thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 30 de marzo de 2013
  • • 20:00
  • • Estadio de la Romareda, Zaragoza
  • Árbitro: Alberto Undiano Mallenco
  • • Espectadores: 30000
1
F
1

Zaragoza 1-1 Real Madrid: Si tú fallas, yo fallo

Los blancos no saben aprovechar el patinazo del Barcelona. Se adelantó el Zaragoza a los cinco minutos. Ronaldo empató, pero ni los cambios levantaron a un Madrid globalmente gris

El Real Madrid afronta la visita del Galatasaray en Champions sin poder saborear las mieles del triunfo en un partido ante el Zaragoza que nunca tuvo dominado. Los maños derrocharon oficio e ímpetu ante un equipo blanco que no fue capaz de encontrarse ni con el equipo que compuso José Mourinho de inicio, ni cuando ejecutó tres cambios simultáneos a la hora de partido. Más bien al contrario. Fue el Zaragoza el que se adelantó a los cinco minutos gracias a un buen tanto de Rodri, y el que tuvo las dos últimas ocasiones del partido en la cabeza de un Postiga que obligó a Diego López a dar su máximo. Por su parte, el Real Madrid se aprovechó de un gol aislado de Ronaldo antes del descanso en una jugada atropellada, y aunque tuviera una inmejorable triple oportunidad en las figuras de Ronaldo, Marcelo y Essien, no terminó de exhibir la versión arrolladora que sí alcanzó antes del parón liguero. Desaprovechando así la oportunidad que le brindó Borja Oubiña en bandeja de recortarle dos puntos al Barcelona.

No fue una buena primera mitad para un Real Madrid por momentos impotente ante un Zaragoza mucho más impetuoso. El equipo maño se compactaba en su propio campo, y aunque el cuadro merengue trataba de mover el balón lo más rápido que podía, era incapaz de encadenar pases ni profundos ni comprometedores. Es sabido que, sin espacios, este claustrofóbico Madrid se ahoga, y los hombres de Manolo Jiménez pusieron todo de su parte para que así fuera. Alentado además por un primer gol a los cinco minutos que bien hubiera firmado el mismo Real. Apoño recuperó un balón muerto en el centro del campo, asistiendo a un animoso Rodri que batió a Diego López en el mano a mano, aprovechando la descolocación de la defensa visitante.

No se encontraba el Real Madrid sobre el campo ante el ímpetu maño, con los menos habituales Modric, Essien, Callejón y Kaká sobre el césped. Rondaba el minuto 40 y en el haber merengue apenas figuraba un cabezazo de Pepe que despejó Loovens bajo el larguero en una jugada embarullada al saque de un córner. Hasta que apareció Ronaldo, al que le hace falta muy poco para destacar. Tan sólo un pelotazo de Pepe mal despejado y dos rechaces a favor para que el ‘7’ se adentrara solo en el área local y fusilara con la izquierda a Roberto con la pierna izquierda. Un empate que quizás era demasiado premio para los méritos de los hombres de Mourinho, pero que todavía pudieron marcar otro gol antes del descanso merced a un testarazo a bocajarro de Essien que despejó Roberto con reflejos felinos.

Y otro gol más pudo anotar nada más reanudarse el partido en una triple ocasión donde Ronaldo mandó el mano a mano al cuerpo de Roberto, Marcelo el rechace al palo, y Essien el segundo rechace por la línea de fondo, en lo que seguro fue la mejor ocasión del partido. Probó el Real Madrid con balones largos en la segunda parte, y luego con la entrada simultánea de Di María, Ozil y Khedira, coincidiendo prácticamente con las lesiones de Apoño y Rodri, los mejores de los locales. Y tantas alteraciones acabaron por cambiar el guión del partido, desde entonces mucho más abierto, con alternancia de oportunidades y no tanto mediocampismo.

La teoría decía que entonces, en un pulso de poder a poder, debía ganar el equipo con más talento. Sin embargo, no terminaría de imponerse el Real Madrid ni siquiera con los cambios, mientras que el Zaragoza todavía tuvo el gol de la victoria en la cabeza de Postiga, que vio cómo Diego López le sacó dos testarazos casi consecutivos, uno a bocajarro, cuando el minuto 90 asomaba ya tras la esquina. No lo aprovechó el luso, como tampoco los hombres de Mourinho, firmando así un reparto de puntos que no deja contento a ninguno de los dos equipos. Especialmente a un Madrid que afronta la Champions con el sinsabor de no haber podido aprovechar el resbalón del Barcelona en Vigo.

Artículos relacionados