thumbnail Hola,

El juvenil madridista, hijo de Zinedine Zidane, podía haber escogido defender a La Roja. El club respeta la decisión “de él y de su familia”, y se congratula por su citación

El Juvenil A del Real Madrid cerró este miércoles su pase a los cuartos de final de la UEFA Youth League después de ganar 2-1 al Nápoles en el Estadio Alfredo Di Stéfano en un partido que dominó de principio a fin, pero que no logró cerrar hasta la última jugada del mismo. Fue Aleix Febas el que marcó el segundo gol para los blancos con una sensacional volea desde 25 metros. Aunque quizás el mejor jugador del partido no fuera el mediocentro, que salió desde el banquillo, sino precisamente el jugador al que sustituía: Enzo Zidane.

El mediapunta, que lucía el brazalete de capitán con el dorsal ’10 a la espalda, cuajó una primera parte soberbia, con varias jugadas individuales que hubiera firmado su mismísimo padre hace tan sólo unos años atrás. Se quedó con la miel en los labios al no poder marcar un gol que pusiera la guinda a su magnífica actuación, pero el guardameta napolitano Scalese abortó el tanto en el mano a mano con el francés.

Pese a ello, tras el partido el entrenador Luis Miguel Ramis quiso valorizar la actuación de Enzo: “Ha jugado bien, sobre todo la primera parte, ha ocupado muy bien los espacios entre líneas, y muchas de las soluciones en campo rival nos las daba él. Ha tenido mucha movilidad, ha jugado rápido, ha pisado el área, ha trabajado defensivamente. Ha estado muy bien”.

No era un partido cualquiera para Enzo, por cierto. Y es que esta misma semana estrenaba su condición de internacional francés con las categorías inferiores del combinado ‘bleu’, y el partido de la Youth League era el primero que jugaba desde entonces. Su entrenador, Ramis, desvelaba la felicidad contenida del joven mediapunta: “Enzo está muy contento ahora que va con Francia, y siempre es motivo de satisfacción para él y todos los chicos que van con las selecciones. Van con muchas ganas de defender a su país, y nosotros encantados porque es el fruto de su buen trabajo en nuestro club, y es un refuerzo para que sigan trabajando”.

Feliz el jugador, feliz el Real Madrid, por tanto, que bendice de esta manera la convocatoria del joven Enzo con la selección del gallo. Y eso, pese a que podía haber representado a la selección española. Sin embargo, hay un profundo respeto a “la decisión de él y de la familia de jugar con Francia y no con España”, según explicaba Luis Miguel Ramis. “Lo importante es que el jugador se vaya sintiendo cada vez más importante, que lo está haciendo, que vaya mejorando, y que a final de temporada esté preparado para otras cosas”. Quién sabe si el ascenso al Real Madrid Castilla desde el Juvenil A, mismamente.


Artículos relacionados