thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 24 de agosto de 2013
  • • 23:00
  • • Camp El Madrigal, Villarreal
  • Árbitro: Jesús Gil
  • • Espectadores: 13900
2
F
1

Villarreal 2-1 Real Valladolid: Cani despierta al Madrigal

El jugador maño ha sido el autor del gol de la victoria amarilla, cuando todo parecía abocado al empate

El regreso del fútbol de Primera al Madrigal no ha podido ser más afortunado para los amarillos. El Villarreal ha volteado un marcador que se puso enseguida en su contra merced al buen inicio del Real Valladolid, quienes anotaban pronto por mediación de Guerra. Un gol que no impedía a la postre evitar la segunda derrota en la Liga BBVA. Todo lo contrario que los villarrealenses, que han logrado dos victorias consecutivas. Giovani y Cani fueron los responsables del triunfo local.

A pesar de comenzar el partido a una hora tan intempestiva como las 23h, sendos equipos se mostraron lúcidos en el arranque y pronto, muy pronto, se iniciaron las hostilidades. A los 3', una preciosa combinación al primer toque entre Rukavina, Óscar y Bergdich acababa con un servicio filtrado a Javi Guerra para que el ariete definiera con habilidad. Las necesidades del electrónico y la habitual filosofía de los castellonenses exigían monopolizar la posesión ante un conjunto pucelano que buscaba sus opciones en las contras.

El cuadro amarillo hacía daño cuando encontraban los resquicios a la espalda de la zaga blanquivioleta. Precisamente, una apertura de Cani a Jaume Costa forzaba un claro penalti realizado por Alcatraz, el cual llegaba tarde a la cobertura del lateral. La pena máxima era materializada por Giovani con suspense. El gol 'groguet' llegaba en el momento psicológico, antes del final del primer acto.

El empate motivaba que el cuero merodeara ambas áreas pero sin profundizar en ninguno de los casos. El encuentro se diluía en imprecisiones e interrupciones que nadie aprovechaba para cambiar de velocidad, durmiéndose el choque en una peligrosa zozobra. Con todo aparentemente decidido, Cani aceleraba el ritmo en una acción personal en los minutos finales y colocaba el esférico en la escuadra para despertar un partido que parecía abocado al reparto de puntos.

Artículos relacionados