thumbnail Hola,

El internacional brasileño habla en exclusiva para Goal y reconoce le encantaría que el ex defensor 'ché' tenga el mismo impacto en Mestalla queel técnico blaugrana en el Camp Nou

Diego Alves ha admitido que el nuevo técnico de Valencia, Mauricio Pellegrino, tiene la difícil tarea de continuar la andadura de Unai Emery, pero el portero tiene la esperanza de que el nuevo entrenador pueda ser el Pep Guardiola valencianista. El club confirmó el lunes que el ex-central Pellegrino volvería a Mestalla en un contrato de dos años.

Emery, cuyo próximo destino es el Spartak de Moscú, ha sido objeto de numerosas críticas estos últimos meses, pero Diego Alves no siente nada más que respeto por un hombre con el que ya había trabajado previamente en el Almería.

En consecuencia, el brasileño espera que Valencia apueste plenamente por Pellegrino, quien trabajó junto Rafa Benítez en el Liverpool y el Inter, ya que sin duda se trata de una decisión similar a la que tomó el Barça al nombrar técnico del primer equipo a Guardiola en 2008, a pesar de su falta de experiencia en los banquillos.

"Emery es alguien que ya conocía ya que él fue el entrenador en mi primer año con el Almería, cuando terminamos en octavo lugar", explicó el ex del Atlético Mineiro a Goal.com.

"Es un entrenador que ha adquirido mucha experiencia en el Valencia. Ha sufrido una gran presión, pero ha logrado algo que muchos no lo hacen, que es la clasificación para la Liga de Campeones durante tres años consecutivos”, evidenció Alves.

"Para un entrenador del Valencia, que debe hacer frente a las dos superpotencias que son el Real Madrid y Barcelona, creo que ha cumplido a sus objetivos (...) En cuanto a Pellegrino, creo que es un símbolo del club. Yo no lo conozco personalmente y no tengo ni idea del trabajo que puede hacer, por lo que es una apuesta arriesgada (...) Podría ser algo similar a lo que sucedió con Guardiola en Barcelona. Esperemos que salga bien. Conoce el club mejor que yo, así que sabe lo que hay que hacer para que el Valencia alcance sus metas".

Sin embargo, Diego Alves no espera que Pellegrino rompa la hegemonía que actualmente comparte Real Madrid y Barça en la Liga BBVA. "Es difícil hoy en día", reflexionó. "Sabemos que el poder adquisitivo del Real Madrid y Barcelona es muy diferente de la de Valencia a causa de los derechos de televisión cuotas. Se trata de dos potencias mundiales, a pesar de que no llegaron a la final de la Liga de Campeones”.

"Que el Valencia pueda terminar en tercer lugar detrás de ellos es importante. El objetivo general del club es llegar al punto de competir de tú a tú con ambos conjuntos, pero es complicado por la fuerza de los dos, tanto en el sentido financiero como por los jugadores que atesoran".

Diego Alves, que ha sido convocado en dos ocasiones por la selección, pasó cuatro años en el Almería antes de trasladarse a Mestalla el pasado verano para defender la meta che. “El primer año en el campeonato español con el Almería, acabamos en el octavo lugar, completando una temporada fantástica, aunque yo sabía que el objetivo del club no era ese, sino mantenerse en la primera división”, comentó el arquero brasileño. Para Alves la adaptación al fútbol nacional, y en concreto al Almería, fue relativamente sencilla, ya que, entre otras cosas, tuvo que cambiar el ‘chip’ ante situaciones como la falta de presión o ser un jugador desconocido para la afición del viejo continente.

“En Europa, la gente apenas conoce a los jugadores brasileños, con excepción de aquellos que militan en clubes del continente o Neymar, Ganso...que son futbolistas que sobresalen del resto. Pero creo que lo mío fue algo así como una promesa, una inversión del club a largo plazo ya que llegué con 22 años y pasé cuatro aprendiendo y madurando en las filas del Almería. Todo ello me sirvió para adaptarme a lo que estoy experimentando en Valencia, tanto aspectos dentro del campo como en la parte táctica y cosas que sólo se obtienen con la experiencia”.

Alves considera merecido el reconocimiento recibido ya que trabajó mucho para alcanzar las metas, aunque su temprano éxito no es algo que melló su progresión sino que eligió seguir creciendo como portero en otro club ante las numerosas ofertas de otros equipos, y más concretamente la del Valencia.  “Todo el mundo sabía que el Almería se me quedaba pequeño para que pudiera avanzar en mi carrera, por lo que opté por elegir un club de la liga española, en la que ya estaba adaptado y había jugado numerosos encuentros. Pienso que fue la decisión correcta, ya que el Valencia necesitaba un portero de confianza y yo sabía de la grandeza del conjunto che tanto en España como en Europa”.

Pero a su llegada Valencia se encontró con un portero en el que Emery también depositó su confianza, Vicente Guaita. Aunque sorprende, teniendo en cuenta los antecedentes en la portería valencianista (mala relación entre Cañizares-Palop), la buena relación entre ambos. “Guaita es una promesa que hoy día ya es una realidad. Es un portero grande y tenemos una relación muy buena, a pesar de que muchos pensaron que podría ser similar a lo que pasó profesionalmente entre Cañizares y Palop que acabó con la salida de Andrés. Pero Guaita conmigo es totalmente diferente, siempre nos hemos tratado muy bien”, expuso el cancerbero internacional por Brasil, remarcando los continuos relevos en portería, siendo él el encargado de defenderla en Liga de Campeones, Europa League y Copa del Rey mientras que Vicente Guaita en Liga, hasta su lesión, que le estuvo apartado durante tres meses, un tiempo que Diego empleó acertadamente para hacer de la portería che un fortín. “Pero la decisión final es del entrenador, por lo que hay que trabajar y esperar las oportunidades”, concluye.

Relacionados