thumbnail Hola,

Tras un comienzo con dudas, La Lepra se fue prendiendo en la lucha por el título hasta convertirse en el máximo candidato. La rotación funcionó a la perfección

Salir campeón una fecha antes del final en el parejo fútbol argentino supone un gran mérito. Y conseguirlo, como este Newell's, jugando además la Copa Libertadores, ya significa algo mucho más importante. Se entiende, luego de esta campaña del equipo de Gerardo Martino, que el conjunto rosarino no sólo es merecido ganador del Torneo Final, sino que es uno de los equipos más sólidos de las últimas temporadas.

El comienzo del año fue complicado, es verdad. Tras vencer a Independiente, la Lepra perdió feo ante Lanús, uno de sus competidores durante todo el torneo, y empató en San Juan. Encima, dos derrotas consecutivas en la Copa Libertadores preocuparon a medio Rosario. Sin embargo, marzo fue un gran mes y llegaron los triunfos, algunos muy importantes como contra San Lorenzo y River, además del pase a octavos.

El paralelismo entre Copa y Torneo Final es importante, porque nadie ha ganado en el fútbol argentino la Libertadores y el campeonato en un mismo semestre. Y el que más cerca estuvo, paradójicamente, fue el Newell's de Marcelo Bielsa en 1992, que fue campeón del Clausura y perdió la final continental ante San Pablo de Brasil, por penales.

En abril Newell's encajó su segunda derrota –ante Colón-, pero luego venció a Tigre, Vélez y a Racing, en uno de los mejores partidos del certamen. Fue un agónico 4 a 3 con un gol de Maxi Rodríguez, una de las claves de este equipo, que volvió de Europa para ser campeón. Mayo fue difícil, porque hubo derrota ante Arsenal y empate frente a Quilmes, pero la victoria ante el Tomba, el pase a cuartos en cancha de Vélez y la goleada de los pibes frente a Boca, le devolvieron la confianza al equipo. Ya sobre finales del mes, los hinchas leprosos veían como los sueños comenzaban a hacerse realidad tras los históricos penales ante Riquelme, Bianchi y compañía.

Con el pasaje a semis en el bolsillo, hubo relajación y derrota frente a All Boys, pero ayudado por la mala racha de Lanús, que estuvo cuatro partidos sin ganar, y algunos resultados inesperados para River, Newell's goleó a Unión y a Atlético Rafaela y consiguió el sexto título profesional de su historia. ¡Salud, campeón!Newell's, un campeón de menor a mayor

Relacionados