thumbnail Hola,
Aún sin diagnóstico, Messi fue apuntado como portador del Síndrome de Asperger

Lionel Messi y el malentendido con el autismo

Aún sin diagnóstico, Messi fue apuntado como portador del Síndrome de Asperger

Goal.com

Una investigación de Goal termina con la polémica que envolvió al ex-jugador brasileño alrededor de un supuesto caso de autismo de Messi

La idea de que una gran celebridad supere una enfermedad o alguna afección para convertirse en el mejor del mundo en su profesión, estremece a la gente. Es por eso que más de 150.000 internautas, incluyendo al Diputado Federal y exjugador brasileño Romario, reprodujeron en las redes sociales el texto: “Messi, la superación de un autista”, del periodista y publicitario José Luiz Tejón. Fue algo que llamó mucho la atención de la prensa y generó controversia y debates. Las versiones no tardaron en propagarse viralmente en internet, pero la veracidad de la información es algo que muchas veces se deja de lado. Tesis sin sustentos, a veces terminan convirtiéndose en “hechos”.

¿Pero de dónde surgió esta teoría y qué factores la llevaron a desparramarse por las redes sociales y los medios?

En una entrevista exclusiva con Goal, el periodista Roberto Amado, el primero en levantar esta hipótesis en su sitio de internet y principal fuente para el artículo de Tejón, explica que esta afirmación la hizo a partir de un análisis comportamental de Messi hecho a distancia. De acuerdo a sus afirmaciones, durante su investigación, descubrió una cita a un informe médico que afirmaba que Messi era portador del Síndrome de Asperger (ver recuadro informativo), una forma leve de autismo. Pero ese documento jamás fue divulgado.

Hace dos años pienso en este tema y analizo el comportamiento del jugador dentro y fuera del campo. No tengo ninguna base científica para llegar a esta conclusión, pero digo lo que digo en base a mi experiencia de vida y al hecho de haber convivido desde niño con personas que presentan ese cuadro”, declaró Amado.

La experiencia que cita el periodista se debe al hecho, según él, de ser hijo de un neuropediatra y una fonoaudióloga, que actuaron juntos en casos similares durante más de 35 años. Esta situación tornó su convivencia con estos pacientes en algo muy común en su vida. Para él, escribir esa nota iba a servir más para darle valor a los portadores del síndrome de Asperger que para difamar al jugador.

“Cuando escribí esa nota, mi principal objetivo no fue el de acusar a Messi de sufrir una enfermedad, como mucha gente terminó entendiendo. El principal objetivo era decir que los autistas pueden relacionarse, pueden vivir normalmente y ser muy productivos”, afirmó.

Aún cuando la versión no contenía ninguna fuente médica, conforme a lo que el propio autor declaró, la tesis se propagó rápidamente. José Luiz Tejón, uno de los primeros en divulgar la información en una nota en la revista Exame, la consideró coherente apenas tomó conocimiento de la misma. A pesar de eso, él aclara que solamente una persona especializada podría realizar semejante afirmación.

“Solamente un psiquiatra puede definir (el cuadro). Personalmente yo nunca estuve con Messi o hablé con algún psiquiatra sobre su caso. Lo que más me llamó la atención fue que el ángulo del artículo fue algo positivo para las personas con capacidades diferentes. Yo tengo un cariño muy grande por ellos”, justificó.

A pesar de la intención del autor, la especialista en psicomotricidad, Alexandra Resende, que trabaja diariamente con pacientes autistas, reprueba este tipo de análisis hecho sin el contacto directo con el paciente.

“Creo que es algo demasiado prematuro, superficial y hasta irresponsable, hacer un diagnóstico a distancia. Incluso porque, para llegar a un diagnóstico de Asperger, autismo o cualquiera sea el grado del cuadro, es importante revisar la historia de vida del paciente. Es un trabajo minucioso”, destacó la profesional brasileña.

