thumbnail Hola,

David Silva es uno de los talentos más grandes del fútbol español y, por tanto, europeo. Aquí va algo de su historia, la historia de un gigante silencioso.

Por Alfonzo Loaiza Pérez.-

Año 2005, Segunda División, para muchos cadistas el año más feliz que hemos vivido, el recuerdo de ese equipo que ascendió en Chapín que aún tarareamos de carrerilla: Armando,Varela, Paz, De Quintana, Raúl López, Fleurquín, Suárez/Bezares, Enrique, Sesma, Pavoni y Oli.  

Por aquel entonces, en aquella lucha por el ascenso,en las filas de un insólito Eibar dirigido por Mendilibar sorprendió un jovencísimo canario de nombre David y récien cumplida esa edad en la que se estipula que estás preparado para conducir y para votar, los 18 años.  

David, David Silva, centrocampista fino, de la vieja escuela canaria, de Argineguín como otro mago del balón Juan Carlos Valerón del que hereda el talento, no era válido para el Real Madrid por ser de pequeña estatura -lo mismo hicieron con Andrés Iniesta- y así se le escapó una perla y un diamante al conjunto blanco, y con 13 años el canario eligió Valencia como su destino porque el Madrid rechazó la magia de aquel pequeño. Aquí, llegamos al punto que habíamos dejado aparcado, su cesión al Eibar de Segunda División.  

Gracias David por ser español

El canario callado, de carácter tímido que habla sobre el terreno de juego y que a base de esfuerzo ha forjado su carácter, la calidad técnica llevada al máximo exponente.  David Silva, tuvo la oportunidad de subir al Eibar a la Primera División, pero no quiso, en un Lleida-Eibar: tuvo la honestidad de enviar el balón fuera -obtuvo el Premio Fair Play- cuando partía sólo con ventaja por la lesión de un rival. Se debe ganar con elegancia y perder con dignidad, ese es el estilo que impera en el juego noble de David Silva que está llamado a ser un emblema de calidad técnica y humana.  

El centrocampista valencianista, fue quebrando barreras, tras su paso por el Eibar con el que no ascendió pero enamoró a todos los aficionados eibarreses, se marchó otra vez cedido hacia Vigo, con el Celta consiguió algo impensable para un equipo recién ascendido, la clasificación para la UEFA, al año siguiente a la vez que el Celta se hundía sin la figura del canario, en el Valencia se hacía importante con aquel gol en Stamford Bridge que luego emuló otro fuera de serie, Andrés Iniesta.

Cech tiene un imán para que sus goles encajados sean fascinantes, y en el mismo escenario fueron los sorberbios tantos de Ronaldinho, Iniesta y Silva por esa escuadra inalcanzable aunque mida dos metros.  

Así llegó su estreno con en la Selección, su presentación fue en el Ramón de Carranza aunque estuvo empañada por la derrota de La Roja que estaba deprimida y se sentía decaída por la eliminación en el Mundial de Alemania ante Francia.

Fue David, David Silva el que aupó a aquella Selección, enalteció el juego de toque asociándose con Iniesta y Xavi; y el chaval de apariencia tímido, fortaleció la moral de nuestra Selección, reanimando a un centro del campo con la nobleza y calidad canaria de Valerón, aquel equipo estaba vacío, necesitaba una pincelada, la solidaridad,el respaldo y el empeño del jugador que más corre y trabaja de nuestra Selección según palabras de su compañero Villa; realmente es un chico que ha madurado entre la robustez vasca, las meigas gallegas, el mojo picón canario y el arroz valenciano, ingredientes básicos para el impulso en su carrera deportiva, un cóctel de fortaleza vasca, magia gallega, técnica canaria y toque valenciano.  

De esta manera, con la actitud de Silva y con su juego pulcro y elegante se empezó a incubar una Selección para la historia que seduciría y conquistaría Europa en la etapa donde prima el estilo de los solistas como se percibe con Cristiano y Messi en busca del Mundial con Portugal y Argentina.  

El sábado en Riazor ante Bélgica, Silva marcó dos goles con la Selección. Desde mi honesta opinión, avalo que marcará una época con su zurda prodigiosa en una Selección a la que primero activó y aceleró por el carril zurdo y ahora comienza a dirigir y a guiar con su clase y delicadeza. El seductor y cautivador hechicero canario de talante fraternal y encantador no tiene nada que envidiar a los galácticos madridistas.  

Relacionados