thumbnail Hola,

En el marco de la Liga donde los papeles apuntaban a que el Real Madrid y el Barcelona serían los únicos serios aspirantes, el Sevilla apareció entre ambos para dar seria pelea.

Por Alfonso Loaiza.-

Nuestra Liga apuntaba de nuevo a un año de dualidad en la lucha por el campeonato entre los dos equipos todopoderosos de nuestro fútbol: Barcelona y Real Madrid. Un dimorfismo repetido, una película y un baile redundante y aburrido.

El Sevilla que dirige Manolo Jiménez es el único equipo capaz de combatir tal hegemonía. Un conjunto repleto de calidad y juventud con los Navas, Capel, Perotti. Experiencia y veteranía bajo palos con el internacional Andrés Palop. Un centro del campo variado y heterogéneo: Romaric y Zokora, músculo y mucho trabajo africano, Renato y Adriano la técnica y la ambición brasileña. Una defensa fogueada e internacional con Navarro, Squillaci y Escudé y un lateral derecho que se llama Konko, que tras un año plagado de lesiones en el que pasó inadverido,se ha metamoforseado en un nuevo acierto del gran Monchi. El francés que sueña con vestir la bleu se ha convertido en vital para el equipo de Nervión. Y de la delantera nervionense sólo hace falta mencionar el tridente atacante: Kanouté, Negredo y Luis Fabiano, para recitar a su vez la palabra más importante en este juego del balompié: el gol. Tres fenómenos mundiales.

Sintetizando, se trata de un compendio estupendo. Una plantilla compensada, un entrenador de la casa para una afición y una ciudad que inhala sosegada el sabroso panorama que le aguarda al equipo sevillista incrustado entre el baile por la supremacía entre Barcelona y Real Madrid. El equipo culé te derrota por puntos con un juego preciosista y el conjunto madridista por K.O. a base de arreones de sus grandes estrellas. El Sevilla se encuentra en terreno intermedio, combina partidos en los que vence por destellos de Navas o Perotti o contundencia de sus tres hombres de ataque o encuentros en los que enamora con ese empuje de la época de Juande cómo ocurrió en La Catedral ante el Athletic o en la Champions ante el Glasgow Rangers.

El Sevilla está inmerso en la pelea por la Liga que en un principio se antojaba dual. Gracias al buen funcionaminto del equipo de Nervión con los dos extremos más en forma de la liga, con un Navas y un Perotti soberbios. Jiménez ha encontrado el automatismo perfecto, como el Barcelona su equipo tiene un método y es implacable a diferencia del Madrid que aún siendo líder anda sin rumbo futbolístico, buscando un estilo. ¡Jiménez, qué cojones tienes! 

Además el Sevilla cuenta con una plantilla amplia y extensa que abre un abanico de posibilidades con un elenco de jugadores en el banquillo que lo pueden hacer igual de bien que los titulares: en Tenerife fueron ocho las bajas y vencieron con fútbol y facilidad, en oposición al Barça que ya decía Guardiola al comenzar la temporada: " la plantilla es un pelín cortita" tres meses después ya comienza a vislumbrarse la insuficiente plantilla blaugrana, Ibrahimovic lesionado, Messi tocado, AbidalTouré Márquez con la Gripe A y Keitá pronto se irá a la Copa África y en La Catedral donde el Sevilla goleó, el Barcelona sólo pudo sumar un punto.

Con el Sevilla muy pocos contaban para esta Liga frente al Barça del Triplete y al Madrid de los galácticos. Sin embargo, el Sevilla ya está ahí incrustado en la lucha, y si no recuerdo mal, La Cenicienta era la invitada inesperada del baile y al final se convirtió en la reina de la velada. El Sevilla busca batallar ante dos rivales todopoderosos que gobiernan nuestra competición con un dominio y una preponderancia abismal desde los años de un Valencia y un Super Depor campeones que llegaron a ganar la partida a los dos grandes. El Sevilla ha llegado y cómo el Valencia y el Deportivo de aquel entonces ha venido para quedarse e intentar ganar la Liga. Invito a apoyar y alentar a los más humildes y con menos presupuesto siempre, sea quien sea, y en este caso, es un grande de España y un grande de Europa silenciado por la prensa nacional.

La alternativa imperiosa ante la tediosa y monótona redundancia de la superioridad absoluta de Madrid y Barcelona, tiene un nombre, y se llama: Super Sevilla. Animemos y luchemos ante la tiranía de lo predecible.

Los andaluces se levantan, piden tierra y La Liga se anima, gracias a un señor equipo, el Sevilla, de Jiménez, de Perotti, de Navas y compañía. Si es que donde caben dos, caben tres y sobre todo cabe un andaluz.

TODO EL SEVILLA EN GOAL.COM

Relacionados