thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 26 de marzo de 2014
  • • 22:00
  • • Estadio Ramón Sánchez Pizjuán, Sevilla
  • Árbitro: José Luis González González
  • • Espectadores: 38100
2
F
1

Ronaldo, desesperado ante el Sevilla

Sevilla 2-1 Real Madrid: Bacca y Beto capan las opciones merengues al título

Ronaldo, desesperado ante el Sevilla

Getty

El Sevilla remontó el gol inicial de Cristiano Ronaldo con apenas dos ocasiones claras de gol. El Real Madrid se consume en apenas cuatro días sin casi disparar en la segunda mitad

El Real Madrid ha tirado la Liga por los suelos en apenas cuatro días. Primero ante el Barcelona, y este mismo miércoles, ante el Sevilla. Tuvo la posesión, tuvo las ocasiones, pero el que tuvo el gol fue el equipo hispalense. Y más concretamente, un Carlos Bacca que marcó un doblete en prácticamente los dos únicos acercamientos de los locales. Porque el partido pareció estar siempre en las manos del Real Madrid, al que sin embargo se le escapó de entre los dedos, incapaz de perforar la muralla hispalense a excepción del gol de falta de Cristiano Ronaldo, y viendo cómo el Sevilla le remontaba por la derecha en la metáfora ideal de lo que le ha sucedido en una semana en la clasificación: que de estar por delante, en la mejor posición para ser campeón, ahora es el que mira a todos desde la retaguardia, dependiendo ya no sólo de lo que haga el Atlético para ser campeón, sino también el Barcelona.

Bacca 1-1 Bacca. Comenzó el partido con un Real Madrid que pareció no haber acusado el Clásico en absoluto. Con una presión agresiva, vivió durante los primeros minutos prácticamente en el área hispalense. Y de ahí que entre Gareth Bale –una- y Karim Benzema –tres- estuvieran a punto de adelantar a los blancos en los primeros diez minutos. Tuvo que ser Cristiano Ronaldo de falta quien marcara para los visitantes a los trece minutos. Con la inestimable ayuda de Carlos Bacca, que desde la barrera dentro del área desvió el balón con la mano para despistar a Beto e introducirse el cuero en su propia portería. Afortunadamente para el Sevilla, y para el propio delantero colombiano, apenas tardó cinco minutos en compensar la pifia. Xabi Alonso le devolvió el favor con una pérdida de balón que propició el contraataque local y el gol de Bacca ante Diego López.

Beto agota al Real Madrid. El gol de Bacca noqueó a los blancos durante casi cuarto de hora, que veían cómo haciendo las cosas muy bien le estaban dejando el liderato en bandeja al Barcelona. Sólo en el último cuarto de hora se recuperó, sin mucha brillantez, pero encontrando la eficiencia en su constante y sosegado percutir, comandado por un autoritario Illarramendi y un fantasioso Benzema . Y si el Real Madrid no marcó antes del descanso fue porque Beto estaba todavía más inspirado que ninguno de los jugadores blancos. De ahí que le sacara sendos tiros francos a Ronaldo y Bale, además de aliarse con el palo en una de las pocas salidas que midió mal ante Ronaldo.

Rakitic y Bacca dan un vuelco a la Liga. El descanso no varió ni lo más mínimo el guión del partido, con un Sevilla fiado a su talento en el contraataque, y un Real Madrid paciente, madurando sus ataques cual llama que derrite una vela. Lento, pero constante. De ahí sacó Marcelo un centro que si no hubiera cortado Fazio se hubiera convertido en el segundo gol blanco a los diez minutos de la reanudación. No fue la única que tuvo Marcelo en esa banda, pero ninguna de ellas fue más peligrosa siquiera, llegando a inquietarse los blancos ante las nulas ocasiones de gol. Salió Isco por Illarramendi incluso. Sin embargo, el que golpeó a la media hora de la segunda parte fue Bacca de nuevo. Gracias a un autopase mágico de Rakitic de espuela sobre Pepe para habilitar luego a Bacca para que firmara su doblete... y la defunción merengue en apenas cuatro días.

El Real Madrid lo intentó a la desesperada. El gol del Sevilla cayó como un cubo de agua helada en los ánimos merengues, que veían cómo se le escapaba la Liga. Y en el cuarto de hora final se abalanzó sobre el área hispalense, pero con la misma pulcritud y poca profundidad que hasta el momento. Ancelotti ni siquiera hizo más cambios (Morata entró en el minuto 88), y no llegaron disparos a puerta más allá de algunos intentos vacuos desde lejos. Síntoma del tremendo golpe que ha dejado en shock al que hace apenas dos jornadas dependía únicamente de sí mismo para ganar la Liga, y ahora necesita poco menos que invocar de nuevo la Cofradía del Clavo Ardiendo para alzar el título.




Artículos relacionados