thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 4 de noviembre de 2012
  • • 21:30
  • • Estadio Ramón Sánchez Pizjuán, Sevilla
  • Árbitro: Carlos Clos Gomez
  • • Espectadores: 26000
0
F
0

Sevilla 0-0 Levante: Estrellados contra un muro granota

El conjunto valenciano saca un punto valiosísimo del Sánchez Pizjuán gracias a su orden defensivo y a la escasa profundidad del juego blanquirojo

No pudo, sencillamente eso, lo intentó pero  no pudo el Sevilla. El Levante defendió el empate hasta la el último minuto defendiendo de forma ordenada y sin complejos, y en algunos momentos hasta renunciando al ataque.  Los hispalenses estuvieron faltos de chispa y velocidad, aunque por momentos tuvieron contra las cuerdas a los granotas, fallaron sus ocasiones, y se estrellaron con la telaraña defensiva de JIM.

En las alineaciones no sorprendieron ninguno de los dos técnicos. JIM alineó su once de gala a excepción del lesionado El Zhar, al marroquí lo sustituyó en la izquierda Pedro Ríos. Por su parte, Míchel, también alineó su once tipo, resolvió las bajas en la banda izquierda con la entrada de Luna, que adelantó su posición para jugar por delante de Fernando Navarro en detrimento de Reyes, que aún no está físicamente para jugar ni en banda ni mucho menos noventa minutos, mientras que la ausencia de Botía la suplió Fazio, que conformó con Spahic la pareja de centrales.

Los primero fueron de tanteo entre ambas escuadras, el Levante según era previsible entregó la posesión a los locales esperando salir a la contra son Juanlu, Ríos o Martins. En el Sevilla, el dominio de la bola resultaba estéril y solo acercó gracias a una falta lateral colgada por Rakitic, y alguna internada de Cicinho o Navas que no llegaron a centrar.  No salieron con la intensidad de otras ocasiones los andaluces. Martins estuvo a punto de dar el susto con un balón a la espalda de Fazio, pero el argentino al final logró rehacerse y robarle la cartera al nigeriano que ya iba a engatillar.

Al cuarto de hora los sevillistas empezaron a probar suerte en la potería de Munúa. El primero fue Negredo con una volea flojita que atrapó el uruguayo sin problemas, después Navas lanzó un misil colocado que se marchó rozando el palo, y otro disparo desde fuera de Medel, rondando el minuto 26, que golpeó en la cabeza de Juanfran cuando iba hacía la meta, el lateral levantino tuvo que ser atendido tras el pelotazo. Jesús Navas y Cicinho empezaban a ser un martillo pilón en banda, y el Levante empezaba a sufrir un poco, a pesar de su excelso e impenetrable sistema defensivo.  El ritmo monótono del partido iba en consonancia con el escaso ambiente en las gradas, que debido al mal tiempo y a la ausencia de la peña Biris Norte, lució una de las peores entradas de los últimos años.

El Levante consiguió volver a dormir el partido e imponer su defensa, a pesar de que el Sevilla rondaba un porcentaje de posesión de casi el setenta por ciento no tenía profundidad, y salvo los chispazos de la genial banda derecha del Sevilla, el juego resultó bastante aburrido previsible. Lo que tampoco llegaba era la ansiada contra para los visitantes, que propiciara su primera ocasión del partido.

Así se llegó al descanso con el Levante cumpliendo al milímetro lo que quería en el césped del Pizjuán, con un equipo local esterilizado por una ordenadísima e infranqueable defensa. La segunda mitad empezó sin ningún cambio, y en los primeros minutos continuaba la misma idea que en la primera mitad, el Levante agazapado atrás y el Sevilla sin saber cómo hincarle el diente.

Al fin el técnico nervionense se atrevió a hacer variaciones tácticas que dieran al Sevilla la oportunidad de romper la defensa granota y abrir el marcador.  En un cambio bastante ofensivo retiró del terreno a Maduro y dio entrada a José Antonio Reyes. Rakitic pasaba al doble pivote, y Reyes pasaba a ocupar la posición de mediapunta por detrás de Negredo. El utrerano aportaba más movimientos, pero no aumentó la clarividencia.  De hecho, lo único destacable en ataque de ambos equipos en los primeros veinte minutos fueron varios córners botados sin éxito por el Sevilla, y una falta lanzada desde la frontal por Negredo que sacó Munúa  mandó a saque de esquina. 

Juan Ignacio Martínez movió también ficha, pero sin apenas repercusión táctica para su equipo, y retiró del campo a un extenuado Ríos y metió al jovencísimo Rubén, cinco minutos después el preparador levantino también tuvo que retirar al lesionado Diop, que sufrió una dura entrada de Medel, y dio entrada a Míchel. Con el paso de los minutos prometía que el asedio de los hispalenses iría en aumento, y más con la entrada de un delantero más con la entrada de Babá por Luna, aunque no se podía olvidar que los granotas son de los mejores contragolpeadores del campeonato.

Babá estuvo a punto de salir y besar el santo con un disparo desde fuera del área que repelió el guardameta granota. El Sevilla tocaba a arrebato, y parecía que los minutos se le iban a hacer eternos a los visitantes. La tuvo primero Medel, que le pegó con toda su alma desde fuera del área pero su tiro se fue por encima del larguero. Los nervios crecían en los locales que se desesperaban buscando el gol. Míchel quemó sus naves metiendo a Campaña en el lugar de Rakitic, el canterano  nada más salir estrelló un disparo en la madera, y el rebote del mismo tiro Babá lo mandó inexplicablemente a las nubes con la portería vacía.

El Sevilla se fue ya arriba con todo, se sucedieron córners y barullos en el área, y Medel tuvo otra clara con un balón que Medel remató fuera desde dentro del área. Nada pudo mover el marcador en el Pizjuán. La defensa del Levante fue un muro, de un equipo que en la segunda mitad se conformó en todo momento con el empate. Valiosísimo punto para los visitantes  e inservible para los locales que se queden en tierra de nadie y más lejos de los puestos europeos. Para el aficionado imparcial, un apartido aburrídisimo entre un equipo ultradefensivo y otro sin ideas ni profundidad.

Artículos relacionados