Barcelona; sin embargo, el entrenador más laureado habla de tiempo. ¿Por qué?

Por lvar Matusevich: Follow adrianboullosa on Twitter

No nos gustan los cambios ni la conciencia de la responsabilidad que requiere cualquier trabajo; nos sentimos amenazados por los aires nuevos y hacemos de la conservación del tiempo una simple aceptación de la inmovilidad, de lo que, al fin y al cabo, nos plasma como sociedad, para unos el Olimpo abierto de par en par y, para otros, una vulgar letanía –suscribo esta idea-.

La clave de su renovación


"El cansancio ya no existe, está tan cerca todo que no hay cansancio, sólo deseo y el deseo te da ganas de volver a hacer algo muy grande"
(Pep Guardiola, 13/04/2010, en rueda de prensa)

La cultura del funcionario nos ha invadido de tal manera, que no nos concebimos dando la cara en examen constante y peleando a través del mérito por un futuro distinto y transformador. No, el cambio, a pesar de la aceleración en la que vivimos, más centrífuga que recta, es entendido como el mal de todos los males, la máscara que se cae y desnuda todas las limitaciones de las que hacemos gala por miedo.

Por eso, y porque es el paradigma del éxito, el entorno no comprende la no decisión de Pep Guardiola. Y en este sentido, un pequeño matiz: indecisión es no saber qué hacer, pero Guardiola no ha dado la respuesta porque aún se plantea su devenir en una balanza llena de compromisos. Así pues, es una no decisión.

Porque la concepción ética de la continuidad que tiene Pep, por ahora técnico blaugrana, es, como todo en él, muy poco ordinaria. Cada uno de los pasos que plantea sólo busca la consecuencia de aquello que grabó en la mente de todos sus jugadores cuando ganó el primer campeonato: no pienses en la liga, piensa en la historia.

Y lo consiguió, porque el único rival que este Barcelona puede concebir como un igual, una vez andado el sendero de lo sublime, es el tiempo, precisamente lo que pide Guardiola para sentirse a la altura de lo que le espera: un asalto más, si acepta continuar, contra la eternidad.

Por el contrario, los bufones del verbo, quién sabe si por serlo o pretenderlo, no conciben ni entienden lo que Guardiola aún no ha decidido. En el camino de rumores y ventilaciones parlanchinas, se buscan razones objetivas de un malestar que no existe desde el duelo de personalidades. No tiene nombre propio su no respuesta momentánea, sino la única e incomprensible carga del sentido ético de la responsabilidad.

Josep Guardiola i Sala, de origen humilde y capacidad extraordinaria para ser lo que es, un tipo honesto y rebelde contra todo lo concebido, necesita sentir ese canto interior que algunos llaman alma y otros, fortaleza espiritual, para asumir el futuro como inició toda esta maravillosa historia: pensando en la eternidad.

¡Toda la información de la Euro 2012 ya está aquí !
Entérate de todos los datos de los equipos participantes, las sedes, los estadios... todo en el microsite de Goal.com ¡No te lo pierdas!

Encuesta del día

Si Guardiola dejara el Barça, ¿quién debería reemplazarlo?

Artículos relacionados