Aún sin contar con las bases necesarias apuntadas por Resende, Roberto Amado se considera satisfecho con la repercusión de su obra, pues considera que la misma atendió a la ansiedad de quienes conviven con portadores de esta enfermedad. A pesar de esto, reconoce que podría haber sido más precavido como periodista.

“Considero incluso que puede que yo haya ido un poco más allá del límite de lo que debería haber hecho como periodista al afirmar algo así sin contar con avales médicos. Pero lo hice y nunca imaginaba que iba a tener tanta visibilidad. Todo se convirtió en una bola de nieve. Pero no me arrepiento de lo que hice, porque atendí a la ansiedad de personas que están involucradas con el Síndrome de Asperger. Eso es lo que sentí, con mucha intensidad, con la devolución que recibí”, comentó.

Para el periodista, el preconcepto todavía es un tema que no tiene que dejarse de lado cuando se habla de autismo. Roberto Amado se defiende afirmando que la repercusión de su trabajo se dio justamente porque la sociedad no acepta que una persona “diferente” al patrón, se convierta en una referencia en la propia sociedad.

La mirada de quien convive con esta realidad

¿Cómo analiza una persona sin estudios al respecto, pero que convive día a día con esa situación, el trabajo de Roberto Amado? Renata Rabelo, de 34 años, madre de dos niños diagnosticados dentro del espectro del autismo, comparte la idea de la posibilidad de que un portador del síndrome obtenga éxito en la vida profesional. Pero demuestra cierta inseguridad en sus declaraciones al resaltar algunas incoherencias en el abordaje de los hechos.

“Creo que esa tesis tal vez pueda ser posible, pero mi marido, que mira mucho más fútbol que yo, por ejemplo, no está de acuerdo. Creo que es posible notar ciertos trazos de autismo a través de una mirada profunda u observando sus hábitos. Pero está claro que no somos capaces de diagnosticar. Sólo un médico puede hacerlo. En lo que yo no concuerdo con la información es que el autor afirma que la coordinación motriz de Messi es muy buena justamente por ser portador del síndrome, porque en rasgos generales, lo que percibimos nosotros es que la situación es exactamente opuesta. Yo nunca vi a un autista con habilidades para jugar al fútbol. Ellos tienen facilidades en matemáticas o en actividades mentales, pero no en habilidades motrices”.

“De todas maneras, como madre, ese texto me sirvió mucho como estímulo. No necesariamente porque vaya a ver a mis hijos convertirse en jugadores de fútbol, pero porque podrían tener éxito en otras áreas. Ahora tengo más esperanzas”

¿Y si consideráramos que la teoría de Roberto Amado fuese cierta? En ese caso, ¿sería posible que el jugador alcance el nivel de excelencia que demuestra Messi siendo portador del Síndrome de Asperger? De acuerdo con la doctora Alexandra Resende, sí, dado que este cuadro afecta principalmente los aspectos sociales y no le impediría que desenvolviera las habilidades que posee.

“El Asperger es un síndrome que causa una deficiencia en la interacción social, pero normalmente se trata de niños y adultos muy inteligentes, algunas veces con un coeficiente intelectual por arriba del promedio. Entonces es perfectamente posible que aún encontrándose dentro de ese cuadro, él pueda alcanzar ese nivel”, recordó Resende.

El doctor Marco Antonio Alves, Director de la Clínica de Rehabilitación da Ilha, en el Estado de Rio de Janeiro, y uno de los mayores especialistas en la materia en Brasil, explica que el síndrome puede ser perfectamente llevado a niveles en los que puede pasar desapercibido, en caso de que sea tratado en los primeros años de vida del paciente.
 
“Cuanto más temprano sea hecho el diagnóstico y el inicio del tratamiento, mejor será el diagnóstico de vida de ese niño. Podemos hablar incluso, lo que no está comprobado científicamente, de la obtención de la cura del autismo a través de una reorganización neurofuncional. Este resultado puede llegar a través del método Padovan, concebido por la brasileña Beatriz Padovan, que realmente determina cambios en el comportamiento de cualquier grado del espectro autista”, explicó.

