thumbnail Hola,

Newell's empató y Vélez lo aprovechó. Lanús goleó y está cerca. Racing y Boca aburrieron y quedaron lejos. De los diez partidos, cinco terminaron sin goles

Esta jornada fue ampliamente dominada por los locales, que ganaron todos los partidos, obviamente, dejando de lado los soporíferos encuentros en los que hubo un desencuentro entre la pelota y las redes.

El partido de la jornada: Si bien hubo dos goleadas estruendosas -San Lorenzo a All Boys y Lanús a Tigre- los 90 minutos más vibrantes de la fecha se vivieron en Liniers, donde Vélez, conocedor del resultado de Newell’s, empezó perdiendo con Godoy Cruz antes del primer cuarto de hora y en el José Amalfitani todo pareció oscurecerse por unos minutos. Pero no duraría demasiado la alegría del conjunto mendocino, que pagó caro el error de Sigali y Chuky Ferreyra, goleador de la noche, puso las cosas en su lugar tras dejar revolcado al arquero Ibáñez.

No obstante, el empate transitorio era insuficiente teniendo en cuenta que una victoria dejaba al Fortín en la cima de la tabla y para colmo los minutos pasaban y llegaban los últimos 15, esa parte del partido en la que los nervios comienzan a ser influyentes en las decisiones de los jugadores. Igualmente, a Ferreyra le quedaba una bala en el cargador y acertó sacando un bombazo en el área tras un rebote provocado por un cabezazo que él mismo había conectado. Dos a uno y alegría para los hinchas del equipo de Gareca, que depende de sí mismo para ser campeón y en el camino le queda sólo uno de sus perseguidores: Boca, que por cómo está jugando no parece tener lo que hace falta para arrebatarle el título.

El equipo: consiguió su quinta victoria consecutiva y con una majestuosa goleada ante Tigre, que se había tomado el atrevimiento de empezar ganando en la casa de Lanús. Fue un sólido 4-1 el que catapultó al Granate al tercer puesto de la tabla de posiciones y lo dejó a apenas tres unidades del líder, por lo que necesita un traspié de Vélez y Newell’s para poder dar el batacazo y trepar a lo más alto.

Con un Matías Fritzler que difícilmente salga en la tapa de los diarios pero no por eso deja de ser una pieza fundamental en el equipo de Guillermo Barros Schelotto. Además de ser el capitán, es el motor en el mediocampo y barre la zona constantemente dificultándole al rival el traslado de pelota en la zona de creación de juego.

Esta vez le tocó sufrir la efectividad del Granate al fatigado equipo de Néstor Gorosito, que venía de hacer historia pasando a semifinales de la Copa Sudamericana. En la velocidad de Regueiro y la presencia de Pizarro se hallan los motivos de este magnífico presente de un Lanús que asumió el rol de candidato y no lo evade a pesar de que deberá sostener esta performance hasta el fin del torneo y además dependerá de lo que suceda con el líder y el escolta.

El jugador: tres de los cinco que su equipo le hizo a Arsenal y los dos del viernes a la noche en la remontada ante Godoy Cruz ubican a Facundo Ferreyra como uno de los jugadores más importantes en este último tramo del torneo, sacando de la primera plana a Nacho Scocco, que tuvo una merma en su rendimiento al igual que el resto de sus compañeros.

Atento en todas las jugadas, incluso cuando la pelota está muy lejos de su posición, optimista para seguir corriendo hasta el final aunque parezca que el defensor rival controlará la situación -así llegó el empate- y rápido para capitalizar rebotes dentro del área, como lo hizo en el tanto de la victoria cuando en apenas un par de segundos cabeceó y luego sacó un derechazo fulminante.

Para ser campeón se necesita de varios factores y uno de ellos es que los jugadores lleguen con la frescura suficiente para poder afrontar la última parte del torneo en óptimas condiciones. Esto parece estar sucediéndole a Vélez que, sin haber hecho demasiado ruido, aprovechó el momento indicado para dar el golpe.

El gol: en esta fecha hubo pocas visitas de la pelota al arco, pero afortunadamente siempre hay un gol que se destaca por sobre el resto y esta vez fue Román Martínez el que, con un bombazo que hizo escala en el palo derecho de Sara antes de inflar la red, revirtió un partido que había empezado torcido para Estudiantes. Aunque está a ocho puntos de Vélez y quedan 15 en juego, el Pincha busca terminar de la mejor manera una campaña que ha sido por demás irregular.

Si hay un equipo que tenía que aprovechar el empate de Newell’s era Boca, que lo recibirá en la próxima fecha y que también debe enfrentar a Racing y Vélez. Lo único que hizo el equipo de Julio Falcioni fue esperar otro milagro del joven Paredes, que con un par de remates de media distancia pudo haber abierto el marcador de un partido en el que Colón y el Xeneize apenas merecieron lo que se llevaron.

Algo parecido le sucedió a Racing, que en su cancha tenía la posibilidad de quedar tercero junto con Lanús y Belgrano, pero no pudo ante un Arsenal que, aún con la mente distendida por la victoria en la Supercopa apuntó a no perder y dio en el blanco. Hasta pudo habérselo llevado sobre el final con un tiro libre que se desvió en la barrera y besó el palo derecho de un Saja totalmente jugado hacia su izquierda. El conjunto de Zubeldía hizo un poco más como para quedarse con los tres puntos pero le faltó audacia, tanto al entrenador como a los jugadores, para comprender que a esta altura del torneo, los empates no sirven.

Aunque las cosas puedan cambiar porque en el fútbol no hay nada dicho, la actualidad de los equipos del primer pelotón hace que el mismo se divida en dos: los que pelearán verdaderamente por el torneo, que son Vélez, Newell’s y, un paso atrás, Lanús y Belgrano, mientras que Racing y Boca ya quedaron relegados, pero este último tiene que medirse ante líder y escolta, por lo que puede ser determinante en el torneo. Se viene una fecha a mitad de semana, así que no habrá que esperar mucho para el próximo resumen. Hasta la próxima…

Artículos relacionados