thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 21 de abril de 2012
  • • 22:30
  • • Estadio Ramón Sánchez Pizjuán, Sevilla
  • Árbitro: Carlos Velasco Carballo
  • • Espectadores: 28000
1
F
1

Sevilla 1–1 Levante: Pelotas de tenis y un penalti que puede costar Europa

Sevilla 1–1 Levante: Pelotas de tenis y un penalti que puede costar Europa

Alvaro Negredo - Sevilla

Partido igualado con justo reparto de puntos en el Ramón Sánchez Pizjuán, marcado por la acción de los aficionados sevillistas protestando contra los horarios televisivos

Se mascaba noche europea en Nervión, en un partido en el que el Levante se jugaba sus posibilidades de entrar en Champions League y el Sevilla quería limpiar su maltrecha imagen tras el ridículo en Getafe y seguir optando a entrar en puestos que diesen acceso a jugar competición continental la próxima temporada.

El otro punto de atención era la reacción que tendría el aficionado sevillista ante la intempestiva hora impuesta por los que manejan los derechos televisivos. No defraudó la grada, lanzando una ingente cantidad de pelotas de tenis al terreno de juego, parando el partido durante unos minutos con una pancarta que rezaba “Mou sigue hablando, parad el partido”.

Cerrada la anécdota inicial, los dos equipos se desplegaron con sus armas: El Levante cedía al Sevilla la pelota, que en ciertos momentos del partido tuvo cifras de posesión parecidas a las que habitualmente tiene el Barcelona, y saliendo al contragolpe aprovechando la velocidad de Botelho y Pedro López y los desmarques de Koné. El Sevilla por su parte, a hacer algo que le ha costado muchísimo toda la temporada: llevar la iniciativa y controlar el partido.

Con Míchel parece haber cambiado esa limitación, y el equipo hispalense se sentía mucho más cómodo en esta lid. También llamó la atención la justificadísima suplencia de Coke, que pagó los platos rotos en Getafe, y la vuelta a la titularidad de Cala, que no jugaba de inicio desde el partido contra el Sporting de Gijón.

Tras unos compases iniciales de intercambio de golpes, Fernando Navarro subía la banda y regateaba con suerte, y la ayuda de un resbalón a Javi Venta, centrando a Negredo para que el vallecano se anticipase a Ballesteros y Cabral y pusiese el 1 a 0 en el marcador. Parecía que el Sevilla dominaba con comodidad el partido, pero también en Getafe dio esa sensación tras el primer gol de Negredo y después sobrevino la debacle. Y ese fantasma revoloteó por el Ramón Sánchez Pizjuán cuando Koné, uno de los mejores del partido, machaba un balón primoroso cedido por Bakero a la portería de Javi Varas, poniendo las tablas en el partido.

Los nervios se notaban en el campo y la afición sevillista enmudeció. Sin embargo, el partido siguió siendo dinámico, esta vez con un Levante más espoleado y echado hacia adelante. Se sucedieron una serie de jugadas polémicas en las que Velasco Carballo siempre acertó, con penaltis reclamados por manos de Ballesteros, un supuesto agarrón de Fazio a Xavi Torres y un gol que no llegó a serlo de Manu del Moral, por fuera de juego. También se lesionó solo Escudé, con posible ruptura del isquiotibial, lo que diría adiós a la temporada y, probablemente, a su etapa como sevillista, siendo sustituido por el canterano Deivid.

El segundo tiempo comenzó como acabó el primero: dominio sevillista y contragolpes valencianos. La jugada más polémica del partido llegó en el minuto 50, en el que Del Moral remataba a puerta un pase de Navas y el balón se quedaba girando sobre la línea de gol, siendo despejado por Cabral. Los jugadores sevillistas reclamaron el gol fantasma, pero las repeticiones demostraron que la pelota nunca llegó a traspasar la línea en su totalidad.

Entraba Reyes por Luna, tras una lesión que lo apartó del equipo durante 3 partidos. Se le notaba tosco y lento, pero protagonizó otra de las polémicas del partido. En el minuto 85, Navas colgaba un balón al área y Javi Venta agarraba a Reyes derribándolo. Penalti muy riguroso porque el sevillista hizo mucho por dejarse caer.

La justicia del fútbol propició que Negredo lo lanzase como les gusta  los porteros: centrados y a media altura, parando Munúa y convirtiéndose en el héroe levantinista.

El partido no tuvo más historia y acabó en un justo reparto de puntos que deja muy satisfechos a los valencianos que acarician la primera clasificación europea de su historia, y fríos a los sevillistas que viven de las cuentas de la lechera para poder clasificarse para Europa League.

Medel y Manu del Moral vieron la quinta amarilla que les impedirá jugar en el Santiago Bernabéu y Coke fue pitado en el Sánchez Pizjuán; la afición es magna.

Artículos relacionados