thumbnail Hola,
En vivo

Copa Mundial

  • 18 de junio de 2014
  • • 00:00
  • • Arena Pantanal, Cuiabá, Mato Grosso
  • Árbitro: N. Pitana
  • • Espectadores: 37603
1
F
1

Rusia 1-1 Corea del Sur: Kerzhakov arregla la noche negra de Akinfeev

Rusia 1-1 Corea del Sur: Kerzhakov arregla la noche negra de Akinfeev

Getty Images

Los de Capello salvaron un empate a pesar de su portero en un partido extremadamente igualado durante los noventa minutos

Rusia y Corea del Sur firmaron tablas en un partido igualadao de principio a fin y en el que a ambos les costó lanzarse a por el partido ante dos planteamientos extremadamente conservadores. El peso del partido lo llevó el equipo ruso pero sin alardes y sin perder nunca el orden táctico que caracterizan a los equipos de Fabio Capello. Los rusos trataban de percutir sobre todo por las bandas pero la buena organización coreana propició que no tuvieran demasiada claridad a la hora de meterle mano a la zaga asiática, que esperaba a salir a la contra con las diagonales de sus hombres más veloces.

La operación bandas no terminaba de funcionar y Rusia echaba de menos la creatividad de Dzagoev para tratar de romper el orden marcial de equipo surcoreano, que proponía un juego bastante plano en la salida y que no tuvo complejos en retrasar el balón para entrar en un bucle de posesión sin profundidad en zonas de escaso peligro.

En torno a la media hora el partido se animó con dos disparos lejanos de cada uno de los equipos pero ni Koo ni Zhirkov supieron acertar en dos equipos que parecían jugar con balas de fogueo. Esa mejoría del último tramo siguió vigente tras la vuelta de vestuarios en las que volvieron a repartirse las ocasiones. Primero golpeó Rusia con un disparo de Fayzulin que sacó el portero y la respuesta coreana la puso Ki con un chut lejano que Akinfeev, inseguro todo el choque, tuvo problemas para atajar.

Sólo fue un simulacro, ya que el ritmo monótono se mantuvo hasta que los técnicos se lanzaron a meter más mordiente en sus equipos. Keun-Ho Lee entraría por Young y Dzagoev, gran ausente de la alineación de Capello entraba por fin en Rusia para tratar de romper la falta de ideas del ataque. Pero el que resultaría resolutivo sería el coreano que con un disparo sin aparente peligro acrecentó las dudas del portero ruso para que sus manos de papel se vencieran y el balón acabara en las mallas.

Capello contra las cuerdas pero en aguas turbulentas, el italiano nada como pez en el agua. Sacó a su vieja guardia, Kerzhakov y Denisov, y el ex sevillista tardaría menos de cinco minutos en devolver la igualdad al marcador. Jugada por banda derecha, Corea que no despeja tras varios rebotes y el más listo de la clase la acabó empujando a las mallas del marco de Jung. Qudaban diez minutos y el que venció entre coreanos y rusos fue el miedo a perder. El punto era y fue desmasiado bueno para dos equipos que demostraron pocos credenciales pero que se podrán disputar una plaza para octavos si ganan a Argelia.

Relacionados