thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 4 de octubre de 2013
  • • 20:00
  • • Camp El Madrigal, Villarreal
  • Árbitro: Alejandro José Hernández Hernández
  • • Espectadores: 15793
3
F
0

Villarreal 3-0 Granada: la revelación sueña con la Champions

Los castellonenses regresan a la senda de la victoria para asentarse en la cabeza de la tabla. Por su parte, el equipo andaluz suma su primera derrota a domicilio en Liga

Con la necesidad de conseguir el triunfo para no descolgarse de los puestos europeos, el Villarreal cumplió ante un áspero Granada (3-0) para resarcirse del último traspié liguero ante el Real Betis (1-0). Sin apenas salero al principio, el partido fue de menos a más después de un inicio no demasiado brillante. La hiperactividad de los locales fue el contraste de un equipo nazarí ausente y sin ritmo.   

Con un conjunto de Lucas Alcaraz algo premioso y sin apenas lucidez, los locales se hicieron dueños de la posesión nada más empezar el partido y buscaron la iniciativa de Giovani Dos Santos y el desparpajo de Jonathan Pereira. Con la participación a cuentagotas de Cani, el 'submarino amarillo' carecía de un timón pero el zaragozano empezó a emerger poco a poco como la bestia que quiere apabullar al enemigo. Eso, unido al reclutamiento y al aplomo de los andaluces, invitaba por inercia al Villarreal a atacar. Entre tanto alboroto, Javier Aquino estuvo a punto de inaugurar el marcador pero le faltó puntería ante la meta de Roberto. Asfixiado, el Granada se sentía cada vez más incómodo. El hecho de acabar una jugada se convertía en un reto y, a la vez, en un quebradero de cabeza.

Muestra de tanta indecisión, los de Marcelino García Toral abrieron la lata después de tanto insistir. Y fue gracias a un asistencia teledirigida de Cani -la tercera del campeonato- y un disparo exquisito de Bruno Soriano a la media hora de juego (1-0). Era el premio a la constancia de unos y el castigo a la ineptitud de los otros. Sin noticias de Youseff El-Arabi y con sólo algún chispazo de Diego Buonanotte, el conjunto granadino carecía de fuelle en los últimos metros. Pereira, primero, y Mario, después, pudieron marcar el segundo en un abrir y cerrar de ojos. Ante tanto aluvión de ocasiones, los de Lucas Alcaraz decidieron despertar pero a base de simples arreones. Yacine Brahimi, tras quebrar a Mateo Musacchio en una jugada eléctrica, tuvo la firma de tablas si no llega a ser por la estirada de Sergio Asenjo después de un disparo muy escorado. Era la ocasión más clara de los nazaríes en 40 minutos.

Muy bien plantado sobre el terreno de juego el Villarreal, las contras no eran suficiente para un equipo andaluz que echaba de menos la estabilidad en el centro del campo y al que le duraba demasiado poco el esférico. Con los locales en plena efervescencia y los visitantes con más corazón que cabeza, el descanso dio un respiro.

El parón obligaba al Granada a cambiar el chip. Sin apenas mordiente y con dificultad para generar peligro, era más que necesario un cambio de mentalidad que inyectara energía a un juego demasiado endeble. Pero el 'submarino amarillo' arrancó la segunda mitad siendo el torbellino de los primeros 45 minutos y le bastó poco para perforar la meta de Roberto una vez más. Un desajuste defensivo permitió un centro limpio desde la banda de Pereira y que Dos Santos, muy pícaro, estirase la pierna para marcar su cuarto tanto en Liga ante la salida defectuoso del cancerbero (2-0). Tras otro mazazo, Lucas Alcaraz quiso meter más pólvora en el césped con la entrada de Riki, por El-Arabi, e Ighalo, por Brahimi. Pero eso no iba a ser suficiente entre tanto desvarío.

Más allá de la intención de revolucionar el encuentro, el equipo granadino se fue desmoronando sin saber a qué jugaba ni cómo lo hacía. Enfrente, un contrario confortado viendo el marcador y que no estaba dispuesto a asumir riesgos innecesarios. Sin apenas ocasiones claras, el paso de los minutos no hacía más que convertir el duelo en un alivio para uno y en un tormento para otros. Pero cuando más torpe estaba la cita, volvió a aparecer la maestría de Cani para dar un pase con escuadra y cartabón para que el manchego Tomás Pina rematara de cabeza (3-0) y, con ello, un partido donde el Granada no estuvo de principio a fin. 

Con este triunfo, el Villarreal suma la quinta victoria de la temporada y afronta el parón liguero en puestos Champions. Por su parte, la entidad nazarí se lleva el primer traspié a domicilio y ve cada vez más cerca los puestos peligrosos de la tabla.

Artículos relacionados