thumbnail Hola,

Nuestro catedrático francés vuelve al ruedo y nos hace una exposición, sucinta de la carrera del 10 y los problemas que se le adjudican pero no tuvo...

All BoysArgentinosArsenalAtlético RafaelaBanfieldBelgranoBoca JuniorsColónEstudiantesGodoy Cruz
IndependienteLanúsNewell'sOlimpoRacingSan LorenzoSan Martin (SJ)TigreUnion de Santa FeVélez

 

Por Poyetán Le Blanch.-

Es imposible, completamente, para quienes lo conocen y para los que no también, pensar que Juan Román Riquelme es una persona conflictiva. O en la sociedad Latinoamericana tenemos mal los conceptos de valía, compañerismo, y códigos, o simplemente, somos todos riquelmistas…

Se dice que Juan Román Riquelme es conflictivo. Sin dudas lo es si tomamos la acepción laboral de la palabra (según figura en el diccionario de la RAE –Real Academia Española-) el que enfrenta a representantes de los trabajadores y a los empresarios. Entonces Riquelme es conflictivo, porque si algo caracterizó a Román fue luchar contra el statu quo, toda su vida profesional.

Y se puede repasar tranquilamente en los últimos “conflictos” –en este caso la acepción tomada es la de: Problema, cuestión, materia de discusión- el 10 de Boca ha sabido siempre ocupar su espacio, su lugar, y su querencia, sin renunciar a sus convicciones qué, paradójicamente, han sido para el bien de todos y no el individual. Veamos…

Se le adjudican a Román conflictos con Van Gaal, Pellegrini, Bielsa, Maradona, Palermo y Falcioni… existieron, está claro, las luchas forman parte de las sociedades y de los grupos humanos. El hecho real es saber las causas y las consecuencias a la hora de buscar los responsables y de qué lado estar… porque conflictivos somos todos, pero el tema es ver a favor del bien común y de eso nada se le puede criticar a Juan Román.

Conflicto con Van Gaal

Existió la lucha dentro del campo de juego. Nunca fuera de él. Van Gaal quería un carrilero por derecha y el estilo de Riquelme es, fue y será otro. Dijo de él Van Gaal cuando lo entrenaba en Barcelona: “Es increíble, nunca vi un jugador que siempre quiera dar el pase determinante, del principio al fin”… todo un elogio en boca del holandés. Dijo Román luego de su salida –porque nunca busca el malestar colectivo en pos de un beneficio individual- “Me ha tocado de tener de entrenador a Van Gaal que son unas de las pocas personas que dicen las cosas a la cara. Yo llegué el primer día, me sentó en una mesa y me dijo que yo era una contratación del presidente y no de él, que él no me había pedido. Entonces ese día me quedó claro que no iba a jugar, que iba a ser difícil. Prefiero que la gente sea así, a que me de un abrazo y luego no me ponga. El hombre fue sincero, me lo dijo a la cara y me lo comunicó de esa manera y a mi me ayudó mucho porque me ayudó a crecer” –entrevista con Fernando Niembro en Fox Sports-.

Queda claro que no hubo conflicto y que nunca primó su estrellato por sobre el grupo…

Conflicto con Pellegrini

El Ingeniero, no es precisamente un agradecido de quienes lo ayudaron a destacarse. Parece que mejor para su vida sería construir puentes que armar un equipo… El conflicto –y laboral- en el Villarreal se sucede porque luego de que el Submarino cumpliera con la mejor campaña en la Champions de su historia –semifinalista- los amarillos estaban al cerrar la nueva temporada invernal –es decir sólo dos meses de juego- cerca de los puestos del descenso. Al equipo le cortaron las vacaciones por órdenes de Fernando Roig –dueño del club- y el malestar reinaba en el vestuario. Cómo jugador estrella y lógica voz cantante de sus compañeros, Riquelme fue el encargado de hablar por él y sus compañeros. Roig no lo soportó, un motín a la vista y contra la patronal… Pellegrini en lugar de defender al grupo optó por sumirse bajo los órdenes del poder. El resultado fue que Riquelme y otros jugadores –como Sorín- terminaron allí su temporada. La reflexión del entrenador… absolutamente autoritaria: “Su talento es indiscutible, pero nadie puede estar por encima de lo que es el principio de autoridad”.

