thumbnail Hola,
La Columna de Ivar Matusevich: Canales y el riesgo de estancarlo

La Columna de Ivar Matusevich: Canales y el riesgo de estancarlo

El Real Madrid, de no mediar alguna sorpresa de las calificadas como mayúsculas, se hace con los servicios de una joya que brilla, y no de un diamante en bruto. La edad, 18 años, poco tiene que ver con que su destino deba seguir siendo el Racing. Ivar Matusevich analiza el posible estancamiento de un crack, si no sale pronto de El Sardinero.

Por Ivar Matusevich.-

El único jugador en la historia del fútbol capaz de hacer jugar a once paquetes y, encima, deslumbrar como si fuera una cuestión de paso, era Diego Armando Maradona. Su Nápoles, equipo de media tabla para abajo, se codeó con la crema del fútbol italiano en su época dorada y quedó en la memoria colectiva como el conjunto que torció la supremacía de los ricos de Italia.

Dicho esto, y con la nula probabilidad genética de que hecho semejante se repita, todos los demás enormes cracks que nos dio la vida, han necesitado del grupo para potenciarse, para evolucionar y no quedar olvidados en el estancamiento de una carrera que prometía. Repito, a excepción de Maradona, estrellas como Zidane, Ronaldo y Ronaldinho han sido una onceava parte de una orquesta, muy importante sí, pero jamás el famoso "Diego y diez más".

Pero entremos en materia: ante todo he de aceptar que el Real Madrid hace una operación excelente, teniendo en cuenta el precio, la edad y la calidad de Sergio Canales. Sus formidables condiciones nos obliga a mantenernos alertas ante su más que probable irrupción en el fútbol grande, siempre y cuando no lo estropee la política de compro por las dudas que tienen los merengues.

Le gente habla de progreso, como si fuera una cuestión de tiempo y no de calidad de aprendizaje. No importa que Canales tenga 18 años, sino cuáles son las condiciones que necesita para deslumbrar con sus incuestionables virtudes. La vida, si de tiempo hablamos, por lo general te enseña cómo sobrevivir en el estercolero, pero para superarlo, no es la casuística sino los hombres los que te ayudan a progresar.

En este sentido, si tal y como se sospecha, los merengues lo dejan cedido en el Racing entre una y dos temporadas, el riesgo de estancamiento es real, nunca mejor dicho. Compararlo con Garay es una estupidez más del común de los balconeros de turno, porque para un defensa en desarollo, jugar en un equipo al que dominan le viene de maravilla -en espacios cortos- para probar y probarse con rivales de peso y en situaciones de inferioridad. En resumen: un central aprende si lo atacan y un delantero, si su equipo juega al ataque.

Y por cierto: ¿quién dice que Canales no le puede discutir el puesto a Kaká o a quien haga falta? Sin embargo, nadie apuesta para que el juvenil tenga el roce necesario ya mismo con jugadores de los que realmente puede aprender facetas del juego y comportamientos de vestuario que lo harían un jugador mucho más rico de lo que es. Además, sin la presión de tener que jugar siempre, y con la contención afectiva necesaria, podría explotar en un grande y más pronto que tarde.

Por lo visto, el Real Madrid no quiere asumir riesgos con el talento, y lo dejará en El Sardinero hasta que, por generación espontánea, el chico esté listo. En el transcurso, en vez de recibir las enseñanzas de un Arsene Wenger, por ejemplo, seguirá en el Racing, peleando por no bajar y aprendiendo la poca ambición del que se conforma con el empate.

Si eso es progresar, evidentemente no entiendo nada. Sinceramente, creo que Sergio Canales necesitaba dos salidas: una, en el Real Madrid y con la confianza de todos, algo que no sucederá porque los merengues ni con Canales moldearán un crack; y, dos, haberse mudado a Inglaterra, haber aprendido de un gran técnico, de un país diferente, de otra lengua y de otra cultura. Eso es progresar, como lo hizo Cesc Fábregas. Lo demás un riesgo que poco tiene que ver con el desarrollo del jugador. Ahora mismo, depende de su suerte y no de lo que le enseñen. Una pena.



TODAS LAS COLUMNAS DE IVAR MATUSEVICH
PARTIDOS Y CLASIFICACIÓN DE LA LIGA BBVA

Artículos relacionados