thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 22 de septiembre de 2013
  • • 21:00
  • • Estadio de Mestalla, Valencia
  • Árbitro: Alberto Undiano Mallenco
  • • Espectadores: 35000
3
F
1

Valencia 3-1 Sevilla: Jonas sí cree en Djukic

El conjunto valencianista se reconcilia con su afición y vuelve a ganar a costa de unos andaluces que se hunden en el descenso

El Valencia ha vuelto a creer en sí mismo, ha vuelto a creer en Djukic y ha enganchado a su afición venciendo por 3-1 al Sevilla. Desde el primer minuto se palpaba la tensión en Mestalla y es que a pesar de estar sólo en la quinta jornada la situación clasificatoria apremiaba. La postura de la hinchada che cambió radicalmente  y se subió al carro, al igual que los jugadores que mordieron desde el inicio y pronto empezaron a dominar a su rival. Postiga y Jonas tenían el punto de mira desviado y eso les privó de tomar ventaja.

El conjutno valencianista recuperaba con facilidad con una eléctrica presión alta y la velocidad de Fede Cartabia traía de cabeza a unos hispalenses que tenían muchos problemas para realizar la basculación defensiva debido a la inclusión de Rakitic en el doble pivote sacrificando un centrocampista defensivo. Poco a poco los de Emery empezaron a recuperar la posesión y Jairo estuvo cerca de silenciar Mestalla pero en dos ocasiones se precipitó en sus decisiones. Tras la salida en tromba de los locales el encuentro igualaba sus fuerzas, Banega y Marin se echaban a la espalda a sus respectivas escuadras en busca de ventaja.

El que golpeó primero fue el equipo de Djukic, Fede Cartabia tiró de picaresca y, mientras M’Bia se dolía en el suelo, entró como quiso por la derecha y se la dejo a Jonas para que a placer la colara entre las piernas de Beto. Tras el descanso fue el Sevilla el que salió más enchufado viéndose por detrás en el marcador y encontró su premio cuando M´Bia peinó en el primer palo un córner botado por Rakitic y Gameiro la remachó a la red. Con el empate parecía que veríamos un segundo acto con oportunidades para los dos conjuntos pero Emery decidió guardar la ropa y eso le condenó.

Con más de media hora por delante el técnico vasco decidió sacar al delantero francés del campo para reforzar la medular con la entrada de Cristóforo. Lejos del conservadurismo hispalense, el Valencia se fue a por todas y encontró su merecida recompensa de nuevo en las botas del brasileño Jonas, que recibió el pase de Pereira y desde fuera del área la clavó junto a la cepa del palo de la meta sevillista. Tras su incomprensible decisión anterior, Bacca y Rabello intentaron dar mordiente al ataque visitante.

Era tarde para que los jugadores nervionenses deshicieran el desaguisado de su entrenador y sólo el Valencia volvería a marcar por mediación de Víctor Ruiz, que sustituyó al lesionado Costa, que cabeceó a la red ante la inoperancia de la inoperante defensa blanquiroja. El Valencia se llevó “su” final, resucitó su mejor fútbol y hundió un poco más a un Sevilla que se queda como colista y empieza a perder la paciencia con las excentricidades de su técnico.

Artículos relacionados