thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 1 de septiembre de 2013
  • • 21:00
  • • Estadio Ramón Sánchez Pizjuán, Sevilla
  • Árbitro: Carlos Del Cerro Grande
  • • Espectadores: 29849
2
F
2

Gameiro fue clave con dos goles

Sevilla 2-2 Málaga: Tablas de insatisfacción

Gameiro fue clave con dos goles

Official

El derbi andaluz se cerró con un empate que no contenta a ninguno de los dos equipos, que por momentos se vieron ganadores

El Sevilla y el Málaga firmaron tablas en el primer derbi andaluz de la temporada y protagonizaron un partido que demostró las carencias que tienen ambos equipos. Emery se vio obligado a variar sus esquemas debido a las lesiones de Marin y Beto. M'Bia debutó en el doble pivote, Varas asumió la titularidad y el novedoso 4-4-2 lo completaban Gameiro y Bacca en punta. En los blaquiazules destacaba la titularidad de Morales, que jugó en lugar de Portillo y a la postre ambos fueron decisivos. En el cuadro hispalense no varió la imagen de partidos precedentes, errores defensivos de forma continuada en los que se regalan jugadas de gol al contrario con facilidad y fallos en la entrega, que quitaban lustre a la calidad de los hombres de arriba. El Málaga, aún en construcción, se plantaba ordenadamente en su campo, y salía a la contra con la velocidad de Fabrice, la dirección de Duda y la inestimable colaboración de la zaga local.

Con este panorama se sucedieron las oportunidades, algo que permitió brillar a los porteros. El primero en aparecer fue Varas que sacó un buen disparo de Morales tras una mala cobertura de los centrales y después fue Willy quien despejó la volea de Moreno primero y, con el pie, el rebote posterior de Bacca. El Sevilla se volcaba en ataque a ratos, que coincidían con los momentos de inspiración de Rakitic, que hoy lució algo más con el debutante M’Bia de guardaespaldas en la medular pero los malacitanos inquietaban más cuando agazapados salían para contragolpear. En una de esas, Morales se fue como quiso y aprovechó el hueco que le otorgaba la indecisión de M’Bia y Cala para clavar su derechazo en las redes de Javi Varas.

En el Sevilla ya se veían los nervios pero cuando parecía que se llegaría el descanso con la ventaja visitante apareció Gameiro para hacer su primer gol en el campeonato español. El francés se metió entre los centrales, y en claro fuera de juego, cabeceó a gol un centro de M’Bia, que cumplió con creces pese a llevar sólo una semana en la capital andaluza. Con la inestimable colaboración del árbitro los hispalenses llegaban sanos y salvos a la tregua que les otorgaba el descanso. Tras la reanudación empezaron los miedos a perder y pasaron muchos minutos sin que se vieran a los porteros.

El técnico local trató de refrescar su ataque con la entrada de Vitolo, en lugar del hoy gris Rabello, sin embargo los sevillistas sólo se acercaban en saques de falta que nadie acertaba a rematar. El equipo de la Costa del Sol, muy cómodo con su papel, sólo tuvo que esperar a que volvieran a aflorar las carencias defensivas de este Sevilla. Duda dirigía a su equipo con maestría y Portillo, que entró por Morales, sacó de su sitio a Cala para filtrar un pase a Santa Cruz que definió de fábula ante Varas. La alegría le duró poco al equipo que hoy vestía de naranja. De nuevo Gameiro aprovechó un buen centro al corazón del área de Rakitic para adelantarse a Sergio Sánchez  y rematar por dos veces para acabar superando la salida de Caballero y hacer el 2-2 ante el intento fallido de Gámez de sacar la pelota en la línea.

Schuster fue entonces el que reaccionó y dio la alternativa arriba a El Hamdaoui, que reemplazó a Santa Cruz. Sin embargo era el Sevilla quien se volcaba en esos momentos, jugando contra su rival y contra el reloj. Ahí, el colegiado compensó su error anterior anulando un gol a Iborra, que había entrado unos minutos antes, por fuera de juego inexistente de Gameiro, que estaba en la trayectoria del balón. El árbitro fue de nuevo protagonista al expulsar a Duda por una dura entrada sobre Vitolo. El marcador ya no se movió y ambos equipos se llevaron un punto que dejó con hambre de más a los dos.


Artículos relacionados