thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 2 de marzo de 2014
  • • 12:00
  • • Camp El Madrigal, Villarreal
  • Árbitro: Ignacio Iglesias
  • • Espectadores: 18693
1
F
1

Villarreal 1-1 Real Betis: Rubén Castro rescata un punto en El Madrigal

Después de 70 minutos de tedio, Iglesias Villanueva le dio emoción al choque con un penalti y una expulsión inventada en un reparto de puntos que no le sirve a ninguno

Lo que es el fútbol. Un Villarreal, que cumple su tercera mejor temporada en Primera División, no pudo frente a un Real Betis, que está realizando la segunda peor. Y todo ello porque al árbitro del encuentro, el monologuista Iglesias Villanueva, se le ocurrió expulsar a Ikechukwu Uche a diez minutos para el final después de una primera cartulina muy rigurosa. Los heliopolitanos perdían 1-0 y se lanzaron desbocadamente al ataque. La insistencia obtuvo su premio con el gol de cabeza de Rubén Castro, que ha marcado los últimos cinco tantos béticos en Primera, y pudieron llevarse los tres puntos si no hubieran fallado Jordi Figueras, Braian Rodríguez y, sobre todo, N´Diaye a bocajarro provocando el paradón de Sergio Asenjo, que en dos jornadas, le ha dado tres puntos a su equipo.

Vuelta a la cruda realidad. Después de su brillante clasificación europea en Kazan al ganar contra pronóstico al Rubin por 0-2 y forzar una eliminatoria histórica europea contra su eterno rival, el Real Betis sigue batiendo records negativos en la competición doméstica. No superará a ese equipo verdiblanco de 1943 que terminó una liga de justo 26 jornadas con once puntos, pero si va camino de ser uno de los peores conjuntos de la historia. Solo siete equipos en la historia de Primera tuvieron un peor bagaje de puntos a estas alturas de temporada.

Partido que solo arrancó en sus últimos minutos. De hecho, la primera parte fue una de las peores de esta liga, donde tan solo un disparo colocado al inicio del encuentro de Jeremy Perbet forzó la gran intervención de Adán. Los de Marcelino García Toral no arriesgaban, pero no conectaban con sus futbolistas de ataque, más que nada porque los de Gaby Calderón acumulaban muchos hombres atrás. La mayor baza era la de Moi Gómez, que, en el cómputo global y desde la derecha, participó en 9 centros al área (el que más).  La pregunta al descanso no era otra que saber cual de los dos entrenadores daría un paso adelante.

Es verdad que la empresa de hoy era complicada. Solo en 2014, el Villarreal había logrado más puntos (15) que los béticos en todo el campeonato (14). Y también es cierto que el cambio de horario ha podido perjudicar a los andaluces, amén de su retraso a la hora de tomar el vuelo desde Rusia, aparte de las numerosas bajas que se acumulaban en Heliópolis. Pero todo ello no fue excusa para que Gaby Calderón siguiera en sus trece. Volvió a colocar cinco centrales y un sistema ultradefensivo para que el conjunto amarillo dominara a sus anchas, y así fue. La estrategia no sería mala en otras condiciones, ahora resultaba insuficiente. Lo radicalizó con la entrada de Chica y el fútbol le castigó con un gol en contra. El propio Chica tocaba el balón dentro del área ante la acción de Ikechukwu Uche e Iglesias Villanueva señaló el punto de penalti de forma errónea.

Fue entonces cuando el encuentro se iniciaría. El Villarreal jugó con tan solo tres defensas porque Marcelino García Toral había puesto “toda la carne en el asador”; en especial revolucionó el partido con la entrada del propio Ikechukwu Uche y con un Óliver Torres, que debutaba con la camiseta amarilla, y que dejaba muy buenas sensaciones al crear más ocasiones de gol (2) que ningún compañero de su equipo. Al final, reparto de puntos que no dejó contento a nadie, porque a unos se les escapa la cuarta plaza a seis puntos y los otros porque siguen viendo a once la permanencia.

Artículos relacionados