thumbnail Hola,

El ex del Barcelona confesó que es hincha del Submarino Amarillo y que siempre estará "a disposición" del club

Hace ya bastante tiempo que cada vez que habla Juan Román Riquelme, no lo hace en vano. Esta mañana se refirió a su situación actual y a su futuro, que podría estar en tierras brasileñas, y dijo que Daniel Angelici no lo dejó ir el sábado a la cancha para compartir con la gente el premio que le dieron en Brasil como uno de los mejores jugadores de la historia de la Copa Libertadores.

“Es un honor que en Brasil les guste cómo juego al fútbol. Mi representante lo llamó al presidente de Boca para preguntarle si podía ir el sábado a saludar a la gente con el premio y le dijo que no. Dijo que lo haga el año que viene. Yo no sé donde voy a estar el año que viene, capaz que Agustín (su hijo) ya lo rompió al premio”, manifestó Román en charla con el programa Despertate que se emite por TyC Sports. Y se acordó del presidente de Boca: “Le mando un saludo y le deseo suerte”.

Además, el ex jugador del Villarreal y Barcelona confesó que es hincha del Submarino Amarillo y que siempre estará "a disposición del Villarreal". "A los 30, a los 40 o a los 50 años, siempre estaré para lo que Boca y Villarreal me pidan".

Cuando le preguntaron si el sábado iba a ir a la cancha a ver el partido, Riquelme fue contundente: “Estás loco, todo lo que hace Riquelme está mal, me quedo en mi casa, lo veré por tele”. Además, fue muy crítico con el equipo: “Ojalá hagan tres toques y me pondré contento. Boca no sabe a que juega y cuando no sabés a qué jugás es difícil ganar”.

Además, dijo que a muchos no lo quieren ni ver: "Hay gente que no quiere que vuelva más a la cancha. El día famoso de All Boys, al otro día salieron fotos y a la gente que llevaba banderas con apoyo a Riquelme no los dejaban pasar o se las hacían sacar, y esto pasó cuando el presidente era Ameal. El presidente hoy es Angelici y contra Tigre pasó lo mismo. Yo quiero al hincha. Si a alguien le molesta, yo no le hecho nada".

Riquelme se refirió a este tiempo en el que no jugó y aclaró que él nunca tuvo la intención de dejar de jugar: "A la gente la confundieron, le dijeron que quise estar parado estos cinco meses, que me los tenía que tomar, y no es así. Sorín hizo mucha fuerza para que vaya a Cruzeiro y Boca tardaba en firmar los papeles. Y después no pude hablar más con Flamengo ni Gremio. En ese momento yo quería  jugar ahí. Se cerró el libro de pases y después a la gente le metieron en la cabeza eso".

Artículos relacionados