thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 9 de febrero de 2014
  • • 21:00
  • • Estadio Ramón Sánchez Pizjuán, Sevilla
  • Árbitro: José Antonio Teixeira Vitienes
  • • Espectadores: 24949
1
F
4

Sevilla 1-4 Barcelona: Lionel Messi y Víctor Valdés reinan en Nervión

Sevilla 1-4 Barcelona: Lionel Messi y Víctor Valdés reinan en Nervión

Getty Images

Los blaugranas siguen la pelea con Real Madrid y Atlético por el título tras ganar en otra noche mágica del "10"

Con más problemas de los previstos el Barcelona se impuso por 1-4 al Sevilla gracias a dos genialidades de Lionel Messi, que mataron todas las aspiraciones de unos locales que llegaron a ponerse por delante durante muchos minutos del primer acto.

Como se podía presumir, los catalanes manejaban la bola pero la intemitente presión de los sevillistas les permitió gozar de un par de ocasiones sin llegar a inquietar a Valdés. Las novedades desde los banquillos se habían materializado en la medular, donde Emery apostó por un 4-2-3-1 con Iborra y Carriço en el doble pivote para contrarrestar la calidad de Iniesta y Xavi, escoltados en esta ocasion por Alex Song que entró en detrimento de Sergio Busquets, algo que el Barcelona notó sobre todo en las basculaciones defensivas.

Dominio local y polémica

Los sevillistas salían rápido pero pronto Kevin Gameiro se mostró fuera de hábitat pero no así Rakitic. El todoterreno croata cayó a la derecha para trazar la jugada del primer tanto sevillista, ni Gameiro, ni Bacca, ni Iborra llegaron a recoger la asistencia del capitán pero sí el canterano que fusiló a Valdés y la mandó a las mallas tras rebotar en Bartra y hacer inútil su estirada.

Le tocaba a los del Tata reaccionar pero el que volvió a golpear fue el Sevilla. Rakitic ejecutó la falta y Bacca cabeceó al palo ante una defensa blaugrana noqueada, como el resto del equipo, por la intensidad sevillista. Messi decidió echarse a su equipo a la espalda, bajó hasta la medular a sacar la bola y liberar de sus marcajes a Xavi e Iniesta, casi inéditos. El Barcelona acogotó a los de Nervión pero sólo el árbitro consiguió acabar con la falta de efectividad blaugrana dando por un válido un cabezazo de Alexis Sánchez, que estaba en claro fuera de juego.

El regreso de Messi para poner el viento a favor

La indignación por la actuación arbitral se hacía notar desde la grada al grito de "corrupción en la federación" y hasta el cielo respondió mandado una nueva tromba de agua sobre el coliseo sevillista. Pero la verdadera respuesta la puso Lionel Messi al filo del descanso. En Nervión fue donde el diez decidió acabar con su sequía goleadora, la controló en la frontal y la clavó donde Beto sólo podía soñar con llegar.

Sin cuajar una gran primera parte y tras sufrir de lo lindo, el Barcelona se iba al descanso por delante. En la segunda mita el Sevilla volvió a intentar salir fuerte y rozó el empate pero Vitolo no acertó al cruzarla en el mano. En el combate, Alexis respondería para los barcelonistas con un centro chut que lamió el palo. Los culés ganaban a los puntos y Valdés volvió a salvarlos con dos manos prodigiosas a la doble ocasión que protagonizaron Bacca y Gameiro.

Los atacantes sevillistas indultaron al Barça pero Messi dictó sentencia de muerte. Con el Sevilla volcado y aprovechando las enormes lagunas defensivas de los carileros sevillistas, el argentino volvió a recibir cómodo en el balcón del área y la volvió a clavar lejos del alcance del cancerbero sevillista. Desde ahí todo fue a favor de unos catalanes que dejaron de pisar el acelerador e incluso por momentos cedieron la pelota al cuadro local.

Emery quiso buscar la heróica dando entrada a Cheryshev y Trochowski para oxigenar a su ataque, y el ruso no estuvo lejos del gol pero su control fue bastante defectuoso. El Barcelona olisqueaba otro gol a las contras con algo de desidía, como un cazador ya saciado ante unos nervionenses que ya tiraban de más corazón que cabeza y lo encontró tras una buena combinación de todo su ataque que Cesc envió a las mallas picándola por encima de Beto. El luminoso no se movió y el Barcelona aguanta la pelea por el título en la noche de la resurreción de Leo Messi.


Artículos relacionados