thumbnail Hola,

El antimadridismo más encendido aprovechará la expulsión de CR9 para atizarle con todo. Ninguno se acordará de la asistencia que dio, las patadas que recibió, el penalti que forzó y el gol que anotó. Se perderá el choque ante el Valencia pero, le pese a quién le pese, volverá y seguirá demostrando su enorme calidad. Lo sentimos.

Por Quillo Barrios.-

El Real Madrid-Almería tiene, para bien y para mal, un nombre propio. El de siempre. El que sale en todas las portadas. Cristiano Ronaldo. Un hombre que demostró ser capaz de lo mejor y de lo peor en un terreno de juego.

Debemos criticar su autoexpulsión, ya que es inadmisible que un futbolista vea el túner de vestuarios por agredir a otro. No se puede tolerar (por esa razón le suspendimos en las notas del encuentro). Pero también debemos ser justos y decir que el crack portugués destrozó al Almería con una exhibición impresionante.

Los antimadridistas aprovecharan la roja de CR9 para cebarse con él y decir que es un chulo, un prepotente y alguna barbaridad más. Seguro que cuando analicen al ex del United se les olvida decir que dio la asistencia del primer gol, ufrió todo tipo de faltas (una de ellas con los tacos en la rodilla),  forzó un penalti (no fue) y anotó el tanto de la sentencia. Es decir, omnipresente en cada jugada ofensiva de su equipo.

Y es que, Cristiano, que sufrió un episodio de enajenación mental transitoria, demostró ser uno de los mejores futbolistas del planeta durante los minutos que estuvo en el terreno de juego.

Desequilibró, disparó, regateó, goleó... Lo tiene todo y lo demuestra en cada partido. Atizarle ahora por un comportamiento infantil es ventajista. Nosotros lo hicimos en la crónica, ya que es nuestra obligación contar lo que vimos, pero con la cabeza fría debemos reconocer que él solito se basta y se sobra para decantar un partido.

Lo peor es que se pierde el duelo en Mestalla. Lo mejor es que vuelve a dar miedo a sus rivales, algo que se demuestra en las críticas desmedidas que está recibiendo.

PD: Todavía no he escuchado nada sobre la criminal entrada que recibió en la primera parte (a la rodilla y sin balón) y la agresión que sufrió antes de su expulsión. ¿Nos acordamos de lo que queremos?

Artículos relacionados