Roberto Amado solamente lamenta que después de esta experiencia él se haya convertido en el blanco de críticas y ofensas por parte de los fanáticos del jugador argentino, que según él, no entendieron el verdadero objetivo de su trabajo.

“Recibí ofensas. Cuando uno dice que un ídolo es autista, algunas personas se enfurecen. Si yo ofendí a Messi y a su familia, lo siento mucho. No fue mi intención. Todo lo contrario, yo quería valorar a quienes son diferentes”, afirmó Amado.


Ante tanta polémica, queda la certeza de que, siendo o no portador del síndrome, Lionel Messi es un genio que emociona a muchos. Pero por otro lado queda también la percepción de que la sociedad todavía necesita aprender a comportarse con personas que salen del modelo de persona considerado como normal. Lo importante, como confirma la Dra. Resende, es que esos ciudadanos no poseen un límite predeterminado aun cuando el crack del Barcelona no tenga ningún diagnóstico conocido de ese síndrome.

“Yo creo que no hay límites para nadie. A partir del momento en el que el paciente encuentra un tratamiento neurológico correcto, que se encuadra dentro de un método de eficacia comprobada, la consecuencia es lo más importante. Entonces es por esto que creo que no existe un límite. Si usted encuentra un método que de resultado, tiene que profundizar hasta el final, sin que le importe el tiempo. Invierta en él y permita que el paciente rompa con todas las barreras y que conquiste el mundo”

¿Qué es el autismo?

El autismo es un trastorno global del desarrollo, que genera alteraciones en las percepciones sensoriales del individuo, que resultan en dificultades funcionales y en la eficiencia en la comunicación. Se puede ejemplificar de una forma simple. El autista mira, pero no nos ve; escucha bien, pero no nos oye; puede hablar, pero no nos dice nada. Estos pacientes también pueden presentar una gran alteración en el sentido del movimiento (sienten la necesidad de estar con juguetes que giran, por ejemplo).

Investigaciones recientes en los Estados Unidos apuntan que hay un autista por cada 50 individuos en algunas ciudades de aquel país, y que las causas más probables pueden ser variaciones genéticas y biológicas. Otras tesis afirman que hay factores ambientales que también pueden ser capaces de desarrollar ese síndrome, como agentes infecciones (rubéola, por ejemplo), o el contacto con agentes químicos, como talidomida o metales pesados, durante el período de gestación.

El síndrome se divide en diferentes niveles, siendo el Asperger el más leve. Los pacientes con Asperger no ven comprometida su inteligencia, pero sí sufren un gran impacto en la interacción social. Los pacientes diagnosticados con cuadros intermedios o de alto grado, pueden presentar una incapacidad en el contacto interpersonal, pudiendo incluso adquirir un comportamiento agresivo en los casos más agudos.

El tratamiento a través del método Padovan, prioriza una atención multidisciplinar, que engloba a la fonoaudiología tradicional, la psicomotricidad, la psicopedagogía, la psicología y la fisioterapia, en pos de conseguir la reorganización neurofuncional. Esta gimnasia cerebral reproduce a través de ejercicios predeterminados, fases del desarrollo que estimulan la sinapsis que permite que áreas del cerebro que no cuentan con funcionamiento propio, tengan su rol sustituido por otras.

Hay relatos de pacientes que pasaron por esa terapia y que después de su tratamiento pudieron asistir sin problemas a cursos de alfabetización en escuelas regulares y otros que llegaron incluso a terminar un nivel de educación superior.

Fuente: Dr. Marco Antonio Alves, quien actúa en este segmento desde hace más de 35 años. Actualmente es el Director de la Clínica de Rehabilitación da Ilha (Rio de Janeiro, Brasil), donde coordina un equipo multidisciplinar. Fonoaudiólogo, Psicopedagogo y especialista en psicomotricidad, es titular del curso de reorganización neurofuncional y experto en autismo con varios cursos en el exterior.

Artículos relacionados