Conflicto con Bielsa

Nunca existió, simplemente el entrenador optó por no llevarlo en su mejor momento. ¿Las causas? Exclusivamente tácticas, Bielsa siempre optó por un sistema, en los esquemas de Bielsa abundaban los jugadores versátiles, y hasta los extremos ofensivos tienen responsabilidad de marca, el gran defecto de Riquelme es que no sabe defender y solo juega una posición, aunque esto sería subestimar al jugador y también al entrenador. Riquelme es uno de los jugadores que más recuperan balones en Boca –estadísticas de los entrenamientos- y Bielsa, en todo caso, llevó a Pablo Aimar a ese seleccionado. La causa, nuevamente, táctica. Bielsa es muy vertiginoso en sus traslaciones de balón y Riquelme aporta la pausa. Nunca ni uno ni otro mencionó el tema ni habló mal respectivamente.

Conflicto con Maradona

Es de público conocimiento. Y en todo caso, aquí habría que preguntarse quién es el conflictivo y quién mantuvo siempre su línea de conducta. El lector inteligente tiene la respuesta más que clara. Riquelme valora los códigos y hasta el mismo hijo de Alfio Basile salió a comentar lo sucedido. Juan Román estuvo en contra de las formas en que Maradona consiguió quedarse con el mando del seleccionado argentino. Camarilla, seducción de algunas figuras para que vayan para atrás, y llamadas a todos para cumplir con su anhelo. La renuncia más dolorosa de un jugador al seleccionado albiceleste podría haber sido esta. Se notó que a la Argentina le faltó el eje en el Mundial 2010, y su eje lo vio por televisión por absoluta convicción y respeto a quienes han sido leales siempre. “No tenemos los mismos códigos con el DT y no podemos trabajar juntos, se terminó un ciclo para mí”, afirmó Román.

Conflicto con Palermo

Un cero a la izquierda, es decir, no suma. Nunca el conflicto con Palermo dejó de darle a Boca un campeonato. Sin embargo, los aires de protagonismo del 9 –para muchos un tronco, como dijo el Nene Sanfilippo- lo llevaron a declaraciones explosivas incluso cuando había dejado ya la actividad: “Boca salió campeón porque yo me fui”… sin palabras. Riquelme siempre minimizó la situación: “Nunca fuimos amigos, somos profesionales y dentro del campo damos lo mejor para que gane Boca”.

Un desagradecido Palermo –que de los más de 200 goles que hizo en Boca le debe al menos la mitad a Riquelme y el resto a Guillermo Barros Schelotto y Rodrigo Palacios- no dejó de mostrar su diferencia aún estando afuera. Para su despedida fue capaz de invitar al chileno Iván Zamorano –con el que se ha cruzado cuatro veces en su vida- pero no a Riquelme.

Y le dolió a todos, en boca y Boca del Vasco Arruabarrena: “Soy amigo de los dos y ellos saben que no voy a romper una relación por algo que no me incumbe. Como hincha de Boca disfrute de los dos porque dieron muchas alegrías”, en alusión a verlos juntos en la despedida.

Conflicto con Falcioni

Otra vez más, las aguas y los medios que traen y llevan. Te levantás a la mañana con la noticia de que renunció Falcioni –al que una gran amiga ha bautizado Le visage du vagin- por un conflicto con Riquelme… Los medios luego confirman la versión… Falcioni no renuncia y Riquelme no fue el involucrado… Que no están de acuerdo en la forma táctica y en la visualización del fútbol, estamos de acuerdo. Que Riquelme haya dicho: “Falcioni me hizo correr como un boludo”, para los que vimos la entrevista, fue sacar una frase de contexto en la que Román expresó que es un profesional, no se queja y asume las órdenes que da el DT… el resto, el resto es puro cuento.


Artículos relacionados