thumbnail Hola,
En vivo

Premier League

  • 13 de mayo de 2012
  • • 16:00
  • • White Hart Lane, London
  • Árbitro: P. Dowd
  • • Espectadores: 36256
2
F
0

Tottenham 2-0 Fulham: Los Spurs vencen cómodamente y se aseguran la cuarta plaza

Tottenham 2-0 Fulham: Los Spurs vencen cómodamente y se aseguran la cuarta plaza

Getty Images

Los Spurs no tuvieron rival y podrían disputar la Champions del año que viene, aunque dependen de lo que haga el Chelsea en la final del próximo sábado

El ruido sin una armonía continuada bastó a los locales para sujetar la cuarta plaza, aquélla que da acceso a Champions. Los locales ponen fin a su vía crucis particular en este tramo final de liga, en el que el marasmo de rumores sobre posibles salidas y sanciones en las que se han visto envueltos ha estado a punto de costarles la clasificación.
 
El choque ante el Chelsea supuso un punto de inflexión. Tras esa derrota en el Bridge, los Spurs se vinieron abajo cual castillo de naipes. La primera mitad de la campaña había sido una alegoría al buen juego de un candidato muy serio al título, que no perdía de vista la estela de los equipos de Manchester, pero que ha terminado suplicando para que terminara la liga.

Su rival de esta tarde, el Fulham, no discutió el monólogo de un Tottenham muy superior y con un objetivo muy claro. Con el monopolio del balón, los de White Hart Lane inclinaron el campo desde el principio, sin permitir el diálogo. En una jugada iniciada por Adebayor, Van Der Vaart le devolvió una pared de manual, que dejó solo al togolés, quien definió con maestría. Solo se llevaban disputados dos minutos y la balanza ya estaba desequilibrada.
 
Los cottagers, sin la clarividencia que les proporciona Dempsey, fueron un juguete roto en manos de los hombres de Redknapp, quienes solo esperaban que cayera el segundo por su propio peso, por la diferencia de potencial de uno y otro. El monólogo no permitía discusión y el Tottenham, consciente de su superioridad, imprimió una marcha más al choque para buscar el segundo y dejar prácticamente resuelto el mismo. Pero ese ansiado gol no llegaba y el míster local optó por meter cloroformo al partido. Si no se puede sentenciar, conformémonos con lo que ya tenemos, pareció decir Harry a sus chicos.

Cuando mejor jugaba el Fulham, apareció Lennon, ese rayo tan irregular como explosivo que juega pegado a la cal. Desarboló a Riise y centró al corazón del área, donde apareció Defoe para definir a placer. Era el 2-0 y el colofón a una temporada irregular de un equipo con mimbres para luchar por algo más que por colarse en puestos de Champions.

Relacionados