thumbnail Hola,

"El planteamiento correcto sería intentar ganar los máximos títulos posibles con un estilo propio", nos explica en una entrevista exclusiva

Sonia Cervantes es conocida por su labor en Hermano Mayor. Psicóloga de reconocido prestigio, aceptó charlar con nosotros sobre el Barcelona-Real Madrid que se disputará este domingo en el Camp Nou.

Fue una conversación larga y distendida. Repitió mucho la palabra "estrés" y nos ayudó a entender cómo afrontan los protagonistas del Clásico un acontecimiento tan importante. Messi, Cristiano Ronaldo, Tito Vilanova, José Mourinho e, incluso, Pep Guardiola. Muchos nombres propios en una charla que mezcló la psicología con el fútbol.

¿Cómo se prepara deportista mentalmente para un acontecimiento como el del domingo? ¿Hay una motivación especial?
"La motivación es uno de los componentes más importantes en un deportista. El factor mental es importantísimo en un partido como el domingo. La presión psicológica en un Clásico es muy fuerte. Una buena preparación mental sería tener en cuenta cómo se maneja un deportista ante el estrés".

Pese a todo lo que han jugado los futbolistas de Barcelona y Real Madrid, ¿es posible que alguno se sienta superado por el partido?
"Depende de cómo gestionen el estrés. Hay gente que ante situaciones estresantes actúa al 100% de sus posibilidades. Hay otros que ven que el entorno y todo lo que hay alrededor puede con ellos. Si consigues aislarte y tomar el partido como uno más, será positivo para ti. Al fin y al cabo son tres puntos más. El problema es el peso social que tiene un partido así. Eso puede jugar en contra del deportista".

Vayamos a nombres propios. ¿Cómo afronta Tito Vilanova el hecho de pasar de ser el segundo a convertirse en el centro de atención?
"Para él puede ser una prueba de fuego. No estará igual de tranquilo que ante otro partido. Antes era el segundo, ahora es el primer entrenador. Y fíjate de quién era segundo. Era segundo de un hombre que se lo dio todo al Barcelona. Es el momento de estar a la altura de los acontecimientos. Y eso produce mucho estrés. Si es  capaz de olvidar el estrés y centrarse en el trabajo, le irá bien".

¿Podemos decir que lo toma como un examen a nivel personal?
"Puede ser, aunque un Barça-Madrid es un Barça-Madrid para cualquiera. Estoy segura que Guardiola, pese a los que disputó, no lo tomaba como un partido más. Y para Vilanova tampoco lo será".

El problema vendría si el Barcelona pierde. La prensa se atrevería a lanzar críticas que, con Guardiola, apenas aparecieron.
"Cuando estás de cara a la galería o eres un personaje con repercusión social, tienes que aceptar tanto lo bueno como lo malo. Debes convivir con la crítica al igual que lo haces con el elogio. Si no acepta ese rol, lo llevará mal".

Recordemos a Pep Guardiola. Él cambió la historia reciente del Barcelona. Cogió a un equipo deprimido y lo convirtió en uno de los mejores de la historia. Sin duda es una gran labor futbolística, pero... ¿También psicológica?
"Hay que tener en cuenta también la calidad y el talento de los jugadores que tuvo. Lejos de eso, es importante la cohesión grupal y mentalidad de equipo que consiguió armar. Logró transmitir una unión que, hoy por hoy, aún permanece. Los jugadores salían al campo sabiendo que iban a ganar. Y esa mentalidad ganadora es clave en el éxito".

¿Es fácil o difícil mantener la exitosa línea marcada por parte de Pep Guardiola?
"Mira, Vilanova se equivocaría queriendo ser una copia de Guardiola. El planteamiento correcto sería intentar ganar los máximos títulos posibles con un estilo propio. Querer estar a la altura de su antecesor genera mucho estrés. Guardiola fue Guardiola y ganó con su estilo. Vilanova debe ser Vilanova pese a tener muchas cosas en común con Pep".

Otro de los nombres propios es el de Cristiano Ronaldo. Hace años, cuando jugaba contra el Barcelona, parecía bloqueado. Fallaba ocasiones claras y no ofrecía su mejor versión. Todo cambió tras el gol que marcó en la final de la Copa del Rey del año 2011. ¿Tanto puede cambiar el guión a raiz de una acción que duró un instante?
"Hay que tener claro, para empezar, que cuerpo y mente son uno. Y el motor es el cerebro. ¿Qué queremos decir? Tú puedes ser capaz de regatear, golear y brillar, pero si estás estresado, no lo vas a hacer. El caso de Cristiano Ronaldo es muy curioso. El gol del que tú hablas sirvió para desbloquear la situación".

¿Crees que estaba bloqueado hasta que anotó en aquella final?
"Es posible que Cristiano saliera al campo pensando en darlo todo, tomando cada partido como una prueba de fuego. Y eso genera mucho estrés. Ahora, si eres capaz de hacer una cosa una vez, serás capaz de hacerla cuarenta veces. Y eso ocurrió con Cristiano. Marcó el gol y pensó que podía ocurrir más veces. Fue como quitarse una espina clavada".

Lionel Messi también aparece en escena. ¿Es Guardiola el artifice de la gran evolución del argentino?
"La sensación que tengo es que Guardiola lo mimó mucho, precisamente para evitar que no se lo creyera demasiado. Guardiola vio un jugador con mucho potencial y trabajó para aislarlo del ruido mediático. Siempre digo que es más difícil gestionar el fracaso que el éxito. Y si encuentras el éxito de golpe, es difícil controlarlo. Ahí estuvo acertado Pep, sabiendo tratar la enorme proyección de Messi. Y además, como jugador sacó lo mejor de él. Eso es indudable".

Me gustaría echar la vista atrás. Durante los últimos Clásicos hemos vivido mucha crispación. Y en algunas acciones, estaban inmersos jugadores que, lejos del terreno de juego, son amigos. ¿Pueden dos futbolistas llegar a olvidar su trato personal nada más pisar el césped?
"Deben dejar la amistad fuera del campo. Dentro son rivales. No justifico agresiones ni conductas violentas, pero un profesional debe olvidar que el que está delante es su amigo o su compañero de selección. Es su rival. Te pondré un ejemplo: Imagina que trabajas en la empresa de tu padre, y tu padre es el jefe. ¿Lo tratarías como padre o como jefe?".

Supongo que como padre.
"Ese es el error. Ahí voy. Hay que saber diferenciar el rol personal del profesional. En el trabajo no puedes mezclar. Mientras dure el horario laboral, no es tu padre, es tu jefe. Pues en el terreno de juego es igual. No es tu amigo, es tu rival. Cuando ya el árbitro señala el pitido final, todo cambia, pero mientras tanto, hay que tener claras las prioridades".

Antes hablábamos de Vilanova, ahora te voy a preguntar sobre José Mourinho. Es directo, lanza mensajes y le gusta motivar. ¿Cómo valoras el guión que suele seguir en las ruedas de prensa?
"Lo veo muy estratega. Hay veces que, queriendo motivar, acaba desmotivando. Nadie duda de su buena intención, pero hay momentos en los que no conviene machacar a un jugador tras un flojo encuentro. Es su manera de ser y no le va mal. Es muy temperamental y la gente así me gusta. Lo único que le podría aconsejar es que pare y piense antes de hablar en alguna ocasión".

Para terminar, un resultado.
"Creo que el Real Madrid se adelantará en el marcador, pero el Barcelona ganará 2-1".

Artículos relacionados