thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 2 de mayo de 2012
  • • 20:00
  • • Estadio Ramón Sánchez Pizjuán, Sevilla
  • Árbitro: Carlos Delgado Ferreiro
  • • Espectadores: 45000
1
F
2

Sevilla 1-2 Betis: Beñat deja helado el Sánchez Pizjuán

Sevilla 1-2 Betis: Beñat deja helado el Sánchez Pizjuán

realbetisbalompie.es

El Betis acaba con su eterno rival de la forma más dolorosa, en un partido que se rompió demasiado pronto y que cierra virtualmente la temporada para ambos equipos

El fútbol es de los futbolistas, de los que ponen entrega, de los que juegan al límite y luchan cada minuto, desde el primero hasta el último. Por eso, el Real Betis Balompié ganó merecidamente en casa de su archienemigo deportivo.

De nada sirvió el tempranero gol de Negredo que vaticinaba una tarde plácida para las filas del equipo rojjiblanco. El Sevilla lo intentó mucho más que el Betis en los primeros compases del partido, pero, paradójicamente, el gol le hizo más daño que bien. Se volvió a ver al Sevilla timorato, encerrado atrás y sin criterio que la parroquia nervionense lleva sufriendo toda la temporada.

El Betis presionaba arriba, cortando rápido la salida de balón de los futbolistas indicados para ello del conjunto del Ramón Sánchez Pizjuán. Iriney devoró completamente el centro del campo y Trochowski se quedó en el pase de gol a Negredo y nada más. Reyes no tiene físico; dicen que nunca segundas partes fueron buenas, y el jugador utrerano se está empeñando en demostrarlo partido a partido. Negredo y Navas ponían el pundonor, en una bonita lucha contra Paulao y Nelson.

El Betis, fiel a su juego, no se amedrentaba por la supuesta mayor calidad de los sevillistas y seguía como un martillo pilón, machacando a los pivotes, saliendo al contragolpe, con un Roque Santa Cruz que jugó de todo, de delantero, de defensa y hasta de centrocampista creador. Entonces, en una  rigurosa falta al borde del área sevillista, apareció el que a la postre sería el jugador que rompería la baraja. Beñat lanzó magistralmente al palo de Varas, que colocó mal la barrera y no pudo hacer otra cosa que lanzarse a la hierba. Empataba el partido y metía el miedo en el cuerpo.

El primer tiempo dejó como suceso desagradable la feísima entrada de Negredo a Nelson que mereció más que una tarjeta amarilla y que dejó al portugués en el vestuario antes de tiempo.

El segundo tiempo comenzó como acabó el primero, con una permuta de posiciones entre Del Moral y Reyes para intentar tener más el balón. Sin embargo, ni el utrerano ni el jiennense tenían su partido. El primero fundido y el segundo empeñado en fallar goles inverosímiles.

El Betis seguía a lo suyo, a sabiendas de que tendría su oportunidad. Rubén Castro tiró precipitadamente varias veces, pero la sensación de peligro real la llevaba el Betis en cada contra. El Sevilla, lo intentaba, pero Navas no tuvo su día y los cambios de Míchel no tuvieron ningún efecto revolucionador en el partido.

En el ocaso, en una falta inocente cometida por Fernando Navarro y que ponía nerviosos a todos los sevillistas, jugadores y aficionados, que había hoy en el estadio, volvió a erigirse la figura del canterano heliopolitano que se está ganando a pulso la ficha en un equipo de superior nivel.

Otro lanzamiento magistral, sabiendo que la barrera esperaba un tiro alto y saltaría, a la base del palo, como sólo puede hacerlo alguien con un guante en el pie, mataba el partido, la temporada, las esperanzas europeas del Sevilla y la liga particular entre los dos equipos.

Hoy Mel dio una lección a Míchel y a los encargados de confeccionar la plantilla sevillista de la necesidad de un organizador de calidad. Seguro que habrán tomado buena nota.

Artículos relacionados