thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 12 de abril de 2014
  • • 18:00
  • • Camp El Madrigal, Villarreal
  • Árbitro: Alejandro José Hernández Hernández
  • • Espectadores: 15535
1
F
0

Villarreal 1–0 Levante: Perbet sorprende en el descuento

En un partido que se cerraba con el resultado más justo, un empate a cero como imagen de la falta de claridad ofensiva de ambos equipos, un testarazo del francés cambió el guión

La agradable temperatura de la tarde de sábado en Vila-real invitaba más a echarse una buena siesta que a la práctica del fútbol o siquiera a verlo desde las gradas de un estadio como el de El Madrigal. Una circunstancia que los veintidós jugadores se encargaron de promover con una pasión desmedida, como si su profesión fuera una suerte de somníferos humanos en lugar de la de deportistas de élite.

Más de uno y más de dos en las gradas del coliseo amarillo debieron de dar alguna cabezada furtiva y es probable que el volumen de los bostezos superase al de los cánticos en según qué fases de la primera mitad. El Villarreal dominó claramente la posesión del cuero hasta el descanso, con un 65,9%, pero la poca velocidad y profundidad que los amarillos eran capaces de imprimirle a su juego ofensivo le facilitaba enormemente el trabajo a un Levante que se limitaba a esperar junto a los límites de su área para evitar que cualquier ocasión local llegase a buen puerto. Los balones en largo sin un destinatario claro eran la única alternativa que planteaba el conjunto de Joaquín Caparrós durante la primera media hora del choque en las contadas ocasiones en que se sorprendían a sí mismos con el balón en sus botas.

Keylor Navas y Sergio Asenjo pasaron el primer acto como dos testigos de lujo de un espectáculo que no merecía el mismo apelativo. Ninguno de los dos equipos fue capaz de rematar ni una sola vez entre los tres palos durante la primera mitad. De los tres disparos del Villarreal en dicho periodo, la defensa del Levante consiguió interceptar dos de ellos antes de que llegasen a los dominios de Keylor Navas y el otro se marchó directamente fuera. La misma suerte que este último corrieron los dos intentos del Levante antes del paso por vestuarios, con Víctor y Simao como protagonistas.

Tras la reanudación, apenas si cambió el guión del enfrentamiento. A pesar de que, en los primeros diez minutos, el Levante apuntaba con más claridad en dirección al área local y acumulaba más efectivos en los contragolpes en los que basaba sus opciones de ataque, pronto regresaron los granotas a sus dominios para centrarse en defender ante un Villarreal que seguía sin dar muestras de ser capaz de generar peligro alguno.

Esta circunstancia, sin embargo, unida a la lesión de Bruno, que no quería abandonar el terreno de juego a pesar de no estar al 100%, acabó por intentar aprovecharla el Levante, que llegó a marcar el ritmo del partido durante algunos minutos, e incluso genero peligro en las botas de Ángel y Diop, ambos desde fuera del área.

Esta nueva situación enrabietó en cierto modo a los locales, heridos en su orgullo al ver como después de haber dominado el partido hasta el momento, veían que el gol visitante parecía más cercano que el suyo. Volvieron a volcarse los villarrealenses sobre la meta de Keylor Navas, pero ni Trigueros ni Aquino fueron capaces de convertir ese nuevo ímpetu en cambios en el marcador. Así, en vista de la falta de éxito, las luces de unos y otros fueron apagándose y todo apuntaba a que el partido iba a morir con el resultado más próximo a lo que se había visto sobre el terreno de juego: el empate a cero.

Pero el fútbol es un deporte en el que un segundo de inspiración sirve para cambiar por completo el guión de un encuentro. Y así fue. En el cuarto minuto de los cinco de descuento, Nikos derribaba a Aquino en la banda derecha, junto al área, provocando la que iba a ser la última acción del partido. Manu Trigueros la botaba con precisión y Perbet se elevaba sobre sus rivales para sacar un testarazo al fondo de las mallas que cerrase el choque definitivamente a su favor, sorprendiendo a propios y extraños.

De esta forma, saca el Villarreal tres puntos en un partido en el que los espectadores apenas tuvieron algo que llevarse a la boca, más allá del inesperado y postrero gol local, que le permiten dar un paso importante en su camino hacia Europa. Mientras, el Levante vio como un chispazo acabó por fundirle los plomos tras haber destinado todos sus esfuerzos a evitar que el casillero local del marcador de El Madrigal se moviera.


Artículos relacionados