thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 16 de marzo de 2014
  • • 19:00
  • • Estadio Ramón Sánchez Pizjuán, Sevilla
  • Árbitro: Carlos Velasco Carballo
  • • Espectadores: 29454
4
F
1

Sevilla 4-1 Valladolid: Kevin Gameiro e Ivan Rakitic destrozan al Pucela

Sevilla 4-1 Valladolid: Kevin Gameiro e Ivan Rakitic destrozan al Pucela

EPA

El equipo andaluz se recupera tras perder el derbi con el Betis y coge fuerzas para la revancha en la Europa League

El Sevilla salió al Sánchez Pizjuán con el objetivo de agradar a una afición un tanto  decepcionado tras el resultado obtenido en el primero de los dos derbis europeos que habrán   de enfrentarle al Betis en la Europa League. El control del balón era para los locales, así como las ocasiones, frente a un Valladolid que se limitaba a mantener el orden con dos tupidas líneas defensivas plantadas frente al área de Diego Mariño. 

Los contragolpes de Bergdich por banda izquierda apenas si servían como contrapunto para el juego combinativo que Rakitic y Marin lideraban en el campo contrario. En cualquier caso, la defensa castellana era más que suficiente para evitar disgustos en los primeros minutos y los lanzamientos entre los tres palos brillaban por su ausencia. Así, no le quedó más remedio al Sevilla que adelantarse en el marcador gracias a una pena máxima. 

En el minuto 21, Marko Marin caía en la parte izquierda del área tras un contacto con Lluis Sastre y Velasco Carballo no dudaba en señalar el penalti. El lanzamiento corría a cargo de Rakitic que mandó el balón al fondo de las mallas frente a un Mariño que se lanzaba en dirección contraria. 

Tras el tanto, el Valladolid quiso ganar algo de protagonismo en el partido, mientras que el Sevilla aflojaba su control y el choque se convertía en un rápido toma y daca de un área a   otra. Sin embargo, esta nueva situación del Valladolid no se tradujo en ocasiones claras para los castellanos, mientras que el Sevilla sí encontraba más espacios a la hora de crear. Marin, Reyes y Rakitic desaprovechaban buenas ocasiones dentro del área, precedentes de lo que conseguiría Gameiro poco después. 

Tras tocar con parsimonia en su propio campo, el Sevilla cambió de ritmo cogiendo por sorpresa al Valladolid en el minuto 40. Marko Marin daba un pase en profundidad y Gameiro   lo recogía algo escorado a la izquierda del área para definir con precisión y potencia a la parte   alta de la portería de Mariño. Poco más ofreció la primera parte, con un Sevilla cada vez más   cómodo y un Valladolid a la búsqueda de respuestas con las que revertir un partido que se le   ponía muy complicado.  

Tras la reanudación, el Sevilla siguió mucho más volcado en el campo contrario que el   Valladolid, que no era capaz de crear ocasiones claras para recortar distancias. El 3-0 parecía   en todo momento más cercano que el 2-1, pero acabó llegando de una forma injusta. Velasco Carballo se equivocaba al entender como mano un balón que impactaba en el cuerpo de Mitrovic y, desde los once metros, Gameiro cerraba el partido. El Valladolid, sin nada que perder, intentó un planteamiento más ofensivo que el que había ofrecido hasta el momento y eso lo aprovechó José Antonio Reyes para, con una galopada por banda izquierda culminada con un centro al área, regalarle un gol a Diogo Figueiras que solo   tuvo que llegar desde atrás para fusilar a Mariño. 

Con cuatro goles de renta, el Sevilla pensó en el Betis y se encerró atrás. El Valladolid tocaba por primera vez con cierta continuidad en campo contrario y, en el minuto 76, Javi Guerra aprovechaba un error de Reyes frente al área local para sacar un disparo que subía al marcador el gol de la honra de los pucelanos. Pero el tanto era un simple espejismo castellano en un desierto andaluz. El dominio local fue absoluto durante la práctica totalidad del choque,   que se cerraba con una goleada con un importante valor anímico de cara al partido de Europa League del próximo jueves frente al Real Betis en el Benito Villamarín.

Artículos relacionados